author photo

Veronica Fernandez: Naci en el pueblo de Regla, al otro lado de la bahia de la Habana. Muchos reglanos, huyendo de la contaminación de la refinería de petróleo, tradicionalmente han ido a vivir en Cojimar. Asi hizo mi familia cuando apenas cumplí cuatro años. Desde niña he sentido atracción por las artes y las letras. La poesía y el ensayo son mis predilectos. Tuve la dicha de estudiar Filología en la Universidad de la Habana con profesores de tallo mayor. Como Capricornio, me encanta la organización, la madurez de las personas, lo romántico de la vida y el desinterés, medula espinal de estos tiempos. Disfruto la comida criollo (arroz blanco, frijoles negros, pork y yuca con mojo) y la italiana, el chocolate y tomar un mojito en el casco histórico de mi ciudad.

Cuba vive una involución

mayo 14, 2013 | | |

Veronica Fernandez

HAVANA TIMES — Mientras la gente en las calles de Cuba se desvanece pensando qué va a comer o cocinar cuando lleguen a sus casas, se realiza aquí en Cojímar, como es habitual por muchos años, el torneo de la pesca de la aguja Ernest Hemingway, en homenaje al famoso escritor norteamericano, aunque yo dijera que más que un homenaje, es un descrédito a su figura.

Este evento, que comenzó como todo, muy bien, en la medida que transcurre se tergiversa más y lo digo por muchas razones.

Ya no se ve ni el fantasma de un pescado que era expuesto en cada edición por ninguna parte, tampoco aparece la sombra de alguna u otra embarcación de pesca.

En pleno evento se puede ver un pintor de brocha gorda dándole un retoque al busto de Hemingway. Se combina la distracción infantil con los tanques o pipas de bebida.

¿En qué se ha convertido este escenario? Como toda llamada fiesta popular cubana en los últimos tiempos, existe una predilección por la oferta de bebidas alcohólicas, algunos timbiriches gastronómicos y la música de reggaetón que inunda los iodos a la gente por sus altos decibeles y que no permite la comunicación de forma normal o placentera, por lo que se está obligado a gritar.

Hay quienes disfrutan de estos mal llamados espectáculos. Hay quienes nunca asistirán. Hay quien va por solo un rato pensando que pudiera ser diferente al anterior y cuando choca con la realidad, se retira isofacto. Ese es mi caso.

Mientras había fiesta y pachanga, como dice el cubano, en el parque de Cojímar (situado al este de la bahía de la Habana), el panorama era entristecedor en todos los sentidos. Muy cerca de este lugar y frente a una panadería, se encontraba otro espectáculo que también pude fotografiar.

Hace más de un mes, una brigada estatal rompió una buena parte de la calle con el objetivo de arreglarla o más bien, desarreglarla, pues aún no he visto los mejores resultados de este empeño.

Como este, son miles de ejemplos de deterioro de la sociedad cubana. Estoy convencida que estos grandes contrastes no se hacen exprofeso, pues se quiere o se intenta mantener a la gente entretenida como si fueran robots para que no piensen, no analicen y no reflexionen, no vean más allá, no se percaten cómo estamos viviendo y mucho menos, puedan tener la capacidad para razonar.

Estamos viajando hacia la semilla, como dijera Carpentier. El proceso involutivo nos tritura cada día. Aquí, la teoría de Darwin de la evolución de las especies, es un gran mito.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

7 respuestas a “Cuba vive una involución”

  1. Skipper dice:

    ¿”isofacto”?… es ipsofacto, con “P” de Por favor…

  2. Marlene Azor dice:

    Verónica me gustó mucho tu post. Es cierto que cuando narras el supuesto homenaje a Hemingway, uno espera otro tipo de actividades. Cuando describes en qué se ha convertido, me dan ganas de salir corriendo como tú.
    Gracias por tu testimonio sobre la realidad.
    Te mando un abrazo.

  3. Isidro dice:

    Ah, Verónica…¿la gente se “desvanece” o “se devana los sesos”?

  4. Helkaraxe dice:

    Jejejeje seguramente en cualquier pais del mundo se pueden hacer fotos como esa, tambien aqui en la bella Italia, solo hay que ver programas como “Stricia la Noticia” que cada dia muestra cosas mucho peores que esa, mmm solo que ese programa lo puede ver todo el mundo si quiere. A quien va dirigido este articulo? Tal vez ayudara a que se arregle el problema? O solo busca desacreditar a algo o a alguien?

  5. Elio dice:

    En primer lugar, Cojímar no es Cuba. Tal vez allí necesiten cambiar los delegados escogidos por el pueblo en las pasadas elecciones. Con este artículo no se arregla edl problema, pues solo busca desacreditar al gobierno cubano. Yo te puedo asegurar, con miles de ejemplos que no cabrían aquí, que Cuba evoluciona y avanza en todos los sentidos y si no lo hace más rápido es porque no nos dejan, con ese bloqueo que trata de matarnos de hambre y enfermedades, pero los cubanos sabemos bien donde están los enemigos y dónde están los amigos.

    • Javier dice:

      Elio,

      El “enemigo” somos nosotros mismos. Cojimar esta en Cuba, no en Haiti. Y no es el unico lugar donde se ven estas cosas y tu lo sabes. Hay tambien cosas buenas y avances, pero esa actitud de conformismo no va a hacer avanzar el pais. Actuando como el avestruz no se van a solucionar los problemas. Tambien debo decir que es mas facil criticar que proponer soluciones, porque estas no van a venir solas.
      Y si, cuando se hacen actividades de corte ” popular”, eso que se describe es lo que prima
      : la “pipa” de cerveza, la musica de moda estridente y la chabacaneria campeando a sus anchas. Al pueblo pan y circo,

  6. jose ignacio gonzalez dice:

    Pues yo vivi algo parecido!
    Viviendo en europa siempre que he ido a cuba lo he hecho en meses de verano.En este año fui en febrero, me hacía especial ilusión porque, entre otras cosas no soportaría el calor de julio y agosto, ni la muchedumbre veraniega, y lo más especial es q por fin iba a estar presente en la feria del libro, un chollo!.Pero vaya experiencia, ,escogi el penultimomo día de la feria en la havana!Mucha gente, desorden total, matazon por unos libritos de colorear para niños, griteria, regueton a to meter, colas sobre todo para fomer pollo y tomar cervezas,, indiciplinas en su esplendor, mucho sol y calor en febrero, sin agua y sin cestos para echar a la basura, vaya experiencia!, no voy más auna feria de estas,.En los stands los dependientes, q estaban puestos para esperar el almuerzo, me decian q los dias mejores eran entre semana y bien temprano, me lo pensaré para la próxima, Ah! Y en la tele como siempre viviendo en otro planeta con las informaciones de la feria.!

Escriba una respuesta