author photo

Dmitri Prieto-Samsonov: Me defino por mi origen indistintamente como cubano-ruso o ruso-cubano. Nací en Moscú, en 1972, de madre rusa y padre cubano; viví en la URSS hasta los 13 años, aunque ya conocía Cuba, pues veníamos casi todos los años de vacaciones. Habito en un quinto piso de un edificio multifamiliar, en Santa Cruz del Norte, cerca del mar. Estudié Bioquímica, Derecho (ambas en La Habana) y Antropología (en Londres). He escrito sobre biología molecular, filosofía y anarquismo, aunque me gusta más leer que escribir. Imparto clases en la Universidad Agraria de La Habana. Creo en Dios y en la posibilidad de una sociedad donde seamos libres. Junto con otra gente, en eso estamos: deshaciendo muros y rutinas.

Televisión cubana: ¿autosabotaje?

diciembre 3, 2013 | | |

Dmitri Prieto

TV cubana.

TV cubana.

HAVANA TIMES — De adolescente, leí el manual investigativo de Curzio Malaparte “Técnica del Golpe de Estado”. El enérgico polígrafo italiano que pasó del fascismo al marxismo para terminar en el catolicismo romano, recomendaba a los aspirantes a golpistas priorizar el uso de la técnica y el involucramiento práctico de los técnicos: es lo que él llama “la táctica de Trotski”.

Los medios de comunicación deben estar entre los primeros blancos del golpe.

Desde una navaja para cortar un cable telefónico, hasta una granada para volar una repetidora radial: todo medio terrorista sería útil, según Malaparte, para tomar el poder.

Para ser sincero, también la literatura soviética, tratando la revolución de octubre de 1917 –una de las indudables inspiraciones de Curzio, quien junto con George Sorel es el autor político más controversialmente tóxico del XX- fue consistente con las imágenes de la “Técnica…”.

Uno se imagina qué harían los bolcheviques con una red de TV, de haber tal cosa bajo el Gobierno Provisional burgués de la primera República Rusa.

Las imágenes no mienten: la TV cubana transmite a cada rato señales de ausencia de señal.

TV cubana.

TV cubana.  No hay señal!

No hay ruido, ni roturas en los televisores: son las repetidoras las que dejan de trasmitir, y se entufan en un cuadro que se muestra permanentemente, fijo en pantalla.

Pueden durar horas. Lo he comprobado personalmente, y en varios canales a la vez.

Alguien dice que es por lo de la introducción de la TV digital; así piensan quienes han instalado en sus casas las opcionales interfaces provisionales experimentales para captar tal TV a modo de prueba.

Yo no tengo nada de eso, pero día a día percibo el fenómeno.

A alguien en la TV y en el gobierno le importa un pepino tal auto-sabotaje.

Para mí, cada vez que lo veo, me recuerda la adolescencia y el genial libro de un Curzio Malaparte.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Televisión cubana: ¿autosabotaje?”

  1. Gabriel dice:

    Dmitri,

    Estoy seguro de que hay unos cuantos periodistas de la televisión cubana que tienen ganas de desmelenarse; tienen ganas de hacer verdadero periodismo de investigación y denuncia.

    Seguramente oíste hablar de Neues Deutchland, el periódico de la República Democrática Alemana que se dedicaba a ensalzar continuamente los logros del estado socialista. En cuanto cayó el Muro de Berlín sacaron una colección de artículos devastadores sobre las magníficas casas de campo y el lujo en el que vivían los jefes comunistas; una maniobra que uno no sabría si describir como de derechas o de izquierdas. El caso es que eso destrozó las posibilidades electorales del Partido Comunista de Alemania Oriental y propició la victoria del partido democristiano de Helmut Kohl en las próximas elecciones.

    Pero lo verdaderamente interesante es que fueron los periodistas del régimen los que divulgaron los abusos del régimen.

    Seguro que hay muchos periodistas de la televisión cubana deseando contar cosas que se callan por miedo.

  2. maritza dice:

    Muy acertado.
    Dimitri,echamos de menos tus análisis
    nos gustaria saber que opinas de los comentarios de correa sobre el capital

Escriba una respuesta