author photo

Armando Chaguaceda: Mi currículo vitae me presenta como historiador y cientista político...yo prefiero insistir en que soy, además, activista, escritor y amante de los tostones, el congrí y el casino mal bailado....tengo dependencia de mar y los amigos, y la ausencia prolongada de ambos me provocan crisis periódicas de "tristalgia"...soy de una generación inclasificable, que recogió todas las frustraciones y promesas de la Revolución...y que hoy resiste en la isla o se abre camino por mil sitios de este mundo, llevando a Cuba en el corazón y tratando de seguir siendo humanos sin morir en el intento.

Impresiones de un bárbaro en Roma

julio 5, 2013 | | |

Armando Chaguaceda

HAVANA TIMES — Hace semanas que tenía pendiente esta crónica. Me la piden amigos, los colegas editores de HT y hasta conocidos extrañados por mi silencio en las redes sociales.

Pero, sobre todo, trataba de convencerme de que podría decir algo distinto, interesante, más allá de la crónica de viajero – como podría haber sido la de cualquier galo o bretón que visitase el corazón del Imperio romano- o el incompleto análisis de un mundo complejo como el estadounidense.

Así que, ahora que me decido, intento encontrar en mis recuerdos las cosas que más me impresionaron del viaje.

Y me doy cuenta que no fueron las construcciones impresionantes, la organización de la sociedad, los paisajes hermosos. Aclaro: no es que me desagradasen el bullicioso cosmopolitismo neoyorkino, el ordenado urbanismo de Washington o el ambiente tropical de Miami. Pero resulta que me impactaron más olores, actitudes y credos que creí percibir en esa multicolor población que habita al vecino del Norte.

Lo primero que más me sacudió fue percibir, al menos en los tiempos y lugares por los que merodeé, una presencia constante de la bandera de las barras y estrellas. Sobre jardines y fachadas de casas, en autos y comercios, en instituciones y parques públicos, la enseña nacional ondeaba orgullosa a la vista de todos los visitantes, que nos tomábamos fotos tratando de dejar huellas de nuestro paso para el álbum familiar.

Y la impresión que me quedó, hablando con varios locales, era una suerte de íntimo afecto por ese símbolo, cual si fuese tierra neutral entre los credos, razas, procedencias nacionales e ideologías que conforman la identidad estadounidense.

Otro detalle, estrechamente ligado al anterior, que acompañó –e incomodó- toda mi estancia, fue las muestras de segregación y hostilidad que percibí, en diálogos y actitudes, entre personas procedentes de los grupos subalternos de la nación americana.

Afroamericanos, latinos, descendientes de latinos, cubanos –estos últimos, un grupo especial- me hablaban, una vez superado el momento de la desconfianza, con mezcla de recelo y rechazo de los otros habitantes no WASP, de aquella prodiga tierra.

Era como si no compartiesen suerte de insertarse –salvo los migrantes cubanos, por razones muy particulares y contingentes- en los escalones menos favorecidos de la sociedad y economía norteñas.

Lo último –pero no por ello menos importante- es la huella que dejaron en mis papilas y fosas nasales los efluvios de la cocina cubana, reencontrada, en toda su magnificencia, en Miami.

Desde Versalles a La Carreta, del Palacio de los Jugos al Mojito, mis reencuentros con las croquetas y los pastelitos de guayaba, con las champolas y el lechón con congrí y yuca frita desataron las pasiones y jugos gástricos, llevándome a preguntar si los cubanos no podríamos acuñar la categoría del exilio o emigración gastronómicos.

Y que conste que ese juego con los placeres alimenticios nos arrastro a varios de los recién llegados, que coincidimos en foros académicos de la Florida International University o en los pasillos de Latin American Studies Association. Pero sobre este último tema ya tendré que contarles en próxima(s) entrega(s).

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “Impresiones de un bárbaro en Roma”

  1. Rigo dice:

    Nunca habia yo comido una Medianoche antes de visitar a Miami. Que delicia! Ahora ya se puede encontrar nuevemente en La Habana pero nunca con el sabor del que comí en Miami…

  2. 100 % Gusan@ dice:

    Pero Miami estaba aburrida?

  3. Isidro dice:

    Evidente e inevitablemente, en el periplo ganaste unas cuantas libras.

  4. Gabriel dice:

    Hay una parte del alma de Cuba que desapareció en La Isla y se conserva entre los exiliados. Es la Cuba de los Reyes Magos, La Virgen del Cobre y la cocina cubana.

    Sin duda las esencias de la nación cubana se recuperarán en cuanto la libertad vuelva a Cuba.

  5. Edna Pándura dice:

    Armando y Joahanna:
    Que gusto saber de Ustedes por este medio y que hayan tenido la oportunidad de conocer finalmente el “Imperio” y que tengan su propia impresión, para que nadie les cuente. Sigan adelante con su vida, cosechando éxitos y espero verlos pronto.

Escriba una respuesta