author photo

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

Yubonas en el cumpleaños de santo

octubre 2, 2013 | | |

Jorge Milanés Despaigne

Cosas de la ritual.

Cosas de la ritual.

HAVANA TIMES — Las Yubonas llegaron al cumpleaños de santo y, supuestamente, controlaron todo, desde la entrada hasta la salida.

Esta es una práctica cultural de raíces religiosas africanas traídas por los negros en la época de la esclavitud, y de este modo se les llama en Cuba a las mujeres que se ocupan de todo lo relacionado con el Iyawo al hacerse santo.

Consideradas, como muy importantes en este proceso, porque asisten al Iyawo en el trono; le dan de comer, lo bañan durante una semana y en el intermedio de esta, lo sacan una vez a pasear. Aunque, también existe un padrino que guía todo lo que se debe hacer.

Pasada esta ceremonia —ya no en el trono—, el Iyawo debe vestirse de blanco por un año y celebrar, al término del año, la fiesta en cumplimiento de su santo.

Ayer fui al santo de mi prima, para quien la familia trabajó durante una semana en la preparación de comidas y dulces tradicionales, hechos en casa, para su fiesta. Creí que iba a lo que conocía.

Desde la puerta miraba a  las Yubonas, y me preguntaba: ¿Por qué están tan gordas?

Mi familia ha practicado esto, pero de otra forma; estamos acostumbrados a una gran fiesta donde todos colaboran y participan económica y activamente; algo muy importante, los niños comen primero.

Las Yubonas, sentadas, prohibían lo que para nosotros era normal. Me paré a coger un tostón de plátano e inmediatamente una dijo: No se puede tocar nada, primero las Yubonas. Las miré y —ha decir verdad— estaban insoportables; otra con gran esfuerzo se paró y de la cintura, como un sable, sacó tres jabas de plástico, se acercó a la mesa donde estaba la comida, e inició a recoger de todo lo que había en ella, comenzando por los apetitosos dulces.

Eran las 7:00 p.m., el cansancio y el hambre nos vencía; volteé a mi prima y le dije: Esta es la última vez que cuentas conmigo para tu cumpleaños de santo.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Yubonas en el cumpleaños de santo”

  1. 100 % Gusan@ dice:

    Jajajajajjaaaa, eso sí ha estado super bueno Jorge.

    ¿Y no comiste?

    Yo tenía entendido que en esas celebraciones no se coge comida pa llevar.

  2. Isidro dice:

    No es fácil. Milanés, te tocó el “míster don’t touch de banana, banana belongs to Changó”…’

  3. Kendy dice:

    Jorgito: muy buen articulo, no te preocupes que tus sueños se realizarán, tienes talento de sobra para lograrlos.

    Un abrazo de tu amigo el abogado

Escriba una respuesta