author photo

Irina Echarry: Me gusta leer, ir al cine y estar con mis amigos. Muchas de las personas que amo han muerto o ya no están en Cuba. Desde aquí me esforzaré en transmitir mis pensamientos, ideas o preocupaciones para que me conozcan. Pudiera decir la edad, a veces sí es necesario para comprender ciertas cosas. Tengo más de treinta y cinco, creo que con eso basta. Aún no tengo hijos ni sobrinos, aunque hay días en que me transformo en una niña sin edad para ver la vida desde otro ángulo. Me ayuda a romper la monotonía y a sobrevivir en este mundo extraño.

El problema de Dora

enero 13, 2014 | | |

Irina Echarry

El Hostpital Hermanos Almejeiras. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Dora es una cubana entradita en años que vive en el extranjero desde hace un buen tiempo, y le encanta. Quisiera quedarse siempre allá, en ese país centroamericano donde vive con sus hijos, pero un contratiempo de salud la hizo regresar a Cuba.

Ella reprocha muchas cosas al país donde nació, lo encuentra feo, gris, pobre, pero tiene mucha fe en que los médicos cubanos van a salvarla de muerte por cáncer. Además, está la cuestión económica: aunque todos tienen trabajo, les hubiera resultado muy difícil enfrentar los altos precios de la operación, los medicamentos y la radioterapia que ella requiere.

Dora es una de las pacientes que en noviembre del año pasado vio interrumpido su tratamiento contra el cáncer en el hospital Ameijeiras, cuando una de las piezas del acelerador lineal de radiaciones ionizantes se averió. Pero es también una cubana que sabe defender sus derechos y durante los dos meses que duró la rotura del equipo no se cansó de hacer preguntas y de exigir respuestas.

Lo único que consiguió fue ―además del mote de conflictiva― declaraciones extraoficiales sobre los trámites para comprar y traer la famosa pieza de repuesto. ¿Quién se demoraba y por qué? Nunca lo supo.

¿Por qué tanta dilación? Cuando el equipo dejó de funcionar, Dora (como los demás pacientes) ya había recibido varias sesiones de radiación; estamos hablando de algo delicado, tan delicado como la enfermedad que padece.

Angustiada porque el cáncer no entiende de treguas y por las consecuencias de esa larga pausa en el tratamiento preguntaba a los médicos si eso no traía mayores complicaciones, y obtenía respuestas desconsoladoras: Bueno, esto no debiera ocurrir, pero no se preocupe… hay que esperar.

Y esperaron. Los pacientes no fueron reubicados en otro centro con un equipo similar. ¿Falta de capacidad o de gestión?  Si fue lo segundo, quizá pudieron haber llegado a un acuerdo con el hospital Oncológico y, si era preciso, trasladar a los técnicos del Ameijeiras para dar las radiaciones a sus pacientes aunque fuera de noche o de madrugada.

Dora no se resignó, por suerte tiene amistades que le resolvieron (casi al cumplirse los dos meses) otro tipo de radiación. Y ahora nos enteramos de que la pieza ya llegó al hospital.

No sé si esta experiencia hará tambalear su fe en la medicina cubana o si logre hacer distinción entre la calidad médica y la ineptitud de los funcionarios de Salud Pública.

A pesar de todos estos problemas ella no ha regresado a donde vive con sus hijos, se ha quedado aquí comiéndose el cable y solo se irá cuando esté sana.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

16 respuestas a “El problema de Dora”

  1. Yossue dice:

    En fin, cual es el punto de este articulo ?
    Cual es el mensaje ?
    NO entiendo ..

  2. 100 % Gusan@ dice:

    Pero, ¿en qué país Centroamericano vive Dora y qué tipo de cáncer tiene?

    Yo vivo en un país centroamericano, y si tuviera cáncer me quedaría aquí mismo donde no faltan las piezas y tuviera a mis hijos al lado, por si me tengo que morir hacerlo en compañía de ellos.

  3. Eugenio dice:

    No puedes entender Yossue porque este articulo simplemente le falto la conclusion o sumario, el cual debeia resar…Dora todavia tiene la suerte de que el sistema cubano de la salud, aunque no 100% eficiente, le pueda y quiera darle tratamiento a su enfermedad sin costo alguno. este tratameinto en su “misterioso” pais de residencia le costaria un ojo de la cara sino ella estuvuiera pasando ese “trabajo”e usar el sistema cubano. Para la querida escritora y la confundida Dora les tengo dos aclaraciones (de lo “feo” no voy a hablar para no ofender) , 1. Cuba tiene un magnifico colorido tanto en naturaleza como en su gente y ese color gris al que se refieren es mas tipico de Londres (por si no lo saben o no lo han oido, y ademas soy testigo de la apariencia de dicha metropolis), y sobre la pobreza aun aqui donde vivo en Canada hay muchisimas muestras de ella aun siendo un pais desarrollado entre los 5 primeros del planeta. 2. El sistema de salud de antes mencionado pais no me cubriria ningun tipo de condicion medica (ni una pastilla) si yo me paso mas de 6 meses concecutivos viviendo fuera del pais en el transcurso de año…asi Dora tienes mucha suerte!

    • Eugenio dice:

      …Solo agregar que como conocedor del area geografica latinoamericana me gustaria expresar la señora Dora no podria dejar de ser testigo de lo FEO, lo GRIS Y Lo POBRE en ningun pais de centroamerica (area de latinoamrica con la mayor desigualdad y problemas sociales, mal gobernada y peligrosa…aun si estuvieramos hablando de Costa rica este pais tambien tiene sus problemas como los tiene Cuba)

      • 100 % Gusan@ dice:

        Cuando se piensa en Centroamérica se piensa en el C4 Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador. Pero eso solo no es Centroamérica. También Costa Rica y Panamá. Y también Belice.

