author photo

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

Rio revuelto con muchos perdedores

febrero 17, 2014 | | |

Caridad

pazHAVANA TIMES — A veces cuando me sentaba a ver una película que ya había comenzado, solía preguntarle a mi papá, ¿quiénes son los buenos, quienes son los malos?

Ya sabemos que cuando uno es niño o adolescente suele ver el mundo con los ojos de lo bueno y lo malo.

Mi papá solía contestar, en estas películas no hay buenos y malos, los ladrones son protagonistas y los policías quieren matarlos, solo eso…o algo así.

Como dentro de una de esas películas me siento en estos días en Venezuela.

Una especie de caos se mantiene en algunas zonas del este del Distrito Federal – y en un par de estados más -, luego de que el 12 de febrero una marcha – en sus inicios pacífica – degenerara en disparos, ministerios públicos y autos quemados, decenas de heridos y 3 muertos.

Los manifestantes, que en un inicio abogaban por la liberación de varios estudiantes presos en Táchira, ahora persisten en no abandonar las calles hasta sacar al presidente del gobierno.

Según un vecino que ha estado par de noches con ellos, la guardia nacional sí ha utilizado gas pimienta y perdigones.

Los protestantes, por su parte, han prendido fuego y han destruido algunos bancos tanto estatales como privados. También han causado daño a las estaciones del metro, cuyo servicio está suspendido en esas zonas.

La falta de acción, o más bien, el escaso efecto de las medidas del gobierno para detener la violencia en Venezuela, es una de las causas que ha sacado a la calle a este grupo de jóvenes.

Muchos no entienden cómo se puede protestar contra la violencia, ejerciéndola.

Quienes apoyan incondicionalmente al gobierno cierran los ojos y alegan que no hay violencia por parte de este. Quienes  se encuentran en el otro extremo niegan la violencia por parte de los manifestantes o la apoyan, muchos colocan cualquier tipo de información en las redes sociales, incluso sin verificar antes, o propagan fotos que no fueron tomadas ni siquiera en Venezuela. Extremistas piden apoyo e intervención al gobierno de Estados Unidos.

En los medios políticos se nota la división desde lejos. Dentro de la Oposición se critica a Leopoldo López (dirigente de Voluntad Popular), quien estaba al frente de la marcha el 12 de febrero, y había desaparecido de los medios de comunicación hasta ayer domingo, cuando salió a la luz pública en un video en el que  asegura “como es natural, me he tomado unos días para pensar, compartir con mi familia” y luego propone otra marcha “pacifica” para este martes 18 de febrero.

Del otro lado, en lo que se podría llamar “la izquierda”, hay mucho descontento con el accionar del gobierno. Maduro ha aprovechado la situación para declarar que “para marchar en este país se necesita tener un permiso, de acuerdo a la ley”…algo que va totalmente en contra de la constitución y del accionar de su antecesor.

El día 12 hubo 3 muertos, los dos primeros: un joven manifestante y un dirigente del movimiento Tupamaro, se dice que ambos murieron por las mismas armas, o sea, el mismo tipo de armas.

A río revuelto, ganancia de pescadores, es un proverbio demasiado viejo, pero muy real. Quienes saldrán más beneficiados en esta historia no será el pueblo, ni los estudiantes (tengan o no conciencia política), ni los trabajadores y mucho menos la clase media. La libertad de expresión tampoco saldrá ganando.

Los campesinos, los indígenas, continuarán siendo los mayores perjudicados en esta historia en la que a pocos les interesa quien los está masacrando silenciosamente.

El Poder creó la política para engañar a los ingenuos.
Solo los ingenuos creen en la existencia de dos bandos.
Mentira, hay solo uno: El Poder. ¿El resto? Somos quienes lo alimentamos.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

8 respuestas a “Rio revuelto con muchos perdedores”

  1. jorgealejandro1 dice:

    Idea central: Como no se puede seguir sosteniendo que Maduro es bueno, ahora todo el mundo es malo.

