author photo

Erasmo Calzadilla: Qué difícil me resulta introducirme en público; lo he intentado muchas veces pero no me sale. Soy más menos lo que aparento en mis post, añada algunas cualidades impresentables y revuelva; con eso debería bastar para un primer acercamiento. Si quiere profundizar un poco más pídame una cita y espere respuesta.

Murió Bruno

noviembre 21, 2013 | | |

Erasmo Calzadilla

HAVANA TIMES — Nuestra amistad comenzó hace ya casi una década. Todas las noches al regresar a mi barrio, me lo encontraba tirado en el polvo de la parada, viejo, flaco, enfermo de la piel, lento en el andar, hambriento, pero sobre todo triste, muy triste. Nadie sabía decirme de dónde había salido semejante bicho.

Una noche le silbé, me acompañó a casa y le di algo de comida. Luego se volvió rutina y ya lo extrañaba si no lo veía.

Al principio mi familia no quería saber de él y tenía que espantarlo en cuanto devoraba su plato. Entonces Bruno (nombre que yo mismo le di) comenzaba a aullar desconsoladamente. ¿Han visto alguna vez a un doberman grandote y viejo aullando de tristeza? Parte el corazón.

Una noche de frío aproveché que mi familia dormía y lo entré a casa por primera vez; le serví comida y me fui a bañar. ¿Y qué me encuentro al salir del baño? el sarnoso y apestoso plácidamente dormido sobre mi cama, casi envuelto en mi colcha.

Finalmente mi familia le tomó cariño y Bruno se fue quedando; un día un rato, luego más tiempo y así. Cuando lo hube curado y alimentado como dios manda, ya no lucía tan viejo. Se volvió ágil y fuerte, el dominante de la cuadra; y empezó a ser famoso entre la gente, por su porte majestuoso, su nobleza y sus hábitos andariegos. En mi reparto casi nadie sabe mi nombre; más se me conoce por el tipo que anda con Bruno.

Con Bruno

Con Bruno

Me encantaba abrazarlo, revolcarme con él y cuquearlo, aunque a él no le gustaban los juegos violentos. De su amor nos dio infinitas pruebas; cuento una de ellas. Mi padre tiene un terrenito con árboles frutales y cuando Bruno me veía subir a las ramas más altas prendía a aullar y no paraba hasta verme de nuevo en tierra. Entonces me abracaba con sus patonas.

Nuestro mejor momento, la gozadera de verdad la armábamos en los paseos por los montes de las afueras del Reparto. Correteando por caminos solitarios aquel gigante manso se transformaba en un auténtico doberman, brioso y grácil como un corcel de carreras.

¡Qué belleza de gestos! Hecho toda una bestia pero sin pizca de fiereza. Yo lo revolcaba, lo mordía, lo jodía, lo regañaba y nunca en su vida ni gruñó ni sacó los dientes; a mí o a otro ser humano. Su falta de agresividad era tal que siempre me pregunté cómo reaccionaría si alguien me atacaba. Entre los nazis no hubiera durado mucho.

Así fue mientras viví en el Reparto Eléctrico, pero después me mude al barrio de Alamar y lo fui abandonando. Mi familia lo cuidaba pero no era igual. Se llenó de garrapatas, adelgazó, perdió los dientes de viejo, andaba con los ojos lagañosos; luego enfermó y hace unos días murió.

Murió en mis brazos y ahora estoy hecho un lío de triste.

Me reprocho no haber hecho lo suficiente por ese gran amigo, no haberlo cuidado bien, no haber compartido más con él. Tengo mucho remordimiento.

La muerte de los seres queridos es como una lección relámpago acerca de qué es lo que verdaderamente importa en la vida. Luego, con el paso habitual de los días, vamos olvidando la lección y regresamos a ese estado mental en que la muerte parece algo lejano e irreal.

Volverá la salud de otro ser querido a patinar, volveremos a fallarle porque andamos enredados en “cuestiones muy importantes”, volverá el remordimiento a castigarnos cuando ya no tiene remedio. Es un ciclo que se repite una y otra vez pero no en vano. Al menos yo, creo que voy aprendiendo.

Y regresando a Bruno. Solo espero que su recuerdo me acompañe vívido durante mucho tiempo.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

11 respuestas a “Murió Bruno”

  1. Atanasio dice:

    Yo te entiendo. Tengo un weimaraner que ya va para nueve años y es como mi nieto que aun no tengo. es parte de mi vida y tan es asi que el salir de viaje en vacaciones se me convierte en un disgusto de dejarlo por unos días que ni disfruto a plenitud pensando como estará. Ojala la humanidad se comportara como los perros con sus amos, siempre con una mirada de cariño, siempre a tu lado cuando saben que estas enfermo, dispuesto a tolerar algún maltrato injustificado. Quien no es capaz de demostrar amor por su mascota, tampoco es capaz de demostrarlo con otros seres humanos.

