Proyecto Kamankola y su ópera prima

marzo 22, 2014 | | |

Osmel Almaguer

Jorge Lian García  de Kamankola

Jorge Lian García de Kamankola

HAVANA TIMES — Antes que lo prohíban, la música y el talento seguirán abriéndose camino. Antes que lo prohíban, el proyecto Kamankola —que da vida y dirige el rapero Jorge Lian García—, sacará a la luz una propuesta irreverente. Y precisamente con este título  (“Antes que lo prohíban”) ha bautizado su primera producción discográfica.

Gracias al apoyo de la AHS, Kamankola acaba de grabar (entre los meses de enero-febrero del año pasado), en los estudios de la EGREM.

Recuerdo haberlo entrevistado cuando tenía entre las manos un demo titulado “Musas Desechables”, que a la postre le brindaría no pocos éxitos, como su primer concierto en el patio de la Madriguera (Casa del Joven Creador en La Habana), y el premio al mejor tema spoken word en el Festival “Puños Arriba”.

Kamankola En su diálogo para HT, se proyectó como un joven lleno de sueños, lastrado por la dureza de la realidad y los obstáculos que se presentan al intentar llevar a cabo un proyecto de esa naturaleza.

“Antes que lo prohíban” encierra el mismo espíritu contestatario que mostrara en “Musas Desechables”. Las principales diferencias estriban en la madurez creativa de Jorgito, y esto se hace patente sobre todo en la letra de los temas.

Otro elemento de peso son los colaboradores de esta producción: con Israel Rojas, vocalista y líder del proyecto Buena Fe, en la producción ejecutiva; Vicente A. Trigo y Yibrán Rivero, del dúo DCoraSon, en la producción musical; Eme Alfonso y Samuel Águila como músicos invitados, y Adolfo (Fito) Martínez en la mezcla y masterización.

El disco cuenta con doce temas que aparecen en el siguiente orden: Las tiras de la momia, Antes que lo prohíban, Sigo haciéndote el amor, Los centinelas me fusilan, La ponina, Molotera y cañona, Peregrino horizontal (con Samuel Águila), Con la lengua afuera, El oleaje de tus piernas, Sangre, Pa’ que se forme y A pico de botella.

KamakolaEl habitual rapeo, fusionado con música árabe, balada, rock, timba cubana, trova, funky, bossa nova, pop, rumba y blues, conforma un exquisito ajiaco musical que no solo dota de frescura a la propuesta, sino que la hace capaz de seducir a los más disímiles gustos.

A continuación un breve comentario sobre los mejores temas del disco:

En Las tiras de la momia, el autor habla de la historia del hombre y la resume en sentimientos universales como el amor, en instintos como el egoísmo y en fenómenos como la violencia. Y pareciera increíble, pero lo hace desde un ritmo bailable, la timba, fusionada con ritmos árabes.

Antes que lo prohíban, balada que le da título al disco, encarna la espiritualidad de aquellos seres humanos que aún miran el mundo con los ojos de la belleza, porque les basta con lo que tienen: el cielo, el mar, los ojos, y se proponen ser felices antes de que el monstruo de la civilización acabe también con esas riquezas. Hacer el amor ante todo, antes que lo terminen prohibiendo también.

En Sigo haciéndote el amor parece persistir el tema de “hacer el amor”, solo que desde una visión algo maquiavélica, según dice parte de la letra: tengo el estómago vacío, y aún así, sigo haciéndote el amor. El sujeto pide a su amor que sangre junto a él, y aprovecha para hablar de su contexto, de la dura realidad, a tiempo de rock duro.

La ponina, ¿funky, rock o rap? ¿Acaso una fusión interesante de los tres? Me inclino por esta última. La Habana se muere y Jorge Lian está buscando hacer una ponina para comprarle un suspiro. Recordemos que una ponina es una especie de colecta que entre los cubanos generalmente se hace para comprar una botella de ron y compartir. Y entre estribillo y estribillo rapea la historia mil veces repetida del cubano que se va, dejando atrás la historia, la familia y la nación. Música y letra gravitan en una mezcla perfecta de dolor e intensidad que dan al traste con uno de los mejores temas del disco.

Peregrino horizontal es asimismo otro de los temas más logrados. A dúo con Samuel Águila. Letra con fuerte componente poético sobre la temática del amor, con un aliento romántico. Balada. Sin embargo, al final de esta nos emplaza la sorpresa, pues la supuesta amada que tan patéticamente arrullada parecía, puede entonces no ser una mujer (aunque también) sino otra cosa.

Esto es Cuba carajo y cuentapropismo, esto es, poco trabajo y candela, esto es: suda cabrón, pa´ que goce el turismo y nosotros con la lengua afuera. Así reza el estribillo de esta canción: mezcla de funky, rumba, rap y rock que el autor titula Con la lengua afuera. Creo que sobran los comentarios, pero se hace necesario resaltarla.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Proyecto Kamankola y su ópera prima”

  1. Miranda dice:

    Y lo prohibiran?. Despues que pusieron esa hermosa estatua de Lennon, como para redimirse de todas las prohibiciones de aquellos tiempos?.
    No pudo haber puesto mas claro lo que su alma siente! . La letra esta bastante fuerte Como para que lo prohiban, se puedes hacer los chivos locos para decir que hay democracia , pero en el teatro ese Marx, no la va a cantar.

    Gracias Osmel, me gusto.

  2. El Lapón Libre dice:

    Desconozco la obra de este joven artista, pero esto -y !ojalá! me equivoque- me huele a obrita “libertaria” -para mostrar en las tiendas de tontos izquierdistas y amantes del tabaco y ron cubanos en el “afuera” de la isla- . Y digo esto, cuando veo la colaboración con ese -camaleón oportunista- Israel Rojas de “Buena” fe, que vive como un nuevo principe en la Habana extra “Punto Cero”, mientras que en sus letras habla (o hablaba) como cubano “de a pie” con esa crítica descafeinadamente “light” y típica del -seudo e inexistente- Socialismo “partipativo”.Veo a este chico -Jorge Lián- y no sé por qué, a mi mente viene un embrioncito de Silvio Rodríguez: (casi) Rebelde y agudo, al principio, hasta que encontró su unicornio: la autocensura revestida de poesía hueca y asonante y que tan efi$$$$$$$$iente le ha resultado: Escaño en el Parlamento, Casón a la medida en Jibacoa, inversiones en Chile… pero no seamos pesimistas: Sigamos haciendo el amor (o sin…..) -en “buen” cubano-.

  3. Chane dice:

    Muy bueno el artículo Osmel. Su música es extraordinaria y él no necesita parecerse a Silvio: tiene voz propia y una manera única de decir lo que necesita comunicar, desahogar. Jorgito pasó, como él mismo dijo “la universidad de la calle”. Lo que compone, lo que canta es lo que late en el corazón de esa calle. No importa que no lo dejen presentarse -de momento- en el C. Marx o que lo prohiban. Esa voz y esa música van a saber colarse por el hueco de una aguja.

Escriba una respuesta