author photo

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Conducta, una película sincera

febrero 10, 2014 | | |

Dariela Aquique

De la película Conducta.  Foto: cubacine.cult.cu

De la película Conducta. Foto: cubacine.cult.cu

HAVANA TIMES — Cuando hace algunos años fui a ver Los Dioses rotos, la ópera prima de Ernesto Daranas Serrano, tuve la impresión de que se nos estaba revelando uno de los más prometedores cineastas cubanos de estos tiempos. Pero, por aquello de va, y tocó la flauta, Esperé hasta ahora que se estrena Conducta, su segundo filme, para confirmar mis sospechas.

En Los Dioses rotos se lanzó al ruedo con la historia de una profesora universitaria que hacía su tesis de maestría queriendo demostrar la vigencia del mito de Alberto Yarini*. Haciendo entrevistas en los suburbios capitalinos, hurgando en barrios donde el meretricio, la más vieja de las labores y su partenaire el proxenetismo, siguen siendo modo de vida y subsistencia.

Mostraba de cerca la cara de la tragedia contemporánea que interpretan los que son de esos barrios habaneros que no aparecen en los catálogos turísticos. Fue, para ser debut, bastante osado.

Ahora regresa poniendo el dedo en la llaga sin conmiseración. Casi temerariamente, va más allá de los planos de una Habana y su decadente urbanismo, su pinta cutre y sus basuras (también sus desechos). Enhebra los ya tan manoseados conflictos familiares, la crónica de una sociedad en plena crisis, en fin, la miseria nacional. Pero lo concibe desde la legitimidad.

Conducta, es una película sincera. No nos hace experimentar la sensación de estar viendo lo mismo, sin apelar a argumentos complacientes que permitan la defensa en caso de ser sentenciado. Sin diatribas superfluas, ni chistes manidos.

No se parapeta detrás de moralejas. Una excelente fotografía casi en sepia. Una discreta, pero propicia banda sonora parece estarnos diciendo que no es un melodrama gentilicio.

Provoca espontáneas ovaciones y aplausos, ante un bocadillo que alude al excesivo tiempo que llevan ahí los que gobiernan este país y que no pasa nada.

Un excelente casting que pone en los roles protagónicos a la ya consagrada y siempre inmejorable Alina Rodríguez y al jovencito Armando Valdés, en los personajes de Carmela (la vieja profesora de primaria) y Chala (el alumno de un hogar disfuncional).

Pero no es la historia de ese niño y su adversa circunstancia. Tampoco es la historia de la maestra y un mal percance al umbral de su retiro. Es la historia de un Sistema de Educación dogmático y en consecuencia fallido. Es la historia de los prejuicios sociales institucionalizados.

Más fácil mandar a un niño problemático a una escuela de conducta, a que los maestros y demás personal implicado hagan el trabajo que les toca. Más fácil deportar a un oriental de La Habana porque no tiene dirección de allí, a permitir que su niña Yeni (la mejor del aula) pueda seguir en la escuela y en sus clases de canto y de baile español.

Más fácil prohibir que se ponga en el mural la estampa de la Virgen de la Caridad, que dar una explicación de esto a la inspección que viene del Nivel Superior. Más fácil querer jubilar a la maestra que va contracorriente, que aprender de su experiencia.

No tiene un final feliz. La madre de Chala no da señales de querer rehabilitarse. El presunto padre no hace concesiones al beneficio de la duda. Yeni y su padre son deportados de La Habana. La funcionaria de Educación literalmente no ha entendido nada.

Pero Carmela camina agotada entre las gentes. Chala grita su nombre y ella esboza una sonrisa, que no es triunfalista, sino un nuevo grito de combate. Nada cambia,  pero hay que seguir…

*Alberto Yarini Ponce de León. Connotado proxeneta, nacido en La Habana de 1882. Perteneciente a una acaudalada familia. De belleza física, dotado de gran carisma personal y amigo de los vicios. El dandy,  amigo de pobres y ricos, de negros y blancos,  que prácticamente gobernó el marginal barrio de San Isidro (toda una zona de tolerancia capitalina de aquella época). Muerto en 1902 en circunstancias aún del todo no esclarecidas y presuntamente a manos del también proxeneta francés Louis Lotot. Obras teatrales, libros y películas han sido dedicados a este singular personaje.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

4 respuestas a “Conducta, una película sincera”

  1. Alfredo Fernández dice:

    Wuaooooo, apenas la acaban de estrenar y ya se ha armado tremendo debate, a ver cuando la puedo conseguir.

  2. Félix Daniel dice:

    Tuve la oportunidad de ver el filme el segundo dia de estreno, donde la cola se extendia a lo largo de la calle L, tras unas horassssss de impaciente espera, finalmente sobre las 12 am pude entrar al cine YARA, como una funcion extra, puesto que las personas acudieron todo el dia al los cines para ver esta magnifica pelicula. Pero la espera no fue en vano, opino que es una de las mejores peliculas cubanas de los ultimos tiempos, por no decir LA MEJOR para no desacreditar a otras peliculas de mérito,traspasa límites y va mas allá de la Cuba abarrotada de dificultades para exponer la realidad nuestra y tocar el corazon de los que tienen el privilegio de poder ver CONDUCTA, Felicidades a Daranas, a Alina ( que su gran actuacion inspire a los maestros y educadores cubanos para que en un futuro mis hijos no sufran de los “emergentes”,que los libero de culpabilidad, pero fueron un trauma para mi generacion, tengo 20 años.), a Armando(Chala, tu si te luciste), y a los demás por su genial y respetable trabajo. Que todo cubano tenga en su mural su estampilla de la Virgen de la Caridad, y que no permitan que nadie se la quite de alli, para poder tener una Cuba mejor.

  3. yordanka dice:

    Darielaaaaaaaa….¿tenías que contarme el final?……….

  4. Mercedes dice:

    La pelicula es genial, y va a tener miles de premios.
    El tema es universal y le toca la fibra a cualquiera. Las actuaciones son geniales (en Habanastation los muchachos actuaban malisimo). Super naturales y buenas.

Escriba una respuesta