author photo

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.

Yo con Dengue

noviembre 21, 2013 | | |

Osmel Almaguer

Fumigation. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Siempre había visto eso del Dengue como un rollo demasiado lejano; algo por lo que la gente se muere, pero no mi gente. Creo que así piensan muchos y seguirán pensando. Yo, no lo hago.

Hace apenas unos días estuve con el Dengue y aunque no me dio en su variante hemorrágica (que es la que provoca muertes) ahora vivo un poco más avisado. Se dice que la segunda vez que te da, es más peligroso. Hace poco la madre de una amigo casi fallece.

Creo que las experiencias directas con el dolor hacen a la gente más sensible. Los mensajes que advertencia cobran un más nítido significado. Y aunque realmente no padecí dolencias demasiado graves, estuve casi dos semanas inhabilitado.

Fiebres y erupciones en la piel fueron los síntomas más recurrentes, aunque también sufrí de algunos males estomacales. Lo más chocante de todo fue que descubrí que tenía el Dengue luego de una semana de padecimientos, el día que amanecí con la cara hinchada como un guante de béisbol.

En el rato que estuve por el policlínico pasaron como diez casos más de infectados, a quienes se les da la oportunidad de decidir si hospitalizarse o terminar la enfermedad en casa. Todo el mundo —incluyéndome a mí— decidió por la segunda variante.

Realmente los hospitales de este país no están como para desear estar en ellos, a no ser que sea una cuestión imprescindible. Además de que a veces la cosa se complica cuando recoges algún virus o bacteria entre tantos enfermos.

Así que me fui para mi casa con la orientación de beber mucho líquido y usar mosquitero.

El Estado cubano invierte millones en combatir esta enfermedad, sin embargo, hasta el momento, los esfuerzos no han sido todo lo efectivos que se desea.  Existe negligencia entre los fumigadores y los que organizan esta actividad.

Existe gente que no está haciendo lo que debe, es una enfermedad más grave que el Dengue, y más abarcadora.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

4 respuestas a “Yo con Dengue”

  1. Gabriel dice:

    Te deseo una recuperación rápida y completa.

  2. Miranda dice:

    Tomaste una desicion muy sabia de irte a la casa. Que te cures pronto.

  3. necesaria lopez dice:

    El dengue tiene su tiki tiki

  4. El Gabo dice:

    Esto que comentas es medular, junto con la opción de llevar la recuperación en casa. Lo digo porque se habla cada vez con mayor fuerza de la casi disfuncionalidad de los antibióticos con los que se cuenta hoy día. Esto producto del uso irracional, de la automedicación, del mal análisis del padecimiento. En Cuba se ha llevado suave, por diversas razones, la prescripción y uso de antibióticos, esto no le excluye de la posibilidad de caer bajo la misma dinámica en la que se está viendo envuelta la comunidad internacional: la llegada de paseantes extranjeros, las cada vez más constantes idas y vueltas de profesionales y viajeros cubanos, las carencias nutrimentales en la dieta del ciudadano promedio y algunas medidas de higiene que se pierden. Señalar todo esto es achacarle gran porcentaje de responsabilidad al individuo, pero esto para nada exenta la clara omisión del ente gubernamental en labores tan precisas, tan necesarias y que desde siempre se consideraron como triunfos de la revolución, estoy hablando de las medidas preventivas, muchas de las cuales tienen que ver con implementación de recursos monetarios que se están desviando de muchas maneras para propósitos que no precisamente procuran la salud del ciudadano común.

Escriba una respuesta