  2. erasmo dice:

    Poderosa conclusión.

  3. Isidro dice:

    ¡Qué buena tu reflexión, Cary! Es curioso que estando y tan lejos de esos sucesos, yo tenga ahora mismo una visión muy cercana a la tuya. Y como muchas veces antes, ¡te luciste con el título! Eso de gente pescando en río revuelto es la impresión que me he llevado viendo las entrevistas que le han hecho al ex presidente colombiano Alvaro Uribe, que se ha dado de lleno a atizar el fuego de los enfrentamientos en Venezuela. Tipo ruin y oportunista donde los haya…

  4. gabriel dice:

    Venezuela está dirigida por un presidente que se comunica con los pájaros pero que piensa que dan leche, y que se pasa todo el tiempo dividiendo a Venezuela a base de insultar gravísimamente a quienes no sean sus seguidores. En lugar de unir desune y cuando la división la fomenta el propio presidente de la nación el resultado es el que se ve. No se puede gobernar demonizando a la oposición. Acaba de acusar a un dirigente de la oposición de ser un fascista y de ser el autor intelectual de los asesinatos, a pesar de que la mayoría de los asesinatos fueron perpetrados por los chavistas; y a continuación ordena la búsqueda y captura de ese dirigente. Ha acusado a la oposición de planear un golpe de estado, una acusación sin ningún sentido ya que los golpes de estado los dan los militares, tal como lo intentó en su momento Chávez, por poner un ejemplo. El pueblo desarmado como mucho podrá provocar un cambio de gobierno a través de una revolución social.

  5. PolO Avilés dice:

    Estos cuentos de malos y buenos peliculeros y en tiempo presente ignoran las causas del drama venezolano: Una presidencia ilegítima y marioneta de La Habana, una administración ineficiente que no ha solucionado los urgentes problemas del país, que no es más que una dictadura comunista aspirando al modelo castrista, hiperinflación, violencia instituída en las calles y desde palacio, carestía de bienes de primera necesidad… en resumen, un horroroso desastre donde los malos son fácilmente identificables: Antes Chávez y sus gorilas, hoy Maduro, Cabello y sus pandillas de matones; sin olvidar la complicidad de los gobiernos sudamericanos.

    Espero que las protestas se extiendan por toda Venezuela, y el hoy ya cadáver político Nicolás “Dr. Dolittle” Maduro, termine exiliado en su natal Colombia interpretando el canto de los turpiales.

    Venezuela está de primavera.

  6. Romell Faría dice:

    Los únicos que sacan raja de esto son los miserables de siempre, los que mamaron la ubre soviética, los que han vivido pepenando con muchos países del continente, con los chinos y que les dio por estafar también a los venezolanos, esos mismos son los que nunca pierden, esos que se embuchan cientos de palabras hablando de autodeterminación y de un país monolítico “antiinstrusos”, esos mismos que viven del invento, que nunca han producido nada, esos que se autodenominan gobierno, cuando no son nada, son vividores, charlatanes, mal paridos quistes de un sistema que hace años se paralizó.

  7. Jose dice:

    Me gustaria ver los comentarios de Cary, despues de hoy. Solo digo

  8. Atanasio dice:

    Un poco eterea la idea de que hay un solo bando: el Poder. Suena a conformismo. Contra el Poder no vale la pena luchar pues el Poder se alimenta de nosotros. No vale la pena que nosotros nos convirtamos en Poder pues todo sera igual. Acaso el Poder no debe representar al pueblo?, a todo el pueblo y no a una parte de el?. Es el pueblo quien esta masacrando a los indigenas o es el Poder ?. El pueblo esta en su pleno derecho a protestar, ya sean estudiantes, indigenas, campesinos; en Venezuela, en Cuba y en Francia aunque tu lo compares sencillamente con un “rio revuelto”

Escriba una respuesta