author photo

Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 76 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si no lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.

El nueve de abril en la historia de Cuba

abril 11, 2014 | | |

Texto: Elio Delgado Legón
Fotos: Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — La historia de Cuba está cargada de hechos heroicos, acciones en que los cubanos han arriesgado sus vidas para defender la libertad y la dignidad de su pueblo. Así, el camino desde que España colonizó la Isla hasta nuestros días, está sembrado de mártires, y aún hoy viven muchos héroes que tuvieron la suerte de conservar la vida, pero que no vacilaron en ningún momento en arriesgarla y ofrendarla si fuera necesario en aras del ideal libertario.

Desde mucho antes de las conocidas tres guerras por la independencia de Cuba, hubo varios intentos de conquistar la libertad, inspirados en la Revolución Haitiana y en las contiendas del continente americano, pero todas fueron frustradas, pues no  estaban creadas todavía las condiciones para una lucha libertaria. Aun así, no se renunció al esfuerzo por lograr el objetivo, aunque costara la vida.

Terminada la última guerra de independencia y lograda una libertad castrada por Estados Unidos, comenzaría la etapa republicana, que también estuvo cargada de luchas heroicas contra todos los males entronizados en la Isla. Sin embargo, las etapas más duras en las luchas del pueblo cubano fueron durante las dictaduras de Gerardo Machado (1925-1933) y Fulgencio Batista (1952-1958).

La dictadura de Batista fue la más sangrienta y donde ocurrieron los hechos más heroicos del pueblo cubano por derrocar ese oprobioso régimen. Sólo mencionaré los más destacados esfuerzos, que comenzaron con el asalto al cuartel Moncada, de Santiago de Cuba y el Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo el 26 de julio de 1953; siguiendo el orden cronológico, vino el el asalto al cuartel Goicuría, en Matanzas el 29 de abril de 1956; el alzamiento del 30 de noviembre de 1956 en Santiago de Cuba; el asalto al Palacio Presidencial, el 13 de marzo de 1957; el alzamiento del 5 de septiembre de 1957, en Cienfuegos; y la frustrada huelga del nueve de abril de 1958, que tuvo repercusión en casi todo el país, pero en algunos lugares se realizaron acciones verdaderamente heroicas, como fue la toma de la ciudad de Sagua la Grande en la provincia de Las Villas y el asalto a la Armería en la ciudad de La Habana, entre otras muchas acciones armadas.

Precisamente para recordar el asalto a la armería, este nueve de abril se celebró un acto en el mismo lugar donde radicaba aquel comercio, con la participación de numerosos combatientes de aquella gesta, que rindieron homenaje a los caídos y narraron anécdotas de la acción y de otras acciones realizadas por ellos con posterioridad.

La huelga no alcanzó la fuerza que se esperaba porque aún no era el momento para darle el último golpe al régimen y por la falta de coordinación y la escasez de armas, entre otros factores. Sin embargo, sólo en La Habana se realizaron 27 acciones armadas, que dan una idea de la fuerza que tenía el movimiento revolucionario.

El fracaso de la huelga costó al movimiento revolucionario una alta cuota de sangre y propició que el régimen se sintiera fortalecido y decidió lanzar una ofensiva de 10 mil soldados contra unos 300 guerrilleros que en la Sierra Maestra venían organizándose y luchando desde diciembre de 1956.

El final ya es conocido: la ofensiva fue derrotada y el primero de enero de 1959 la Revolución Cubana, ahora sí con las condiciones necesarias llamó a la huelga general para impedir que tras la huida del tirano Batista se frustrara la Revolución. Esta vez sí el país se paralizó y sólo arrancó con las nuevas autoridades, apoyadas por todo el pueblo.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

9 respuestas a “El nueve de abril en la historia de Cuba”

  1. Miranda dice:

    Otra de Elio en la misma semana? Cómo sigues con tus mismas necedades creo que se le pueda sugerir al pueblo de Cuba que existen las condiciones necesarias para una huelga general que paralice al pais entero hasta ver huir al dictador que ha superado a Batista. Compañero Elio, Batista Fue un niño de teta al lado de este miserable.

  2. gabriel dice:

    Elío,

    Si cuando conduces un carro te pasas todo el tiempo mirando por el espejo retrovisor, terminarás por no fijarte en lo que tienes delante de las narices y tendrás un accidente.