  2. Charlene dice:

    Un beso inmenso, Erasmo. Sé cómo querías a Bruno.

  3. EDUARDO dice:

    …excelente homenaje a bruno…estoy seguro que muy merecido….que bueno leer un escrito humano ,aunque trate sobre un perro,sin que se embarre con la estupidez de la politica…gracias….

  4. Miranda dice:

    Siento mucho su tristeza, por la perdida de su Bruno. Pero reconfortace con saber que lo cuido y le dio amor. Contrario a lo que algunos digan son muy dociles los Doberman.

  5. Haroldo Dilla dice:

    Gran Erasmo: lindo tu articulo. Hace unos días comentaba en Facebook un comentario de Jorge Ferrer, un cubano en Barcelona inteligente como pocos, sobre su perro, que casualmente también se llama Bruno. Y le comentaba que convivi 16 y 17 años con mis perritas Coco y Tina. Coco murió hace dos años y Tina murió hace unos meses. Nos separamos un año, cuando tuve que salir para RD, y todavia recuerdo la intensidad del reencuentro, cuando mi hija me las trajo de cuba. Fueron de las mejores amigas que he tenido. Aunque no lo creas, me ayudaron a romper la visión teleológica iluminista/marxista: entendí que los perros si tenían alma.

  6. Isidro dice:

    Nunca he logrado encariñarme con una mascota, pero admito que muchas personas saben crear hermosos lazos de afinidad con distintos animalitos, que se les hacen insustituibles como cualquier familiar. Admiro esa capacidad. Conociendo ya algo de ti, no puedo menos que admirarte un poco más por este obituario.

  7. Alfredo Fernández dice:

    Hola Era:
    Amigo, te acompaño en los sentimientos, personalmente conocí al Bruno y doy fe 100% lo que dices, fue un perro que la tuvo muy dura hasta que se topó contigo. El cariño que te profesó fue en reciprocidad a la humanidad que le brindaste. Lastima que pocas personas quieran a los animales como tú. Hace unos días vi un grafitti en Quito que decía “Los seres humanos somos los nazis de los animales” y al instante me viniste a la cabeza. Gracias por tratar también a los animales, es justo lo que te provee de esa bondad extrema hacia a las personas, pues no creo en las casualidades.

  8. Erasmo dice:

    Gracias a todos por las lindas palabras que me han dicho; me sacaron las lágrimas.

  9. cofradia dice:

    aca no tengo perros……. los tenia en cuba y duran poco para lo que un ser humano vive……. se me murieron 2 alla…… inteligentes, pointers de caza, perros despiertos, acostumbrados a recibir ordenes precisas y ejecutar en consecuencia……… carinosos y bien llevados con todos……… que disfrutan una caceria tanto como el amo y se sienten a sus anchas en ambientes de maleza y tupida vegetacion, buenos nadadores, confiables, buenos amigos……… dificiles de conseguir ( los controla mucho la sociedad de cazadores de cuba) por ser una raza bien definida y entrenada para la labor para la cual han sido disenados y criados……. aqui he querido volver a ellos, pero de nuevo duran poco y calan muy profundo……… nada como un pointer en el medio de la sabana, con una pata levantada, la cola apunta como una daga y la nariz te dice donde esta la presa…… el pointer no se mueve, parece una pintura……. casi ni respira…….. y eso es instinto de cientos de años……..

  10. Armando Chaguaceda dice:

    Compadre, metiste felizmente un terremoto en mi mañana…..para esa isla es una bendición tener personas como tú…

  11. principiante dice:

    Mijito, qué bien tú me caes, esa candidez no pocas veces sabia con la que te expresas. Y sí, no más remilgos y escrúpulos. Nuestros animales, las ‘mascotas’, son nuestra familia. Una vez me dijeron, mientras daba alaridos por una gata que me mató el perro de al lado, que no llorara por animales, que daba mala suerte, y más fuerte berrié. Yo estoy en Europa hace unos meses y lamento tanto haber dejado a mi pastora de 11 años atrás, cuidada por mi familia, pero no es lo mismo, yo soy su ‘mamá’. Es otra de las cruces de la emigración. Atrás quedan nuestros viejos, que no siempre son solo nuestros padres, sino todos esos viejos que ya otros hijos y nietos habían dejado atrás y de los cuales nos encargábamos un poco, y nuestros animalitos leales, que, imagino, se preguntan desconcertados como fue que desaparecieron los arrumacos, la complicidad y el olor de esa mujer o ese hombre que era su hermano más próximo.

Escriba una respuesta