author photo

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Un chino atrás

febrero 10, 2014 | | |

Jorge Milanés

El Barrio Chino de La Habana. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Al fin pude conocer a Lo Lai Hing, un amigo que solo conocía por Internet. Llegó a Cuba de Hong Kong acompañado de su mamá, Yue Wing. Estaban muy contentos.

Me decían –porque era la primera vez que visitaban la isla– que querían conocer el pueblo de Cojímar por la relación que tiene con el afamado escritor norteamericano Ernest Hemingway, además el Barrio Chino, por su historia y sus descendientes.

Ante las ansias de reencontrarse con el pasado, aproveché para contarles sobre una popular frase en Cuba: “tengo un chino atrás”, usada para definir un periodo difícil;  por ejemplo, cuando hay hambre o es imposible avanzar en cualquier proyecto de vida o cuando todo se nos cierra y decimos: “ñooo…, lo que tengo es un chino atrás”.

Al ver que su rostro se transformó, concluí: ¡Esto ha cambiado últimamente!, tener un chino atrás… hoy es diferente.

La frase viene de las formas de vida y explotación esclavista a que fueron sometidos los asiáticos, quienes, inducidos por la metrópoli española, vinieron a probar fortuna; en particular, los cantoneses concentrados primero en Manila, Filipinas, y que luego fueron traídos a Cuba.

De esas consecutivas prácticas de sobrevivencia surge el resistencialismo ante una descomunal pobreza en una sociedad sometida por España, les expliqué.

Simpáticos e inteligentes, no perdían un minuto en esclarecer o preguntar sobre lo que le ocasionara dudas según la respuesta que yo les daba, en tanto comparaban algunos códigos culturales chinos con los nuestros, en busca de similitudes.

Aunque no he visitado ningún país, sé que de la cultura china tenemos algunos puntos en común, pero les puedo asegurar que no nos parecemos a ningún país en el mundo. Cuba es única, afirmé.

La madre de Ling, luego de haber escuchado atentamente respondió: “En China también  tenemos una nueva frase para cuando se pasa mucho trabajo en todo”.

“¿Cuál es?” pregunté.

“Lo que tengo es un cubano delante” –respondió.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

11 respuestas a “Un chino atrás”

  1. El Lapón Libre dice:

    Me parece un poco tonto eso de no haber vaijado jamás fuera del país y asegurar que Cuba es única. Otra vez ese vanidoso y ridículo complejo de ombligo del mundo. En lo único que somos únicos es en lo cobarde que somos al permitir que una par de hermanos -ya viejetez- nos sigan poniendo el pie arriba. En eso no tenemos comparación. Por lo demás, creo super inteligente la respuesta de la madre de Lo Hai Hing. Sin dudas lo, mejor de este artículo.

  2. Heidy dice:

    Afirmar que tu país es único no es nada malo, pues cada lugar en el mundo es único y no se parece a otro, no creo que sea ningún complejo, en todo caso, no es lo relevante del artículo, y si algo denota complejo, es no poder dejar el tema de siempre, del que todos ya sabemos y todos sufrimos y no hacemos nada por cambiarlo, aunque sea en un artículo que habla de otra cosa.

    • Miranda dice:

      Pero cuando se habla de cosas no coherentes, mejor no decir nada. Como va a decir que no conoce otro pais, y a la vez decir que Cuba es unica?, vaya, por mucho que se quiera a Cuba!, a no ser que Elio se refiera a que Cuba es unica en miserias, o la unica en el hemisferio con tal larga dictadura, no sabemos si a eso se referia.

  3. Romell Faría dice:

    “Aunque no he visitado ningún país, sé que de la cultura china tenemos algunos puntos en común, pero les puedo asegurar que no nos parecemos a ningún país en el mundo. Cuba es única, afirmé.”

    Esto tiene un nombre distinto a chovinismo…

  4. Isidro dice:

    Jorge:

    Seguimos insistiendo en tener “atrás” un chino, cuando el adverbio de posición o lugar para este casos sería “detrás”. Atrás implica quedarse a la zaga, de último, mientras que el narra de la historia se ubicaría “detrás” de nosotros.

    No especificas si el chino de tu historia es natural de Hong Kong, o si sólo vino desde allí. Es que no es lo mismo un chino del Norte, que habla mandarín, tiene las mejillas sonrosadas por el frío y suele favorecer la harina en su dieta, a uno meridional, (Cantón, Nanning, Hong Kong), de piel más tostada, con lengua cantonesa y predilección por el arroz frito. Además, como un día conté en este foro, en Hong Kong (las autoridades, digo) se ponen un poco nerviosas cuando tienen un cubano delante. Y lo piensan mil veces para darnos acceso a su territorio. Es una herencia de la Guerra Fría de la cual la ex colonia británica no logra desprenderse.

  5. Pepe Pan dice:

    Yo también creo que Cuba es única, y no para bien lamentablemente. De todas formas para esos turistas provenientes de China los códigos culturales cubanos son semejantes a los de cualquier país occidental pasados por el tamiz de la miseria y la represión.

  6. el_yoyo dice:

    Yo tuve la misma sensación al leer eso de que “cuba es única”. Me recordó cosas como “Varadero la playa más hermosa del mundo” sin haber visto otra.

    Además, por un problema de respeto a tus interlocutores no debes decir: “Cuba es única” pues implica que es mejor, imcluso mejor que la tierra de nuestro interlocutor. Y como van las cosas en Cuba, lejos de causar admiración probablemente causemos “lástima” o una carcajada si el interlocutor es un jodedor.

    Entre las cosas que tendremos que aprender “el día después” es a comportarnos civilzadamente

  7. El Lapón Libre dice:

    Huelgan mis comentarios. Gracias por el apoyo indirecto.

  8. 100 % Gusan@ dice:

    Me aventuro a suponer que no les gustó lo de el chino atrás.

    Hace mucho tiempo la empresa donde trabajaba iba a comenzar un proyecto con chinos de tiendas, chipichipis, y nos hicieron tomar a los trabajadores un cursito sobre cultura china.

    Hay que tener mucho, muchísimo tacto con ellos. Porque cualquier cosa que para nosotros es normal a ellos los puede ofender.

    Por ejemplo, no se les puede regalar una gorra verde, porque equivale a decirles tarrú. No comen pollo de granja, ni macho, tiene que ser gallina hembra criolla y que no haya puesto huevos.

    • Isidro dice:

      “detrás,” Gusana, “detrás”…jaja…simpático lo del gorro verde (绿帽子), pero cuando van al Kentucky Fried Chicken, se olvidan del género del animal…

      • 100 % Gusan@ dice:

        Sí, ahí no les importa.

        El caso de la gorra verde surgió porque era el color de la empresa y había que llevarles regalitos de esos de mercadeo a los chinos dueños de las tiendecitas. Pues no podía ser gorra y tuvo que ser pulóver.

Escriba una respuesta