  3. luis dice:

    Menos mal que Cuba esta en el nuevo mundo ; sino Elio podia ilvanar las luchas revolucionarias hasta llegar a tutankamon.

  4. isidro dice:

    La generación de estos ya muy venerables ancianos fue la última que tuvo en sus manos la posibilidad real de cambiar los rumbos del país en su etapa más reciente. Poco después que lo lograran, entramos en escena los que el escritor Leonardo Padura tan acertadamente ha catalogado de “La generación escondida”, a quienes nos tocó dar por bueno todos los enunciados de los antecesores, callar y cumplir las metas. Y así pasó medio siglo. Ahora miro a la próxima generación, sobre todo a esos pioneritos con rostros adustos y brazos cruzados, y me pregunto si a ellos corresponderá retomar el espíritu emprendedor y la capacidad de cambio real que en su momento consiguieron esos viejitos que los convocan.

  5. Miranda dice:

    Isidro, la generación de estos viejitos fue la que hizo “el cambio”, o sea la que sacó a Batista, pero aún siendo todavía jóvenes vieron que por lo que lucharon había sido traicionado, sin embargo se dedicaron a callar y a cumplir sus metas, se escondieron en el silencio, así es que Padura debió haber empezado de la generación de Ellos para abajo.
    Con respecto a quién hará los cambios? , según mi madre, a las nuevas generaciones siempre les ha tocado cambiar lo que heredaron de las otras, pero viendo el panorama actual, esperar que haya un cambio con semejantes ejemplares de la talla de Elian por ejemplo, veo muy difícil que logren conseguir al fin a lo que esos viejitos convocaron, ojalá que antes de que se mueran puedan ver la Cuba que Ellos soñaron.

    • isidro dice:

      Miranda:

      Yo soy un poco más optimista. Aunque mi generación, que es la de Padura (y percibo que la tuya también) vio pasar sus mejores años en medio de expectativas y sueños, que al cabo siguen pendientes, y como quien dice, cada vez más pendientes, creo que tocará sobre todo a nuestros hijos dar el vuelco para mejor. Y en ese vuelco no dudo que al cabo también estarán los Elián, y los que a diferencia de él, viven fuera de la Isla, todos y cada uno con su visión particular del mundo, porque como te he dicho otras veces, aspiro a la “Cuba soñada” en que tendrá que haber espacio para todos.

      • Miranda dice:

        Isidro no me digas que estas ready pa’colgar los guantes ?, la generacion de nuestros hijos? I’m not so sure, jeje, tu ves a esa generación hastiada de tanta mierda queriendose involucrar en esto?, con los mios ni contar por haber nacido aqui, que por mucha Cuba que hayan cogido por la cabeza, no están para nada involucrados en el tema, en realidad ni siquiera mis hermanos que vinieron con 8 y 9 años, yo soy la única con esa pasión por Cuba , creo que sería más factible que empecemos nosotros, y by the time we reach la edad de estos viejitos, por lo menos podemos ver la cosa encaminada, ahora, el lío es como abrir tanta cabeza dura.

        • Isidro dice:

          Jaja…no dije que colgaré los guantes…aunque te confieso, con esta contaminación que respiro en China, creo que no me queda mucho, jaja…En fin, lo que sí quise decir es que por mucho que se transforme el país en los próximos, digamos 15 años, no creo que ello ocurra lo suficientemente rápido, ni de modo tan radical, como para que los que hoy pasamos de 50 encontremos espacio protagónico. Esa parte, infiero, corresponderá sobre todo a nuestrso hijos y nietos.

          Mi aspiración inmediata, te confieso, es que personas como tú y yo un buen dia nos veamos sentados- por citar un ejemplo – en el muro del Malecón, y nos digamos: “¡Cóño, ¿te acuerdas de aquel tiempo que queríamos caernos a tiros por pensar tan diferente?!” Quizás para esa fecha el otro responda: “Ah, ¿eras tu?, bueno no me acuerdo muy bien, pero mira, no te quites el babero, que las manchas de mango son muy difíciles de quitar…! “

  6. Miranda dice:

    Jajaaa ojalá así sea, ya mismo te estoy diciendo que el bastonazo no te lo quita nadie de la cabeza, pero igual si algún día te da por caer en uno de esos simposios de por aquí, avisa !

Escriba una respuesta