author photo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.

Por una dictadura del proletariado compasiva

mayo 6, 2013 | | |

María Matienzo Puerto

Foto: Caridad

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — ¿Hay compasión en el socialismo? Parece que sí, según la Dra Mayra Espina, actualmente investigadora de Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, radicado en el Vedado, La Habana. La pregunta también sirvió de título para que una vez más los dominicos abrieran al público las puertas del Convento San Juan de Letrán.

Lo confieso. No tuve la resistencia que se debe tener en estos casos para llegar al final. Me sentí cansada de escuchar discursos plagados de falsa modestia, evasivas, donde al final, el culpable de que aquí en Cuba no funcionara un proyecto social más justo, sería el proletariado. Clase social que en nuestra realidad no decide nada, aun cuando algunos se empeñen en decir que esta es su dictadura.

En los primeros diez minutos la investigadora agradecía la acogida y recordaba su primera presentación en ese mismo sitio cuando habló de pobreza. A los veinte minutos de conferencia solo había rebasado los conceptos de compasión según las miradas laicas, bíblicas y budista, y a penas se adentraba en un entramado de conceptos en el que el socialismo siempre salía victorioso. Ella misma lo confesó al auditorio. No se estaba hablando solo de la bipolaridad del mundo, si no de un tema que había ido ganando en matices.

A los treinta minutos ya estaba repasando lo malo que son los socialismos que han asumido algunos países de Europa, para adentrarse en lo ideal que es el socialismo marxista.

Habló de América Latina donde hay diversas maneras de asumir esta filosofía. Sin ser una experta en el tema se refiere al caso de Venezuela, —que según la Dra.— no privatiza de un modo radical, pero va creando una economía paralela.

Mencionó además a Ecuador y Brasil que evidentemente por el crecimiento económico, han sabido establecer un diálogo entre izquierda y economía de mercado, empresas privadas y burguesía, menos radical que el caso Cuba.

Entonces las frases “internacionalismo proletario”, “colectividad”, “no competitividad”, “propiedad social”, “propiedad estatal” “sin explotación”, “expropiación de bienes”, entre otras, poblaron la pantalla con el Power point.

El discurso evasivo siguió cuando en el minuto cuarenta decidí levantarme y salir. No había llegado aun a cuál de todas las propuestas de socialismo nos había tocado a nosotros los cubanos, y al paso que iba la Dra., dudo que fuera a trastear ese tema.

De todas formas sabemos cuál nos tocó.

La más jodida de todas las propuestas donde nadie ve progreso ni la economía se repone porque se invierte demasiado en politiquería.

Nos tocó la que la colectividad o el “nosotros” es el pretexto para ahogar cualquier intento de crecimiento personal, donde la pluralidad de criterios es una farsa (sobre este tópico hemos tenido muestras recientes), donde la gente no guarda compasión por nadie porque la ley es sobrevivir y la juventud emigra en bandadas.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

4 respuestas a “Por una dictadura del proletariado compasiva”

  1. Durcel dice:

    Mayra Espino es una persona de muy pocas luces que a fuerza de empujones y de decir siempre lo que la gente quiere oir, se ha convertido en una gran figura del corral academic cubano

  2. Marlene Azor dice:

    María, cuando llegué a la variante de socialismo que nos tocó, me sacaste la carcajada. Tienes toda la razón.
    De nada vale los análisis teóricos sino están conectados con la realidad. Y la realidad es esa que dices al menos la que vive la inmensa mayoría de la población.
    Mayra Espina es una muy buena intelectual cubana, pero los académicos cubanos dentro del país sufren de uuna mordaza de hierro. Decir lo que realmente piensan es pasar abiertamente a la disidencia y eso tiene un precio muy alto.
    Te felicito por tu post porque saca a relucir un problema serio de los tantos que tenemos, la persistente intención de invisibilizar la realidad en una especie de esquizofrenia que nos condena al ridículo.

  3. Alfredo Fernández dice:

    En lo personal creo que Mayra Espino es una importante intelectual dentro de la zarandeada sociología cubana, para mi fue una mujer que en otrora tuvo sus innegables luces, más el miedo a perder lo poco que tiene, un pésimo salario y algún que otro viajecito a algún evento de vez en cuando, le hacen entender lo inentendible, justificar lo injustificable, en fin, Mayra hoy por hoy lo que da es pena.

  4. gaabriel dice:

    María, hazme un favor,

    Visita la siguiente página:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Lista_de_pa%C3%ADses_por_igualdad_de_ingreso

    Contiene un listado de países según su coeficiente de Gini, es decir, según la igualdad de ingresos de sus habitantes. Por favor, baja ese listado e imprímelo. Después enrolla el papel en forma de canuto, visita a Mayra Espina y dale fuerte en la cabeza con ese canuto de papel.

    Te lo digo porque según esos datos de la ONU, Cuba tiene unas desigualdades sociales mayores que todos los países europeo menos Rusia, que Etiopía, que Paquistán y hasta que Malí y Burundi. En un listado de 160 países ocupa el lugar 79.

    Para acabar con tantas desigualdades sociales no valió la pena meterse en el Comunismo.

Escriba una respuesta