author photo

Veronica Fernandez: Naci en el pueblo de Regla, al otro lado de la bahia de la Habana. Muchos reglanos, huyendo de la contaminación de la refinería de petróleo, tradicionalmente han ido a vivir en Cojimar. Asi hizo mi familia cuando apenas cumplí cuatro años. Desde niña he sentido atracción por las artes y las letras. La poesía y el ensayo son mis predilectos. Tuve la dicha de estudiar Filología en la Universidad de la Habana con profesores de tallo mayor. Como Capricornio, me encanta la organización, la madurez de las personas, lo romántico de la vida y el desinterés, medula espinal de estos tiempos. Disfruto la comida criollo (arroz blanco, frijoles negros, pork y yuca con mojo) y la italiana, el chocolate y tomar un mojito en el casco histórico de mi ciudad.

Cojimar Dice

octubre 21, 2013 | | |

Veronica Fernández

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Anoche tuve otra de las tantas reuniones de Rendición de Cuentas del delegado del Poder Popular a sus suscriptores. Una vez más, la gente de la comunidad se concentra para escuchar al delegado electo que solo trae un papel que lee públicamente de lo que supuestamente se resolvió y lo que no se ha resuelto.

Al terminar este discurso, pregunta si alguno de los presentes tiene algo que plantear. Muchos se quedan callados. Otros vuelven a argumentar lo que una y otra vez se han cansado de plantear sin solución o respuesta. Este delegado es solo un ente transmisor ya que no tiene potestad ni recursos para resolver situaciones.

En mi caso, hago acto de presencia y me limito a escuchar la mayoría de las veces, pero en esta ocasión me llegó el impulso que pocas veces me llega y hasta yo misma me sorprendí al decidir hacer 2 planteamientos.

El primero de ellos se basaba en una bombilla ubicada en la esquina de mi casa en Cojimar (reparto ubicado al este de la bahía de la Habana) que después que se puso hace unos treinta años, iluminó la calle por pocos años y más nunca quiso hacerlo.

Después de todo este tiempo se han puesto otras bombillas nuevas y esa nunca se ha renovado a pesar de haberse planteado esta situación miles de veces. Es una luz imaginaria porque tiene físicamente el bombillo, pero no ha iluminado nunca más esas calles del reparto.

Por otra parte, no tuve otra alternativa que arremeter contra el tema del transporte en este lugar del mundo. Hace unos días comenzó por el Noticiero de la Televisión Cubana una sección bajo el nombre de Cuba Dice que muestra entrevistas en la calle a personas acerca de diferentes tópicos y en ella apareció una señora muy atormentada con el transporte porque hacia casi una hora que no pasaba.

Me encontraba frente al televisor y cuando escuché semejante historia, solo me sonreí. Inmediatamente pensé que si esas entrevistas hubiesen sido en Cojimar, las problemáticas fueran completamente diferentes ya que los cojimeros somos felices si las guaguas tienen un ciclo de 1 hora.

Yo le comentaba a un amigo que nosotros salimos a esperar la ruta 58 y nunca sabemos cuándo vamos a llegar a nuestro destino. En otra ocasión recuerdo que me dijeron en uno de mis escritos que Cojimar no es Cuba y entonces que es? Acaso es Indonesia o las Filipinas?

Lo que me llama la atención de todo esto y lo recuerdo muy bien es que los famosos sucesos de los balseros del año 1994 comenzaron por este lugar que continua abandonado en las tinieblas y que para resolver cualquier cosa por simple que sea hay que trasladarse y donde para colmo, han puesto un cajero automático hace tres meses y aún no ha sido instalado, por solo mencionar una de las tantas y tantas dificultades que suceden en este pueblito de Cuba.

El mecanismo no está en entrevistar a la gente en lugares céntricos como el Vedado o municipios principales de la capital, la cuestión radica en buscar los lugares que estando incluso, comprendidos dentro de la capital, no son valorados nunca y mucho menos tomados en cuenta a la hora de sacar a luz situaciones críticas que por años han afectado a la población cubana.

Si Cojimar pudiera decir, estoy convencida que dijera mucho más que todas esas entrevistas que se hacen por los medios y que jamás plasmarán la verdadera realidad. Es explicable el por qué sucedieron los hechos del año 94 en Cojimar y mucho menos explicable el por qué la mantienen en el olvido.

No existe razón alguna para que este pueblo dado a conocer al mundo por  el famoso escritor norteamericano Ernest Hemingway, este sucumbiendo y a la espera de una larga espera…

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Una respuesta a “Cojimar Dice”

  1. CubaEsCuento dice:

    Oye, ya quitaron CubaDice? No lo ponen hace rato!!!

Escriba una respuesta