Diaven, artista, piloto y actor cubano

Diciembre 6, 2013 | | |

Por Irina Pino

Como piloto con 17 años.

Como piloto con 17 años.

HAVANA TIMES — Diaven Molina Valera es pintor, actor, piloto, paracaidista y dramaturgo. Piensa que en el arte no hay fronteras, todo es conexión.

HT: Diaven no es un nombre común, nunca antes lo escuché, ¿quién te lo puso?

DM: Fue un invento de mi padre, mis hermanos se nombran: Dianelys, Diamin, Diariel y yo Diaven. Todos empezamos con Dia. Me gusta, porque cuando dicen mi nombre, sé que soy yo, no hay nadie más.

HT: ¿Dónde naciste?

DM: Soy natural de Nueva Paz, pero nací en Güines, porque allí nacía la gente de esos municipio aledaños.

HT: Estudiabas pintura en la ENA, y luego apareció el teatro. Cuéntame cómo se imbricaron estas dos artes en tu vida.

DM: Empecé a pintar por necesidad. Pienso que todos los niños lo hacen. En mi mentalidad de niño me atraían los autos, aviones, barcos, todas las cosas de la tecnología del mundo real, pensaba que si los llevaba al papel, de alguna forma me apropiaba de esas cosas. Después que crecí, continué con la misma necesidad.

Para mí la pintura es una forma de vivir, ver el nacimiento de algo… Cuando era estudiante de pintura en la ENA,  empezó mi inclinación por el teatro, en mis ratos libres hacía teatro aficionado, primero como extra, después escribía y montaba mis propias obras con mis amigos. Quería buscar otro soporte para emitir mi discurso.

Después de graduado trabajé como profesor en una escuela vocacional de arte y en la ENA; pero seguí con mis obras, las presentábamos en actividades y hasta tuve un proyecto comunitario. Hace diez años soy profesional, he estado vinculado a diferentes grupos, actualmente estoy en la compañía Teatro D´ Bolsillo.

Diaven paracaidista

Diaven paracaidista

HT: Me has hablado que fuiste piloto también. Cuéntame de esta faceta.

DM: Desde niño me gustó la aviación, siempre pensé que si no lograba estudiar pintura, lo otro sería pilotear aviones de combate. Veía pasar los aviones por encima de mi casa y me quedaba fascinado. Estudiando en la ENA, surgió la posibilidad de pasar un curso convocado por la SEPMI (Sociedad de Educación  Patriótico Militar), y pasé un curso de piloto de vuelo a vela, en el Pre-Saúl delgado, por las noches. Al terminar este, me encontraba en segundo año de la ENA, y en las vacaciones empezamos a volar, tenía 17 años.

HT: ¿De allí tu experiencia como paracaidista?

DM: Sí, lo primero eran los saltos reglamentarios y después empezar a volar.

HT: ¿Qué se siente al saltar?

DM: Es algo sublime, no sabría decirte, es como una incertidumbre antes del salto, no saber que va a suceder, las piernas se acalambran, sientes el cuerpo muy pesado; después de traspasar la puerta del avión y caer todo es muy rápido, es estar como en la nada, en el vacío del espacio sideral. En tan solo 5 segundos se desciende hasta 200 metros. La masa de aire es muy fuerte, te da en la cara, en todo el cuerpo, casi no puedes mirar hacia abajo, porque la presión del aire no te deja, solo percibes algo borroso allá abajo…

HT: ¿Hay que tener condiciones físicas para volar? ¿Cuántos metros saltas?

DM: Sí, hay una comisión médica de aeronáutica que te chequea cada año, debes estar óptimo físicamente. Los primeros saltos eran de 800 metros, actualmente son de 4000 metros. La caída libre es mucho más larga,  de 35 a 45 segundos, en ese tiempo se desciende unos 3000 metros, y para abrir el paracaídas 700 metros antes de tocar tierra.

HT: ¿Y qué hace un pintor volando?

DM: No se trata del pintor o del piloto, todo es parte de mi identidaDM: yo vuelo, actuó, salto en paracaídas…

HT: ¿Qué tipo de pintura haces?

Pintura de Diaven

Pintura de Diaven

DM: Yo digo como los músicos, hago fusión: desde lo figurativo con abstraccionismo. Me identifico con la obra de Dalí en su espíritu, la descontextualización del objeto real,  pero manteniendo la belleza del objeto, con una mirada fotográfica en medio de una atmósfera onírica. Derivo hacia el impresionismo, el expresionismo. Soy un artista ecléctico.

HT: ¿Pintas para ganar dinero?

DM: Obviamente lo hago, pues el salario de un actor de teatro son 640 pesos, que no alcanza para vivir ni una semana. Hago cuadros para vender que recrean La Habana Vieja, donde se ven los autos clásicos, la gente común…, eso gusta mucho al turismo. Aunque da placer, no deja de ser banal. Pero no es lo que deseo hacer. Prácticamente regalo mi arte.

