author photo

Yenisel Rodriguez Perez: Viví en Cuba hasta el 30 de Marzo del 2013. En la actualidad resido en la ciudad de Miami junto a mi padre. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.

El síndrome de las puertas cerradas

febrero 4, 2014 | | |

Yenisel Rodríguez Pérez

EficienciaHAVANA TIMES — A pesar de las reformas económicas implementadas por el gobierno cubano con vistas a encausarnos hacia un capitalismo de mercado eficiente y eficaz, aun persiste el síndrome de las puertas cerradas en los centros comerciales del país.

Los ómnibus en la capital solo abren una de sus puertas, las cafeterías, los supermercados y las tiendas, todos a medio abrir, todos a medio cerrar.

Uno se asombra cuando descubre un área de consumo ambientado como espacio público. Son excepciones que además duran poco, porque cuando menos se espera llega el conserje a negar eufemísticamente el jolgorio.

Las plazas públicas han sido suplantadas por “conventos”, no por supermercados. Es un fenómeno global atomizar comunidades; pero en Cuba lleva su plus anticomercial y totalitario.

A fuerza de testarudez algunos establecimientos han improvisado precarios saloncitos de consumo. Arrinconados junto a la caja registradora, a la nevera o al mostrador, se reúnen en calurosa afectividad consumidores ansiosos de sociabilidad.

Es común que el aire de cualquiera de estos locales se enrarezca con el calor corporal, aun cuando tengan aire acondicionado. Las risas de unos se confunden con las caricias de otros, y los regaños paternales hacen coro con las perretas infantiles.

Entre la espada y la pared. Necesidad de vender y miedo al consumo socializador. Temor a la carcajada popular y a la violencia que florece cuando los alcoholes inundan la psiquis. El régimen buscó por mucho tiempo que sus políticas anticomerciales conectaran con la represión que ejercía sobre los espacios públicos.

Hoy el panorama político exige desarrollar los servicios y el consumo; entonces la burocracia se ve obligada a diseñar nuevas formas de administrar la vida pública. Pero no sabe cómo hacerlo. El supermercado aun le parece subversivo.

De ese modo el gobierno democratiza el consumo para luego ponerle cortapisas.

Por el momento parece que Cuba seguirá optando por el vaivén demagógico que ha resumido en la consigna “sin prisa pero sin pausa”.

Con una mano ofrecen el artilugio consumista y con la otra le cortan las alas para que caiga por su propio peso.

Al final lo que queda como constante es la estética estalinista de miles de puertas cerradas en horario de trabajo y consumo.

Los consumidores, incluso los de alto nivel adquisitivo, desean socializar sus estatus y su identidad clasista.

¿Por cuánto tiempo podrán las puertas cerradas contener la demanda de nuevos sectores de consumo que hoy no se conforman con solo adquirir productos?

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

10 respuestas a “El síndrome de las puertas cerradas”

  1. 100 % Gusan@ dice:

    Bueno, es que para encontrarse muchas puertas abiertas tiene que haber mucha gente dispuesta a trabajar para abrir esas puertas, así como en ese Miami que no te gustó porque no se podía vivir del cuento.

  2. Miranda dice:

    De verdad que no entiendo nada, te fuistes de Miami ( CON TODO TU DERECHO) porque no te cuadro la cosa y respiraste feliz cuando por fin llegaste a tu Habana, donde ibas a encontrar lo que no habia en Miami, o sea todo esto que nos estas contando, todo esto que todos nosotros ya sabemos, tremendo lio en que estas metido, te vas a tener que mudar a la luna.

  3. Creo que lo que Yenisel demuestra es que la habana y miami no es una dicotomía osea no son dos los únicos puntos de vista que tenemos los cubanos sino una infinidad.

  4. Isidro dice:

    Ojo: “encauZarnos hacia un capitalismo de mercado eficiente y eficaz”, si nos “encauSan”, podemos acabar todos presos. Este es uno de los casos en que una simple letra lo cambia todo y…¿No va todo capitalismo de la mano del mercado?

  5. kroketon dice:

    Gente, vamos a ver si se sobreponen al hecho de que alguien haya dejado Miami por regresar a la Habana. Get over it and mind your own bussines.

  6. jorgealejandro1 dice:

    El que se tiene que “sobreponer” a muchas cosas es el susodicho, desde el primer momento que vuelva a entrar a la bodega

Escriba una respuesta