author photo

Regina Cano:Nací y he vivido durante toda mi vida en La Habana, Cuba, la isla de la que no he salido aún y a la cual amo. Vine a esta realidad un 9 de Septiembre. Mis padres escogieron mi nombre por superstición, pero mi madre me crió fuera de la religión que profesaba su familia. Estudié Contabilidad y Finanzas en La Universidad de La Habana, profesión que no desempeño por ahora y que decidí cambiar por hacer artesanías, algo de cerámica y estudiar un poco sobre pintura e Inglés. Ah! Sobre la foto; me identifico con los preceptos Rastafari, pero no soy una de ellos, solo tengo este gorro que uso de vez en cuando, pero les aseguro que no tenía una foto mejor.

Predicciones para el 2014 desde la Letra del Año

enero 21, 2014 | | |

Regina Cano

HAVANA TIMES — A principio de los 2000’s, cuando surgió la “Sociedad Yoruba de Cuba” y se supo que no contenía a la conocida “Casona de la Víbora” (Comisión Organizadora de la Letra del Año “Miguel Febles Padrón”), muchos habaneros se preguntaban -además de otros cuestionamientos- cómo sería el mundo en materia religiosa para los seguidores de la Regla de Ocha a partir de que existieran dos predicciones de las divinidades para cada año.

Ambas Letras se consideran válidas, pues es lo que prepara ‘Oloddu Mare’* para la humanidad. Ambas tienen incondicionales que siguen sus vaticinios -me comentaba un Babalawo (Sacerdote de Ifá).

A la par, “La Casona” ha sostenido una opinión de respeto considerable, entre religiosos y casas religiosas, pues “esta existió siempre –decía una santera- y de donde se derivan la gran mayoría de las ramas o familias religiosas cubanas”.

Mientras la “Sociedad…”, surge en un momento favorable para más canales de comunicación y expansión, porque años antes rescindió la reserva que existía sobre la Regla de Ocha o Santería, dejando de ser una zona oculta en la vida social del cubano.

En este momento ya existen otros grupos que profetizan la Letra para el año, dentro y fuera el país, y hasta familias religiosas logran la suya propia.

En primera instancia “…hay que considerar que esta adivinación es una certeza de lo por venir, conteniendo advertencias y recomendaciones de cómo se debe actuar en el año e incumbe a todos los habitantes de la tierra, pero se pronostica más específicamente para los creyentes en esta religión” –me refería este Babalawo.

Años anteriores ha existido analogía en divinidades e interpretaciones, como ahora, pero la particularidad hoy radica en que por primera vez coinciden en el signo ‘Eyiogbe’ como regente –agregaba.

En el resto del cuerpo de estas dos adivinaciones –propiciadas  por dos grupos de sacerdotes prestigiosos- se hallan más coincidencias que  diferencias, en general, directa o indirectamente, pues mientras la “Sociedad…” la explica exhaustivamente para el mundo -con mayor divulgación- “La Casona” le habla al religioso en sí, conocedor del lenguaje yoruba y del mensaje preciso que refiere cada leyenda, mito o patakí en materia de consulta, siendo más tradicional.

Las oraciones proféticas anuncian el año ‘Iré’ (un bien de distintas índoles).  “Muchos consideran que cuando sale ‘Iré’  es más malo, que cuando es ‘Osobbo’, pues la gente se confía –me explicaba una religiosa- y dejan de tomar precauciones, y las cosas no salen bien, porque cuando es ‘Osobbo‘  mantienen la alerta, prevén los males”. Y así debe ser, porque en la relación profecía-realidad es elemento importante el comportamiento del individuo en su experiencia religiosa.

Una diferencia señalada y sabia a la vez, es la recomendación que hace “La Casona…” de remitirse a la memoria histórica donde este signo fue regente –algo no nuevo- y que conmina al destinatario a tener en cuenta tanto “…los modelos  positivos (avances) y los modelos negativos (errores)…” desde el 1959 al 2011.

