author photo

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

Cantar a Teresita Fernández sin permiso

noviembre 19, 2013 | | |

Ronda final.

Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES – Este domingo un grupo de jóvenes, sin convocatorias oficiales, permisos firmados, ni micrófonos para la TV, nos reunimos en la hermosa plaza de San Francisco de Asís, en la Habana Vieja, y a nuestro modo rendimos tributo a Teresita Fernández, la cantora de los niños cubanos.

Casi cien personas, enteradas por las más diversas vías, se dieron cita allí. La idea original fue lanzada en Facebook y otras redes sociales, sin demasiadas estrategias divulgativas. Algunos sin Internet (como yo), nos enteramos simplemente de boca de una buena amiga.

Gente buena y linda.

Lo cierto es que fue muy agradable.

Alguien llevó una pequeña laptop, y puso un documental sobre la artista, donde la trovadora, en iconoclasta pose de pies arriba en un sillón, decía sin barnices su propia historia.

Aquello me hizo recordarla en un encuentro hace unos pocos años, en el club Barbaram, frente al Zoo de 26, donde hizo las delicias de los presentes, entre chistes, anécdotas, canciones de adultos y otras infantiles (que los adultos reclamábamos con insistencia).

 

Todos cantamos a Teresita.

En aquel entonces, al pasar frente a mí y otros amigos que esperábamos para entrar, nos dijo en tono pedante: “¿Qué, vienen a ver a una personalidad de la cultura?”, inmediatamente cambió su máscara por su verdadero rostro de jodedora, y en una sonrisa sincera preguntó esta vez “¿Cómo me quedó la actuación?”, y todos reímos aliviados.

Así, en unos segundos, se convirtió en un ser familiar, con quién sabíamos era posible compartir el desdén por las poses almidonadas y correctas de los artistas del patio, demasiado ocupados en portarse bien para lograr una invitación a la TV nacional.

En el encuentro de este domingo cantamos a Teresita, hicimos (lo mejor que pudimos, torpes adultos que somos) una ronda gigantesca que abarcó casi toda la plaza.

Chicos y grandes.

Sin pretensiones de espectáculo ni gala mortuoria, con todos los baches imaginables, todas las desafinaciones posibles, toda la timidez de los atrevidos, fue un ejercicio de libertad, y de agradecimiento.

Imagino que Teresita, escondida en la azotea de algún palacete circundante, retorciendo su tabaco contra la nalga de una estatua de bronce “patrimonio de la humanidad”, se reía de nosotros, cada vez que confundíamos el orden de las estrofas de su canción “Lo feo”.

¡Bien por nosotros! Poco a poco nos vamos sacudiendo “la costra tenaz del coloniaje”, para usar una frase de Villena.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “Cantar a Teresita Fernández sin permiso”

  1. Atanasio dice:

    Felicidades por tan linda y merecida iniciativa

  2. Isidro dice:

    ¡Qué bien ver que la espontaneidad aún tiene cabida entre nosotros! Y muy merecido el homenaje. Si bien resulta innegable que a Teresita se le evocará en primer lugar por su cancionero infantil, es menester asimismo reconocerle su incursión en la balada y otros géneros. Aún resuena en mis oídos Cuando el sol, que Luisa María Güell elevó a la categoría de hit en los años 60. Isbel, ¿cómo se puede “echar mano” al video de Teresita? ¿Hay derechos de autor por medio?

  3. Julian Jimenez Krause dice:

    Muchas gracias a los organizadores y a los participantes de este hermoso homenaje!! Con profundo respeto y agradecimiento a Teresita, vertiendo más de una lágrima por ella, su obra y los recuerdos que me traen, y canturreando muchas de sus canciones, he estado con ustedes desde la llovizna fría y gris de Bruselas.
    Besos y abrazos a todos!

  4. Batto Libertario dice:

    ¡Qué lindo, Isbel!

    Un abrazo a tod@s!

  5. tony dice:

    Isbel, una excelente idea y acto de espontaneidad. Las Plazas no son de nadie en particular. Son para todos. Desde un pueblo lejano en España todo lo que me sale decirte es; ¡Ole!

Escriba una respuesta