author photo

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Puede parecer un cuento

enero 31, 2014 | | |

Inspirado en algunas personas que conozco

Dariela Aquique

Jubilación.  Foto: Juan Suárez

Jubilación. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Se seca el sudor con un desgastado pañuelo. Procura apartarse del bullicio insoportable, del gentío abrumador…. ¡Qué calor tan sofocante, coño!

Unos niños juegan a su alrededor, gritando y corriendo furiosamente. Cada vez que les llama la atención, recibe burlas y la hiriente frase de viejo imperfecto.

Ese epíteto ya le era familiar. Hace años cuando aún trabajaba, cuando era un obrero vanguardia y un dirigente sindical y un come candela que siempre daba el paso al frente y combatía todo lo mal hecho, así le decían muchos de sus compañeros: tipo imperfecto.

Nunca entendió porque de pronto esa palabra, empezó a definir a todo aquel que intentaba hacer las cosas bien, o que señalaba lo que estaba mal… Habían cambiado tantas cosas y con ellas el idioma también, pensaba.

Una gritería en medio de la multitud. Prefiere no acercarse. Los gritos se hacen cada vez mayores y eso le trae recuerdos. Se había pasado la vida gritando.

Cuando siendo un niño de apenas 15 años, se fue a alfabetizar a las montañas:

-¡Lápiz, cartilla, manual, alfabetizara, alfabetizar…!

Cuando siendo un joven alegre, se iba voluntariamente a las zafras de caña o de café:

-¡…Ay malembe, que los cubanos, ni se rinden, ni se venden, malembe…!

Cuando gritó en los actos de repudios:

-¡Que se vaya la escoria, que se vayan los gusanos!!!

Cuando vociferaba en los desfiles del 1ro de mayo:

-¡Fidel pichea que los yanqui no batean!!!!

Cuando frenético, lanzando ráfagas desde una trinchera en las selvas de África, exclamaba:

-¡Cojoneee!

También en las tribunas abiertas: ¡Liberen a Elián! Y en las tantas marchas del pueblo combatiente: ¡Reagan, Carter, Clinton, Bush,… cabrón, acuérdate de Girón!

Y más recientemente: ¡Obama, devuelve a los Cinco!

Ahora solo lo embarga una rara sensación, de no entender ¿qué pasó? Ahora es solo un viejo cansado que guarda medallas y diplomas en un escaparate. Un veterano pensionado que ha quedado traumado por los clamores.

Piensa que muchos de sus amigos se fueron por el Mariel. Que otros murieron en Angola. Que le quedan dos o tres que ve en la consulta para chequear la próstata, o jugando dominó en el Círculo de Abuelos.

Sus hijos le tiran en cara,…qué tanto que se jodió por esto y se les está cayendo la casa. Sus nietos ponen la música muy alta y solo hablan de irse del país.

Pero, él ahora tiene una misión muy importante. Todos los meses va a  pelearse con un buen grupo de ancianos y demás vecinos en la cola del pollo de 17 onzas. Pero él odia los gritos. Y procura apartarse del bullicio insoportable, del gentío abrumador.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

11 respuestas a “Puede parecer un cuento”

  1. Marlene Azor dice:

    Este es un testimonio sobre “los históricos” perdedores de la Revolución.
    Muy duro haber entregado su vida a la “revolución” y llegar a la vejez en la miseria.
    Conozco a muchos “históricos” perdedores de la Revolución. La prensa oficial escamotea esta situación de la realidad cubana y además nadie se responsabiliza por estos resultados.
    Muy triste y lamentable.
    Muy buen post.

  2. Miranda dice:

    Dice una amiga mia que su padre, un feroz comunista y revolucionario hasta su muerte el año pasado, le decia que Ellos eran la generacion estafada. La diferencia entre este señor y el padre de mi amiga, los dos comunistas y revolucionarios, es que este señor fue un imperfectamente revolucionario, de los que se presto hasta para lo mas bajo, y ahora… Recoge el karma que se merece como ser humano, el tener que ir a una cola para comprar 17oz. de pollo, la tortura de los hijos restregandole en la cara el fiasco , y ver que sus nietos estan locos por salir, en cuanto al otro comunista-revolucionario, su karma fue mas liviana, sufrio ver a su hija partir pero vio el fruto del sacrificio, una exitosa CPA que le evito a su padre pasar por las penurias con las que esa revolucion les pagaba a los que lucharon por ella.
    Muy buen reportaje Dariela.

  3. jorgealejandro1 dice:

    Realmente tiene mucha razon el que dijo lo de la “generacion “estafada”: Mas que estafad es la generacion tirada a m….. (Con perdon sea dicho) los que me leen se acordarn de que mas de una vez he dicho aqui que, si a alguien le tiran diariamente los Castro y pandilla una trompetilla en su cara, no es a mi, que nunca me trague el cuento, sino a todos losnque se lo creyeron; y se ripiaron por el cuento chino que les vendieron como el mejor de los mundos posibles. El panglosianisno se ha pagado mas que caro en Cuba.

    • Miranda dice:

      Asi mismo es jorgealejandro, este padre de mi amiga era un tipo super inteligente, era medico, ella me hace los cuentos de como su padre la preparo para la vida, que el fue quien le insistio a que se fuera y fue su complice en su salida, en no decirle nada a su madre la cual fue otra comecandela, Lo bueno es que los dos vieron a su hija progresar en el sistema del odio y como el exilio de AHORA es diferente ella los llamaba todos los dias e iba a verlos cada tres meses y sus viejos vivian como reyes porque los mantenia. Son tantas las historias de los que se creyeron el cuento chino, a mi me tienen como el engendro opuesto, la que hace las historias de que desde que tengo uso de razon estoy oyendo desde mis bisabuelos hasta mis padres llamar a esta gente dictadores, yo no entiendo como gente inteligente se dejo embaucar por un loco y por tanto tiempo, hay un documental que creo (Ricardo Vega) realizo y claro que no se lo dejaron sacar que se llama Fiel, recopilo pedazos de los dicursos del jefe, (o sea fiel a su palabra), solo pude tragarme muy pocos minutos y me pregunto como pudieron creerle a un sicopata de tal nivel, en frente de una pizarra dando catedra de que se yo, para mi fue el Chavez de aquellos tiempos. En fin como el titulo de este articulo , puede parecer un cuento , pero desgraciadamente ha sido una muy triste realidad.

  4. Mercedes dice:

    Como que un poco merecido… verdad?

  5. Joan Sierra dice:

    En realidad creo que nadie se merece tal suerte, la cobardía engendra cobardes, que no quieren mirar más allá de sus narices. nadie creía que la suerte colectiva de un país dependía de tal destrucción de las estructuras sociales del mismo .

    Cada cual tiene lo que se merece……..asi de sencillo es ….

Escriba una respuesta