Por un lado, la “Sociedad Yoruba…” funciona más como una sociedad cultural y algunas personas ven con dudas ciertas recomendaciones que consideran tienen un toque oficialista. Mientras por el otro, “La Casona…” existe principalmente en función de la Letra del Año.

Las dos declaran trabajar para el bien del pueblo cubano, mantener el legado Yoruba de los ancestros y niegan comercializar la religión -me comentan.

En fin gentes, que en los tres primeros días de enero –cuando muchos no habían leído aún la Letra- el primer rumor que se corrió fue que “Este año es ‘Osobbo’ ” y alguna gente con temor, comenzó a tomar  precauciones en dirección equivocada.

Dentro de los síntomas del caos que se evidencian dentro de la sociedad cubana, la existencia de varias predicciones para el año también contribuye a un pueblo dividido, es decir, sin un camino común.

Me he encontrado con personas que dan muestras de confusión por la doble predicción, con dudas por no hallar explicación en la dualidad y de no saber en cual confiar, y aunque me han asegurado que ‘Orula’ conduce al orden dentro del desorden y que ambas pueden servir de guía, el cubano medio se desorienta con este orden de cosas.

No sé cómo sería antes del surgimiento de “La Casona…” o durante la vida sacerdotal de Miguel Febles Padrón (AWO ODI KA), pero es innegable que un pueblo con antepasado religioso, donde una buena parte de él guía sus pasos con esta religión como faro, el pronóstico de la Letra del Año tiene un papel preponderante.
—–
(*) Las palabras en Yoruba están escrita entre como se escriben  y como suenan. No es esta su exacta escritura.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Predicciones para el 2014 desde la Letra del Año”

  1. Isidro dice:

    ¡Hola, Regina, qué bien tenerte de vuelta!

    Sin el menor desdoro para los seguidores de Ocha, creo que eso que denominas “síntomas de caos en la sociedad cubana”, necesitarán mucho más que ciertas precauciones de ocasión, o una letra, para su reordenamiento. Yo diría que se requiere de un alfabeto completo, y quizás me quede corto.

    Por otro lado, es lógico que en el corpus de toda creencia religiosa se produzcan desgajamientos que den lugar a nuevas interpretaciones. Así ha sido desde que el ser humano construyó el primer altar. Espero que en mi próxima visita a Cuba me ayudes a entender un poco más.

    Un abrazo y mucha salud en el 2014,

    (Ah, esa foto me hace evocar el pudín de guayaba de Irina, jaja)

  2. Angel dice:

    Leerte, es conocer a la mujer que piensa y siente; que descubre los rincones escondidos dentro de casa.

    Y sí, existe una división en el creer, pocos confían; nadie da su corazón a menos que crea conocer a quien lo entrega. Todos, debemos irnos adentro, en primera instancia; después, sabiéndonos hechizados por la fe, hacemos lo que indica el corazón.

    Te escribo con la misma compu que te hable, solo que encontré el diccionario en español; todo, para decirte,
    que la letra del año, aunque nos diga que las cosas pueden venir con mal ojo, cambiarlas, es nuestro objetivo y fin…

    Gracias por estar, aun, dedicándole tiempo al corazón.

  3. Orlando dice:

    La ambigüedad es la mejor defensa para estas “predicciones”.

    Cualquier contingencia o hecho que suceda justificará la “predicción”. Si se “predijera” lo contrario, la misma estaría justificada por otros hechos y otras contingencias.

    Está muy bien que esta llamada letra del año salga a la luz, pero de la misma manera está muy bien que aquellos que ni por asomo creemos en ella pongamos sobre la mesa nuestras opiniones al respecto.

    Con Isidro coincido, y entiendo que no se necesita ninguna letra del año para darse cuenta que los “síntomas de caos en la sociedad cubana” son un hecho, una tendencia cuyas consecuencias pueden ser predecibles sin necesidad de consultar oráculo alguno.

Escriba una respuesta