author photo

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

Venezuela: Apagones, elecciones y fiebre de compras

diciembre 5, 2013 | | |

ELECTIONSCaridad

HAVANA TIMES — Mientras el gobierno de Venezuela acaba de “enterarse” de los precios exorbitantes en muchos comercios, y emprende una Batalla contra los especuladores, ciertos especuladores más bien, como vendedores de equipos electrodomésticos, ropas y zapatos de “marca” y autos; y deja en total y completa calma los comercios de comida, medicina y otros productos de uso diario; un misterioso corte de electricidad dejó oscura a Caracas y algunos Estados del país hace un par de noches.

Como es de esperar, el gobierno enseguida acusa a “ciertos sectores” de la oposición. La oposición acusa al gobierno de ser el único capaz de realizar este corte, con la intención de culparlos a ellos y crear un estado de fervor entre los seguidores del oficialismo, haciéndoles recordar el golpe de estado que ocurrió el 11 de abril de 2002.

Varias veces al mes el gobierno de Nicolás Maduro se les recuerda a los venezolanos que la guerra económica es el primer paso para llegar al golpe de estado.  En tanto, el presidente sigue provocando (muchos piensan que a propósito) la risa de sus oyentes con sus continuos disparates lingüísticos y su constante acusación de un complot en su contra.

ELECTIONSLa gente, en general, hace lo mismo que ha hecho siempre en estos dos últimos meses del año: volverse una masa agresiva y robotizada entrando y saliendo de tiendas para gastar los bonos de fin de año. Esta vez, además, incitados por la fiebre de unas supuestas rebajas de precio impuestas por el gobierno a ciertos comercios, como ya dije.

Las calles se llenan, se forran, se ahogan en papeles y afiches con caras de actores que piden ser elegidos por la multitud en las elecciones municipales este próximo 8 de diciembre. Si, se supone que sean políticos, pero cada bando (si hay que separar en bandos, porque cada día son más similares) se ha empeñado esta vez en presentar sus candidatos con fotos que recuerdan lindos actores de Hollywood. Aunque hay un par de casos en el PSUV que no solo fingen ser actores, sino que en realidad lo son.

Cada vez se busca más en la capacidad de no pensar de la gente, de dejarse llevar por el primer golpe de vista, por lo primero que se escucha.  Se le compra su voto no solo con promesas, sino también con aumento del límite en sus tarjetas de crédito, con mercancías de  reciente fabricación, con rebajas de bebidas alcohólicas y algunos conciertos gratis para los que se sienten “menos consumidores”.  La realidad, no creo que la mayoría de la gente haya hecho mucho para que se le trate de otro modo.

En tanto, conozco a una muchacha a la que se le negó varias veces la entrada, como trabajadora, a instituciones y empresas administradas por el gobierno, la causa: en el referéndum revocatorio de la presidencia de Chávez, votó en contra de que se mantuviera en el poder.

También conozco a otra que sí trabaja en una institución gubernamental, cuya tarea es ir sacando de allí – poco a poco – a personas que no han votado a favor del gobierno. La Lista Tascón, como un fantasma permanente recorre ministerios e instituciones públicas.

En estas elecciones ¿también se filtrará el nombre de quienes no voten por candidatos oficialistas?

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Venezuela: Apagones, elecciones y fiebre de compras”

  1. El Gabo dice:

    A final de cuentas todo se reduce a clientelismo electoral y “los chavos”. Vamos, el ardid del ornitólogo* al mandar a rebajar precios en tiendas de sus contras, tuvo inicialmente un sentido meramente monetario: se sabe que fueron grupos que estaban consiguiendo dólares a precios oficiales para hacerse de mercancía con empresas importadoras para luego revender a precios de dólar “no oficial”, es decir llevarse ganancias exorbitantes en cada producto, todo generado por una corruptela financiera del calibre de la que empleó el gobierno venezolano para beneficiar a sus socios, aliados, comparsas del exterior, sin considerar que sus “enemigos internos” sacarían tajada de aquello. Que pudieron aplicar la vuelta de tuerca para que el agua se les regara menos, eso es verdad, y lo hicieron con doble intensión, golpearon ligeramente a los tenderos contrarios y a su vez acariciaron un poquito al electorado ya cautivo de por sí. El quid del texto de Yordanka realmente está en las listas negras, un mecanismo que se ha manejado en casi toda sociedad sin importar el sistema político imperante, sin que deje de ser reprochable de todas todas, pero lo dramático en este caso radica en que son explícitas las reprimendas, son feroces los cobros de cuentas cuando el borrego se salta las trancas, es una sencilla pero muy considerable diferencia entre esto que encabeza el pajarero y casi el resto de latinoamérica, quizá sólo metiendo también en esa misma clasificación a los hermanos nicas.

    *como a bien tuvo en rebautizar al venezolano Maduro un comentarista de H.T.

Escriba una respuesta