author photo

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.

Picadillo de ave…

noviembre 12, 2013 | | |

Osmel Almaguer

Picadillo-de-aveHAVANA TIMES – Cuando un cubano no conoce a base de qué ha sido confeccionada una croqueta, dice que es “croqueta de ave…”, y quien le escucha, completa la frase: “ave-rigua lo que tiene dentro”, entonces todos ríen de la situación.

Pues bien, además de las onzas de picadillo de soya que viene de cuando en cuando a la bodega, y que despachan por la libreta de abastecimiento, a veces te venden un picadillo por la libre que no hay quien se lo coma.

Yo, que soy fans del picadillo casi en todas sus variantes, he sentido ganas de vomitar al llevarlo a la boca. Es una mezcla de harina con pedazos grandes de pellejo, nervios y cartílagos.

Las pocas veces que mi padre lo cocinó, antes de que nos convenciéramos de que “es preferible no comer plato fuerte que comerse el susodicho picadillo”, aquello no cogió sabor alguno, y eso que mi padre le echó todo lo que pudo. Siempre terminábamos comiendo las papas guisadas que le echábamos para agrandarlo.

Así y todo, el precio de esta mercancía es de 10 pesos. Es casi un robo que no se sabe en cuál de las mentes de este país ha sido gestado. Lo cierto es que el producto sigue ahí, y como siempre sucede, nadie hace nada por denunciarlo.

El otro día buscaba en Internet información sobre alimentos transgénicos y animales de granja manipulados genéticamente. Encontré imágenes aterradoras de pollos sin ojos, vacas sin piernas, ni boca, y acusaciones a la Mac Donald’s por estafa.

Me compadecí de los pobres americanos porque en realidad están comiéndose la carne de unos monstruos que no ven.

Tales manipulaciones de la naturaleza son, como mínimo, éticamente cuestionables, también aterradoras, por lo que no las justifico, pero cuando un americano come una hamburguesa, al menos, está comiendo carne.

Luego, ¿qué comemos nosotros en ese picadillo de ave…? ¿Cabezas de pollo trituradas? ¿Patas, vísceras, plumas? ¿Perros muertos? ¿Muertos que eran perros? Lo único que sé es que quien pretende vendernos ese picadillo, pretende que nos convirtamos en carroñeros.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

6 respuestas a “Picadillo de ave…”

  1. 100 % Gusan@ dice:

    Es preferible un huevo. O arroz con frijoles. O arroz solo.

    Ayer me enteré que de la langosta no se come sólo la cola. Tiene un montón de carne entre las patas y la cabeza. Pero en Cuba, que yo supiera, sólo servían las colas.

    Recientemente conversaba con una amiga sobre recetas gastronómicas de diferentes países que no eran otra cosa que una respuesta a la escasez. No veo, en Cuba, ninguna respuesta satisfactoria a la escasez.

  2. Atanasio dice:

    Ni creas gusana que te servian “las colas”. Si venian en el carapacho era langosta, pero era muy comun que te sirvieran algun pescado blanco, como la merluza sin cocinar totalmente, le echaran la salsa coctel y te la vendian como langosta, sobre todo como “coctel de langosta”

    • 100 % Gusan@ dice:

      No lo dudo. Me refería a la expectativa, a lo que se supone que se debe comer.
      ¿Alguna vez alguien en Cuba escuchó que se come maíz seco?

  3. lagiraldilla dice:

    Y yo que creia que el picadillo de soya era parte de la historia de Cuba todavia esta vivito y coleando y miren que para comerse un picadillo de soya tienes que tener un estomago a la Hulk, cuando crees que no se puede inventar nada peor para comer zac……….. te inventan otra cosa peor y tienes que pagar 10 pesos nada de 2 o 3 pesos que uno puede pensar ” bueno mejor comer eso que ir a dormir con la 5ta sinfonia que suena en la barriga ” nooooo 10 pesos pero me pregunto como Osmel todavia sigue pagando 10 pesos por el picadillo de ave mejor una sopita con pan cuesta menos y tiene un mejor sabor

  4. jorgealejandro1 dice:

    “Me compadecí de los pobres americanos porque en realidad están comiéndose la carne de unos monstruos que no ven. ”

    Si es así, no son dignos de compasión, porque se los comen porque les da su reverenda gana: En EEUU carne, pollo y pescado de calidad es lo que se sobra en los supermercados y en restaurantes, que no son caros; y para oos más exigentes, ahí están los mercados de productos orgánicos, un poco más caros, pero no, en demasía. Aquí la comida está literalmente botada.

    Digno de compasión es el pobre cubano que se lo tiene que disparar porque no tiene otra opción. Cubano hay más de uno que vino a conocer los platos de la comida criolla tradicional después que se fue de Cuba. eso sí da lástima, pero, el que come bazofia por gula, no me da ninguna

  5. Cuando visite cuba en el 98 le pedí a mi tío comprar el yogurt de soya pues tenia tanta fama de malo que tenia que probarlo. Mis tíos me miraron con cara horrorizada y tenían miedo que me enfermara así todo les pedí que lo compraran y probé solo una cucharadita. No se como hacen para que el producto sea tan malo. Es puro acido. Yo aquí en US compro leche de soya y sabe perfectamente normal, un sabor de cierta forma cercano a la leche pero aquello de Cuba me imagino que es lo mas parecido a acido de baterías.
    Quien es responsable de esto?

Escriba una respuesta