author photo

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

¿Se vuelven agua las fronteras de Venezuela?

enero 31, 2014 | | |

Caridad

Caracas

HAVANA TIMES — ¿Sentirán los venezolanos, dentro de unos meses, que viven en una isla?

Si en algún momento puedo viajar a Cuba – que espero que no demore mucho más –  tendré que pensarlo dos veces, pensarlo con muchos meses de anticipación…y más que pensar, reunir muuucho dinero.

El dinero no será para llevarle pacotilla a mi familia ni ninguna otra cosa de las miles que se necesitan allá. El dinero, simplemente, será para el pasaje.

Cuando llegué a Venezuela mi pasaje – de los más caros en ese momento – costó menos de 4 mil bolívares. El dólar estaba entre 6 y 8 (me refiero al dólar paralelo, el estatal se mantenía sobre los 4 ó 5 bolívares por dólar).

A mi novia y a mí – disculpen que mencione a mi novia, pero fue por ella que vine a parar a este país – nos costó un poco reunir el dinero del pasaje, pero no demoramos dos meses en hacerlo.

Ahora, dos años exactos después de haber llegado, cuando quiera comprar un pasaje para Cuba, tendré que hacerlo con varios meses de anticipación, por ejemplo, junio o julio, no para conseguirlo más barato, solo para poder conseguirlo.

Conviasa, que es la línea del gobierno, ofrece unos precios muy solidarios para viajar a La Habana: más de 12 mil bolívares. O sea, más del triple de hace dos años. Unos mil dólares a precio de SICAD (otro organismo para subasta de divisas).

Pero supongamos que no me interesa viajar a Cuba, ni a mí ni a ningún otro venezolano, si nos vamos para España, el pasaje – igual solo se consiguen para julio o septiembre – está entre 45 mil y 54 mil bolívares.

Eso es en Conviasa, la línea que se supone sea la menos cara, la del gobierno.

Algunos pensarán o estarán de acuerdo en seguirle la corriente a la historia oficial “la culpa la tienen los raspacupos”, tanta gente comprando pasajes para no utilizar o para salir a raspar la tarjeta de dólares en cualquier otro país, ha hecho que se eleven los precios. O han provocado al bueno del gobierno a tomar esas medidas.

A mí, que no viví el momento de la proclamación de casi ninguna de las caóticas leyes de mi país – cuando nací casi todo estaba “creado” y lo asumí por normal durante muchos años – este dispararse de los precios para salir del país, y el resto de las dificultades a las que se enfrenta cualquier persona que desee viajar; me parece que es solo la punta del iceberg.

Será solo el comienzo, una señal, o el mismo avenimiento de un período oscuro en el que salir de Venezuela pueda resultar un proceso tan agónico o imposible como en Cuba.

El 16 de enero, en su presentación ante la Asamblea Nacional, el presidente Maduro dijo “Vamos a mantener a 6,30 (bolívares) el dólar de la República durante todo este año y bastante tiempo hacia adelante”.

En menos de una semana los hechos contradijeron las proféticas palabras del presidente.

Si, el presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y vicepresidente del área económica del gobierno, Rafael Ramírez, anunció que el dólar para viajeros, tarjetas de crédito, remesas familiares y aerolíneas pasan a tasa Sicad (Sistema Complementario de Administración de Divisas), lo que quiere decir que para viajar tendrá que obtenerse la divisa a través de la subasta de este organismo que, por el momento mantiene el dólar sobre los 11 bolívares, con intenciones de aumentar.

“Tenemos que decidir si le damos los dólares a los raspacupos o traemos los medicamentos, si le damos los dólares a los viajeros o traemos los alimentos”, enfatizó el presidente de PDVSA.

Cuando un país comienza a poner en una balanza alimentos y medicinas contra el derecho de viajar…se me ponen los pelos de punta.
—–
(*) Raspacupos: Son los que transan los dólares (a Bs 6,30) que otorga la Comisión de Administración de Divisas  (CADIVI) a los viajeros.  Hay quien vende su cupo, aquí en Venezuela, a alguien que se encarga de salir a otro país. Esa persona “paga” con su tarjeta en ciertos comercios una compra “invisible”, le dan un por ciento al dueño del comercio y el resto de los dolares, ya en físico, lo regresan al país para vender en el mercado paralelo a un precio que puede llegar a ser seis veces mayor.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

8 respuestas a “¿Se vuelven agua las fronteras de Venezuela?”

  1. lagiraldilla dice:

    Y tramite internet no se consiguen los pasajes a buen precio

  2. Gabriel dice:

    Yordanka,

    No me entra en la cabeza como puede costar mil dólares un billete de Caracas a La Habana. Son 2.000 Km de distancia.

    A modo de comparación es posible comprar un billete de Madrid a Nueva York (5,700 Km) por 412 euros.

  3. Atanasio dice:

    Ya van llegando. Un pasaje de miami a La Habana, 45 minutos de vuelo sale en 400 dolares

  4. Isidro dice:

    jaja…oye, cuando vayas a Cuba, ven vía Pekín…Creo que sale más barato…

  5. jorgealejandro1 dice:

    A mí me costó el pasaje Miami -Habana, el último diciembre que fui, 630 dólares. En comparación, el ‘pasaje de avión más 6 días en la Riviera Maya, en el hotel “Blue Bay Grand Esmeralda2, que es todo incluido, 742 dólares, “échenle bola2, como dicen los venezolanos.

  6. jorgealejandro1 dice:

    Hoy por hoy, un pasaje Miami- Venezuela oscila entre los 1200 y 3000 dólares. La causa es el estado ruinoso de la economía venezolana, que ha hecho que el gobierno mantenga un monopolio férreo sobre los dólares que CADIVI le da a la gente<, y la reducción de la cuota que se da para viajar. Súmese a eso, que ya se le va debiendo a cada santo una vela, y que hay impagos no resueltos. Por consiguiente, hay compañías que han reducido los vuelos, y hasta alguna que piensa cesar de volar a caracas, por ejemplo.

  7. gabriel dice:

    Parece que Venezuela va evolucionando hacia el Comunismo. Lo digo porque se va notando esa típica erosión de libertades que se suele hacer despacio para que se note poco. En este caso están comenzando a limitar la libertad de circulación por la vía de incrementar los precios. Dentro de poco dirán que “el imperialismo” les está robando los mejores cerebros y habrá que evitarlo enjaulándolos sin dejarles salir.

Escriba una respuesta