author photo

Francisco Castro: Nací en Santiago de Cuba y vivo en La Habana desde que ingresé en el Instituto Superior de Arte en el 2004. Ser homosexual en una sociedad tradicionalmente homofóbica, y no esconderlo, me convierte automáticamente en un revolucionario. Ser un joven que vive convencido de que el otro siempre puede ser mejor me hace vivir en medio de un jardín espinoso, en el que me he lastimado mucho, así que decidí buscar un machete y cortar cada una de esas ramas, y hacerlo aquí, directamente en el jardín, el que me tocó, el que amo cada vez más por elección, porque es mío. Vivo dedicado a esa búsqueda, la del machete, y también busco ayuda, para encontrarlo y para limpiar el jardín.

La frustración cubana

marzo 20, 2014 | | |

Francisco Castro

avenida brasilHAVANA TIMES — Los cubanos pueden darse el lujo sentirse frustrados por muchas razones. Pero no es sobre esto que quiero escribir ahora, sino de la forma de exteriorizar esas frustraciones. Específicamente me referiré a una conversación que tuve el disgusto de escuchar en uno de los recibidores del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

El tema, como toda conversación que se respete entre cubanos, variaba de un tópico a otro. Y no fue interesante hasta que llegó a la telenovela brasileña que se transmite actualmente por Cubavisión en el horario estelar.

He visto unos cuantos capítulos de esta telenovela, Avenida Brasil, por eso me extrañó que estas personas que conversaban –espero que lleguen al final para saber por qué, tuvieran una opinión tan despectiva sobre esta.

Hicieron hincapié en el asunto de la poca verosimilitud que le atribuían al hecho de que en un “tiradero” (nosotros en Cuba le llamamos “basurero”), pudieran establecerse viviendas permanentes, en las que se asientan personas que viven de la explotación de menores, que trabajan en el “buceo” -recogiendo objetos desechados que aún tuvieran algún valor.

Jamás he salido fuera de Cuba, así que no puedo emitir un criterio que pueda refutar el de ellos. Sin embargo, es difícil imaginarse que semejante detalle sea una falacia, cuando esta telenovela tuvo un éxito arrobador en su propio país…

Y tampoco hay que estar demasiado informado como para saber que vivir en un basurero, o practicar el “buceo”, es una realidad que se vive en muchos países del mundo, incluyendo Cuba.

El otro asunto en el que hicieron hincapié –y verdadero motivo por el que me decidí compartir este comentario con los lectores de HavanaTimes, fue en la protagonista joven de la telenovela.

Jamás podrían imaginarse ellos que semejante pedacito de mujer, tan delgaducha y pálida, pudiera ser la protagonista de una telenovela. Además de que no podían creerse ni por un momento sus conflictos enfermizos –y no solo el personaje estaba mal diseñado, sino pésimamente defendido por la actriz.

Tampoco es mi intención refutar estos criterios. Pero sí poner la lupa en el indiscutible hecho de que estas personas, que con tanta vehemencia “ripiaban” Avenida Brasil, son actores que jamás, en ningún momento de sus larguísimas –y no precisamente fructíferas carreras, han podido formar parte de un proyecto audiovisual semejante al brasileño que tanto repudiaban.

Me extrañó mucho, por un momento, que estos actores –entrados ya en la tercera edad, tuvieran semejantes opiniones sobre este fenómeno mediático, que ha sido transmitido por decenas de cadenas de televisión en todo el mundo.

Pero al momento pensé en que esa es una forma muy común en Cuba, y quizás en todo el mundo, de descargar una frustración: arremetiendo, con palabras airadas, contra aquello que representa el objetivo jamás alcanzado; contra aquello que recuerda que jamás se llegó a lo que se planificó; y sobre todo, contra aquellos que viven las glorias ambicionadas, y que se escurren como arena entre los dedos de los frustrados.

Por suerte, esa es, quizás, la forma más inocua de descargar una frustración. Podríamos pensar en otras más (auto) destructivas, y que pueden tener consecuencias fatales para más de una persona.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “La frustración cubana”

  1. Jose Luis dice:

    Mi amigo eso que describe se llama envida y parece ser un mal nacional desde hace mucho,desde cuando la chusma se alegro por que el gobierno despojo a miles de sus tierras, casas, fabricas, tiendas y un largo etc.

  2. jorgealejandro1 dice:

    Sentirse frustrado no es “darse un lujo”: es una desgracia; pero esa frustración en particular de que hablas, tiene remedio; y no es criticando al que tiene lo que tú, no: Es mandando al diablo al desastre de gobierno que tienen y poniendo a otro que lo haga mejor.

  3. El Lapón Libre dice:

    Señor mío. En Cuba el 95% de las personas vive una perenne fustración, pero lo de esos actores no era el caso, sino una mezcla de ignorancia y algo de envidia? O se creen que con la Mesa redonda Y el NTV ya se creen informados? Esos personajillos de tercera -seguro que “víctimas” de la pésima Televisión Cubana-, por lo menos, tienen algo de criterio. Conozco a muchos(as) que sólo se fijan en lo qué se come, cómo se visten y cómo son los muebles de las telenovelas brasileñas. Ni tan siquiera le ponen algo de sus “cerebritos” al argumento.

  4. Pepe Pan dice:

    Cuba es un pais frustrado en lo esencial y lo accesorio, un agujero negro del mundo moral y material.

    ¡Gracias Fidel!

  5. ¿ Esto es un articulo o un melodrama¡?

Escriba una respuesta