author photo

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Oro parece, plata no es

enero 28, 2014 | | |

Venta liberada de automóviles en cuba (3)

Dariela Aquique

Carro y casa.  Foto: Juan Suárez

Carro y casa. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — En la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 46, publicada el 31 de diciembre de 2013, aparece un decreto-ley del Consejo de Estado, otro decreto del Consejo de Ministros, y tres resoluciones de los ministerios de Economía y Planificación, de Finanzas y Precios, y de Transporte.

Según el Decreto No. 320 del Consejo de Ministros: ...se eliminan “restricciones y autorizaciones administrativas” y se posibilita “la adquisición de vehículos de motor y sus partes fundamentales en entidades comercializadoras, a precios minoristas semejantes a los que reconoce el mercado entre personas naturales”…

Así redactado ¿parece bonito verdad? Pero empecemos por la primera pifia. Es totalmente paradójico que el Estado y los Ministerios implicados regulen los precios de algo fundamentado en el mercado negro.

Sería el contrapunteo del Estado versus Bolsa Negra. ¿Y dónde queda la población? Ah, buena rima para los repentistas: población armoniza con especulación. Pero, si alguna lógica esto tuviese, por los menos deberían establecer los precios verdaderos que existen ahora mismo en el mercado extraoficial.

¿Cuál es la semejanza de los precios que ha establecido el Estado con los del mercado entre particulares? ¿Cuáles fueron los medidores empleados? ¿Qué pesquisa o investigación hicieron? ¿Entre quienes?

Desde que el decreto 292 que establece las compraventas y donaciones de vehículos entre particulares  entrara en vigor inmediatamente los particulares buscaron alternativas para pagar menor tasa de impuestos. Como estos contratos se formalizan ante notario público, rara vez se declara el precio real de la venta.

Así que, si el medidor de estos precios entre privados ha sido revisando las escrituras públicas de compraventa de vehículos de motor, ¿de dónde salen estos montos estatales?

Con estas medidas los más favorecidos (si es que hay alguien) serán los mismos particulares dedicados a la compra-venta de autos. Los precios en la calle subirán. La gente seguirá vendiendo y comprando entre ellos; serán pocos los que compren en tiendas. Y la mayoría, la que no compre en ninguna parte.

Dice también La Gaceta: (….) los ingresos adicionales, incluidos los impuestos, que se obtengan por la venta liberada de vehículos, serán destinados a un fondo para el financiamiento del “desarrollo del transporte público”, lo cual es una prioridad para el beneficio de la población.

Esto lo único que ha provocado es un sinnúmero de observaciones que parecen chistes pero son muy serios. Como estos, recogidos de algunos comentarios en el sitio oficial Cubadebate.

- los precios bien inflados, vamos a ver cuántos venden

- los precios son solo para que vean que existe la venta, en realidad no quieren vender ninguno

-Eso que dices es como entregarle un dulce a un niño y después quitárselo, esos precios son de locos seguirán vendiéndose en el mercado negro los carros.

- Un Mercedes Benz del año, normal, no debe pasar de los 80 000 usd. ¿Cómo son posibles estos precios que ahora vemos incluso con carros de 2da mano? ¿Podremos cómpralos a crédito?

- ¿A Crédito? y cómo es posible cobrarle a los muertos.

- A partir de este año las guaguas vienen con aire acondicionado incluido y servicio hasta el asiento de merienda

- Sera considerado patriota quien compre uno de esos autos ¡Porque hay que querer mucho que mejore el transporte público como para pagar esa cantidad de plata por un auto en Cuba!

Y así, muchos más. Entonces el slogan de Venta liberada de automóviles en Cuba es como el viejo dicharacho: Oro parece, plata no es.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Oro parece, plata no es”

  1. Miranda dice:

    …el que no lo adivine bien bobo es !

Escriba una respuesta