        En Costa Rica es gratis y buena la atención médica. En Panama hay gratis, de pago, de seguro social, buena, regular y tipo Cuba.

        Yo pregunté en que país vive Dora porque tiene que estar muy jodida para irse a pasar un cáncer lejos de los hijos.

      • 100 % Gusan@ dice:

        A mi esta Dora se me parece a Margarita.

  4. Isidro dice:

    Pues para mí el artículo no tiene desperdicio, pues sintetiza la esencia del cubano actual. Vive en la isla echando pestes de la sociedad y el Gobierno (ahora incluso del paisaje), pero cuando está lejos añora ciertas “peculiaridades” del infierno cubano, y entonces no se resiste a volver, y estando de regreso vuelve a echar pestes, en este caso creo que con mucha razón, porque la desidia y la burocracia no nos abandonan ni en sueños. En fin, otro cuento de la buena pipa…

    • 100 % Gusan@ dice:

      Isidro, el año pasado me operaron dos veces en Centroamérica. Una en clinica privada, otra de urgencia en hospital del estado. En ese último no vi una cucaracha, no tuve que llevar sábanas, no tuve que llevar comida, había agua, había cloro, había gel alcoholado en las puertas, estaba limpio. Sí, había un sistema de urgencias por tarjeticas de colores rojo amarillo y verde, a mi me dieron rojo y me pasaron enseguida. No me cobraron.
      El mismo año pasado a mi hijo le dio mononucleosis y se me desmayó y vomitó en la casa. Corrí al hospital público de los niños, y allí había de todo. Delante de mi, una indígena con un niño que estaba más urgente que el mío, y no pagó nada ella. A mi me cobraron 1.00 por la consulta.
      Este año tenemos dengue. Todos los días dicen cuantos enfermos van, cuantos tipos de dengue, los sintomas, las áreas con mas mosquitos, y fumigan y tiran mosquitos transgénicos para aparearse con la hembra Aedes.

      Este año probablemente tengan que hacerme una cesárea en junio. Puedo ahorrar el dinero para la privada o irme al público y no pagar. ¿Tu crees que me voy a ir a Cuba a parir?

    • Mercedes dice:

      Si Dora es ciudadana cubana (que seguro lo es) la debe asistir el derecho de atenderse en los hospitales cubanos (que seguro que toda su vida trabajo en Cuba antes de irse con los hijos) y tambien el derecho de criticar abiertamente al gobierno y la sociedad. Las dos cosas.
      No creo que sean excluyente. Atenderse en un hospital que pagamos todos los cubanos (hasta los microanexionados con las remesas) no debe dejar sin derecho de criticar al gobierno, inclusive hacerle oposicion, a nadie.
      Esa idea de este gobierno me da salud y educacion pasa solamente en paises donde el gobierno se adueña de todo y borra de la vida del pais las instituciones.

      • Isidro dice:

        De acuerdo en todo, nunca he dicho que no haya pleno derecho a criticar, pero si regresó a atenderse en Cuba debe ser porque el “infierno”no es tan infernal. Podía haber intentado ir a una clínica en EEUU, ¿o no?

      • Mercedes dice:

        Bueno si no tener equipo de radiaciones por tres meses no te parece infernal… no se que te parezca.

        Parece ella no es americana. Si asi fuera hubiera venido aqui a atenderse cubierta por el medicare, que seguro ya ella es mayor de 65.

        Pero como es cubana, regreso a atenderse en el pais donde lo mas seguro trabajo toda su vida. Injusto fuera que quedara desamparada en la vejez de una atencion medica a la que seguro aporto toda su vida de una manera u otra.

        Y aberrante es que no pueda calificar de infernal lo que ella considere porque fue a atenderse a donde por el mas elemental derecho le corresponde.

        • Isidro dice:

          El asunto ese se solucionó finalmente, todo parece indicar que por alguna traba burocrática. Gente indolente la hay dondequiera. Detesto los dogmatismos de cualquier signo. Pero la integralidad del sistema de atención de salud cubano es una realidad, a pesar de los ripios que hoy exhiben muchos de sus hospitales y de la falta de medicamentos. Ese mismo sistema, con unos cuantos millones de dólares de inversión, sería una maravilla. Una que muy probablemente no haya en la mayor parte de Centroamérica. Sin desmedro para Gusi en el dolarizado Panamá.

          Y todos podemos y debemos criticar, conste

          • Mercedes dice:

            Pero cuantos millones mas si al cubano le deben de quitar como 95% de taxes para prestaciones sociales, acuerdense que ganan 20 dolares mensuales como promedio, a donde va esa plata?
            No, si hubiera menos corrupcion, si hubiera cuentas claras del presupuesto del pais, de la plata que entra y para que se utiliza, el sistema de salud cubano funcionara como debiera.
            Para que un sistema de salud universal funcione lo primero que hace falta es transparencia. De donde sale la plata y para que se utiliza. Y cero corrupcion.
            Esos tres meses sin equipo fueran un escandalo si hubiera prensa libre. Salio en el Granma? Alguien pago? Se explico el director del hospital, el ministro?

          • Isidro dice:

            Mercedes:

            En este último aspecto estoy 100% de acuerdo con Ud. Como ya ocurrió con los pacientes muertos en Mazorra, la prensa y la opinión pública no jugaron papel alguno. Nuestra sociedad se ha adaptado, desafortunadamente, a dejar pasar elefantes y rinocerontes sin que suceda nada. Yo mismo me pregunto qué sucedió con el culpable de este tan infortunado suceso… a saber…

Escriba una respuesta