HT: ¿En el teatro, usas algún método de actuación?

DM: No hay un método y si hay muchos. Lo mío es la experimentación, todos los métodos son buenos: Stanislavski, Grotovski, todo puede ser válido para hacerte creíble ante un espectador. Entonces soy como un experimentador.

HT: ¿Obras?

DM: Teatro para niños, hace poco en La otra historia de la Cucarachita Martina. También he hecho mucha comedia. Aunque confieso que no todo ha sido de mi gusto, –cuando hay un grupo, tiene que haber integración–. Hace dos años hago una gira con el unipersonal “El enano en la botella”, del dramaturgo Abilio Estévez, un texto literario muy difícil, con mucho desgaste físico y mental, pero ha sido muy bien recibida por el público.

HT: ¿Personajes?

DM: Siempre adoré a Otelo, luego de ver la puesta de Nelson Dorr, el personaje se ha vuelto una obsesión, se reavivó aquel deseo olvidado. Shakespeare es muy importante para mí, creo que todas sus obras mantienen un discurso actual. Quisiera llegar a interpretar Otelo, es mi sueño. También he querido interpretar a un travesti, pero nunca se me ha dado la posibilidad.

HT: He visto hombres haciendo papeles femeninos en el teatro, ¿le roban quizás estos roles a las actrices?

DM: No, esto se hacía desde el teatro Isabelino, –solo los hombres podían actuar, las mujeres lo tenían prohibido–, pienso que hay muy buenos desempeños, todo es un proceso de reciclaje, y el arte no escapa de esto. Ahora con otro concepto, otra visión. Se crean estas obras para el desempeño de actores, y también viceversa. Quisiera hacer una Mata Hari, papel que hizo en el cine la gran estrella Greta Garbo.

HT: ¿Por qué la gente va poco al teatro?

DM: La misma vorágine de la existencia, la gente se acomoda a lo más fácil. Antes había compañías de teatro itinerantes igual que el circo, ahora al teatro solo asiste una élite. La divulgación y publicidad no son suficientes, hay pocas publicaciones. Debía haber un noticiario teatral regular. Los spots de teatro no se ponen en los canales de más raiting en la televisión. Aunque la juventud va mucho más al teatro que antes.

HT: ¿Cómo va el acontecer de la escena teatral en Cuba?

DM: Se están montando puestas originales y descontaminadas. En el reciente festival de teatro pude constatar la importancia del teatro cubano, ya no tan almidonado, ahora con un espíritu irreverente en los modos de decir. Ha triunfado en Europa, sin barreras en cuanto al idioma. Han surgido interesantes dramaturgos y directores en Cuba, eso se nota en la escena actual.

En el teatro Raquel Revuelta

En el teatro Raquel Revuelta

HT: ¿Me has dicho que has incursionado en el cine y en la televisión, cómo ven estos medios al actor negro?

DM: Sí, yo empecé a la inversa, comencé a actuar en la Escuela de Cine y luego en la televisión en espacios habituales. En el cine es más fácil que algún productor extranjero te contrate para una película, hace poco trabajé en una producción cubano-italiana, en un papel co-protagónico.

En la televisión hay una discriminación feroz, latente, muy dañina porque no está reconocida, –se ha llegado  a decir que no hay buenos actores de raza negra–, lo cual es una falacia, el teatro está lleno de buenos actores negros, que no llaman, aún después de haber hecho castings. En la televisión de Noruega se ven más negros que aquí.

El racismo está desangrando a esta sociedad. Es una vergüenza que se hagan reuniones para hablar de esto en un país multirracial. En la telenovela cubana no hay ni un personaje negro. Hay un derroche de recursos en telenovelas kilométricas, que no van a ninguna parte. La mediocridad se ha institucionalizado.

HT: Voy a terminar con tres preguntas, defínelas con solo una palabra. ¿La pintura?

DM: Vida

HT: ¿El teatro?

DM: Pasión

HT: ¿Volar?

DM: Entrega

Diaven Molina Valera, escribe en estos momentos un unipersonal, ¿será un reflejo de él mismo?, solo lo sabremos cuando haya terminado de darle los últimos retoques a su personaje y lo lance desde las alturas a volar.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Diaven, artista, piloto y actor cubano”

  1. Marlene Azor dice:

    Me encantó la entrevista y la vida multifacética de Diaven.
    Gracias por presentárnoslo.

  2. Miranda dice:

    Muchos exitos para este multifacetico personaje, me encantaria verlo en “el enano en la botella”, vi la puesta de Gretel Trujillo y ciertamente ese unipersonal se ve extenuante para el actor.

Escriba una respuesta