author photo

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

La primera experiencia fuera de Cuba

septiembre 23, 2013 | | |

Jorge Milanes

Street in Quito, Ecuadoor

Calle de Quito, Ecuador.  Foto: wikimedia.org

HAVANA TIMES — El pasado fin de semana mi querido hermano viajó a Ecuador invitado por su hijo; mi sobrino, que decidió realizar sus sueños fuera de Cuba.

Muy temprano en la mañana la insistencia del timbre telefónico nos despertó, al levantar el auricular saludó y afirmó:

“Llegué bien, acabo de levantarme”; decía con emoción.

“Hace un frío tremendo y desde mi ventana veo cuan alto esta la ciudad de Quito, tan alta que, de donde estoy veo los aviones y las nubes por debajo de mí.”

Mi madre y yo escuchábamos atentamente, sabemos que ese comilón solo  piensa en la comida, !y de buena mesa!

“Ayer en la tarde mi hijo y yo paseamos por algunas de las calles de esta maravillosa ciudad y en lo primero que me fijé fue en los autos que ruedan por la ciudad, son muy modernos, los mercados abarrotados de cosas, y lo más importante para mí, la comida barata,” enfatizó esto último.

“Hay de todo”, continuó.

“Pero carísimo. En cuanto a la  comida, tengo que aprovechar el tiempo que voy a estar aquí, probarlo todo. De hecho en un día me como lo que en Cuba como en una semana.”

“¿Y de la bici qué?, le pregunté, porque antes de salir vendió la de él para tener un poco más de dinero.

Hizo silencio y continuó:

“Luna, la esposa de mi hijo, me compró una y le puse como nombre la Nave, te puedes imaginar lo que eso significa para mí, además, te voy a dar envidia cuando regrese a casa. Claro, acuérdate que vine para cumplir una misión y les tengo hecho todo el cimiento de la gran casa en que piensan vivir que, además, ya empieza a tener los gustos más exigentes de Luna, en esto va todo.”

Mi madre visitó Francia invitada por otra hermana mía, llegó a ver ciertas cosas, importantes para ella, que no les fue de su agrado, algo que quedó en su memoria. Ni corta ni perezosa preguntó:

“Hijo, ¿y qué es lo que no te gusta?”

“Tati”, como le llama él cariñosamente, “no me quedo aquí por nada en el mundo, amo mi tierra, mi gente, mi playa además, hay muchos niños e indigentes pidiendo limosnas, en todo caso, es lo que me pone muy mal cada vez que salgo a la calle.” Situación a la que mi madre contestó:

“Quiero ver cuál es el rico que se ha apiada de ti.”

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

7 respuestas a “La primera experiencia fuera de Cuba”

  1. Miranda dice:

    Repugnante esa mente revolucionaria que tienen ellos, heredada de papa Fidel y a su vez de la izquierda de caviar, acostumbrados a ser mendigos y pediguen~os y demandar del dinero ajeno. Porque esta sen~ora no se para por los alrededores del campo de Golf donde estan todos los ricos de su pais, especialmente el hijo del mas rico de todos a ver si se apiadan de ella?. Que cinica la familia entera ninguno sirve , asi es que al brother lo ponen mal los indigentes de Quito cada vez que sale a la calle, me imagino que en la Habana no sale de su casa, no?, yotedigoati, que cien años de dictadura merecen.

  2. Atanasio dice:

    En Ecuador, como en muchos otros lugares se pide limosna, generalmente calderilla, centavos y no siempre se pide para matar el hambre, incluyendo drogas entre otras justificaciones. En Cuba se pide a traves del telefono a la familia en el exterior y no precisamente calderilla sino se pide por centenas de dolares, sin contar a los que acosan a los turistas en todo el pais y no creo lo hagan por hambre, o si?. Tu hermano se debe preguntar por que el tuvo que ser invitado a Ecuador y su mama invitada a Francia, viajes costeados por los que viven afuera y no con el fruto de sus salaries en Cuba.Hay muchas formas de mendingar pero esa es la manida reaccion del que ha vivido siempre bajo la bota: “adentro estamos mal, pero afuera estan peor, asi que prefiero dejarlo todo como esta”

  3. Yossue dice:

    Yo soy cubano tambien, y emigre por varias razones, gracias a mi perseverancia, hoy vivo en USA, en el 1er mundo, les puedo decir a Jorge y su mamita, etc… que todo el que tiene algo en la vida, lo obtubo luchando, y con sacrificio, los ricos como dicen, si te podrian dar la mano, pero no el cuerpo, el cuerpo lo tendria q luchar uno mismo, en el capitalismo hay que trabajar y luchar durisimo, PERO SE OBTIENE UN FRUTO, en el capitalismo Ud sera capaz de hacer, segun Ud mismo, pero vuelvo y repito, SE VEN LOS FRUTOS, SE ES LIBRE, etc… y ademas quisiera anadir un detalle mas, VEAN LAS FOTOS DE CUBA Y LOS CUBANOS, Y VERA EL HAMBRE A LA QUE ESTAN SOMETIDOS Y CONDENADOS REFLEJADA EN SUS ROSTROS,… Yo amo a mi pais, y nunca lo dejare de amar, sus playas, puedo garantizar que son unicas por sus condiciones NATURALES, cito: PERO NO HAY LIBERTAD, Y DONDE NO EXISTA LIBERTAD NO PUEDE HABER PROGRESO !

  4. ANA dice:

    me da risa el post, le parece que ve muchos mendigos, que obviamente los debe haber como en muchos lugares del mundo, no los hay en Cuba con un salario de 20 dolares??? por favor,,,,,,,,,,el resto del mundo si quiere viajar nos costeamos nosostros nuestros gastos no estamos pensando que un pariente lo haga,,,,eso no es mendigar????? o como se llama eso en Cuba???

  5. Gabriel dice:

    En Ecuador existen mendigos porque no hay ninguna ley que los prohíba y porque pedir dinero es para mucha gente el procedimiento más cómodo y eficaz de alcanzar algunos ingresos; un procedimiento que funciona gracias a que hay muchas gente dispuesta a regalar dinero a cambio de nada.

    Bajo los mismos parámetros, en Cuba también habría mendicidad, porque en Cuba también existe mucha gente con recursos muy bajos.

  6. el_yoyo dice:

    Me pregunto ¿Cómo es que no has visto mendigos en La Habana?

    – ¿No has visto buzos en los latones de basura de restaurantes?
    – ¿No has visto a personas de edad avanzada pedir limosnas en las calles de Cuba y/o vender periódicos porque la pensión es tan miserable que no les alcanza para comer tres días?
    – Posiblemente no hayas visto mendigos vestidos de oficiales de aduana o con la bata de médico pidiendo regalos y hasta caramelos a los que llegan a Cuba por el aeripuerto José Martí, pero los verás cuando regreses.
    – No has visto a millones de trabajadores cubanos trabajando por 15 dolares al mes cuando un litro de leche vale 1,50? ¿No son mendigos?
    – ¿Qué cosa es tu hermano sino un mendigo? ¿quién pagó su viaje? ¿Quién paga su hospedaje, su comida y posiblemente hasta su pasaporte y tramites? ¿Quién pagó la bicicleta con la que va a especular en Cuba cuando regrese? Luna, la esposa de mi hijo, me compró una…

Escriba una respuesta