author photo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.

Brindis por la libertad

abril 30, 2013 | | |

María Matienzo Puerto

La cobardía hace la pregunta: ¿es seguro? La conveniencia hace la pregunta: ¿es político? La vanidad hace la pregunta: ¿es popular? Pero la conciencia hace la pregunta: ¿es correcto? Y llega el momento en que uno debe tomar una posición que no es segura, ni política, ni popular. Pero uno debe tomarla porque es la correcta.  – Martin Luther King

mariaHAVANA TIMES — Tengo menos peso sobre los hombros, lo que no significa que no tenga ahora más responsabilidad. Pero dejar el trabajo y romper las relaciones de dependencia que me ataban a un salario miserable, de alguna manera, me han liberado.

Es verdad lo que me dijo mi amigo Jose hace unos días. Es increíble lo avasallante que pueden ser los trabajos en Cuba, donde la gente no solo trabaja poco porque no quiera, si no porque hay mecanismos de producción que apenas funcionan porque el totalitarismo y la burocracia, pueden más.

Dejé atrás amigos, que aunque no compartamos posiciones políticas, indiscutiblemente, son buenas personas. Fue una decisión bien tomada. Meditada desde hace meses. Aun cuando algunos crean que ha sido una locura porque mientras muchos intentan conservar sus vínculos con el Estado, yo decido romper con ellos.

Quizás, la frase de Luther King que me regaló Eduardo haya sido el catalizador, pero me cansé de no ser confiable, de estar en la total oscuridad, de tener que pensar cien veces lo que voy a decir para que no me alerten porque estoy hablando de más.

No era solo el salario.

De repente me di cuenta que había llegado a un callejón sin salida donde no era posible avanzar más ni hacia ninguna dirección.

Es una cuestión de dignidad. Si no es demasiado romántico o utópico hablar de esta manera.

Los miedos a las rupturas inmovilizan. La gente no solo le tiene miedo al poder sino al cambio, a lo desconocido. Por las reacciones de algunos a mi alrededor me di cuenta que la situación de Cuba ante una posible nueva Cuba, es más compleja de lo que imaginamos.

Somos parte de una falsa idea de seguridad; de una autoestima basada en la mutilación de las capacidades. Eso, unido a la desinformación y a las presiones de la miseria, no quedan fuerzas para mucho más que aceptar lo que te digan.

Esto lo sé porque lo acabo de vivir en mi propia piel.

Felizmente ahora estoy sentada frente a mi laptop, libre, y con deseos de brindar por los que han sabido romper en el momento justo.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

6 respuestas a “Brindis por la libertad”

  1. Marlene Azor dice:

    ´María excelente tu post, te felicito.
    Mientras trabajé en Cuba, tenía que luchar a contra corriente para poder hacer mi trabajo.Tenía más obstáculos que facilidades para hacerlo. Todo está diseñado para que no trabajes y atiendas todas las cosas colaterales como las movilizaciones, la firma de aceptación para participar en los actos de repudio, las guardias, las reuniones sobre los méritos para las bicicletas o la reunión sindical para bajar tareas no pedidas por los trabajadores.En fin, que trabajar era lo que menos se podía.
    Te felicito por tu ruptura porque como bien dices no hay promoción de nada, y porque hayas decidido que la única manera de crecer como profesional y ser humano es al margen del Estado, vistas las condiciones a las que te somete: vegetar y además la autocensura. Si tratas de arreglar algo, sólo consigues que te pase la trituradora del Estado por encima. Esa es la historia de varias generaciones de cubanos.

  2. Armando Chaguaceda dice:

    Que decirte? mucha suerte, abrazos y admiración por tu pequeño gran acto de rebeldía….

  3. Alfredo Fernández dice:

    Hola María.
    Te felicito por tu inmensa valentía cuando viví en Cuba siempre me sentí cómplice de una maquinaria mediocre y totalizadora que me obligaba a trabajar como un esclavo por 20 míseros dolares al mes, y eso que era investigador de la Academia de Ciencias.
    Tu decisión, de la que nunca te arrepentirás, solo te hace más libre.
    Genial el pensamiento de MLK.
    Saludos

  4. Karel Negrete dice:

    Hola Maria
    Ante todo, valiente desicion has tomado. Trabajar en Cuba es complicado no solo por la falta de recursos, sino por las personas y diregentes absurdos que nos rodean. Aunque diferente a otros comentarios me gustaba lo que hacia en mi trabajo y por momentos me senti realizado y no tuve presion de ningun tipo porque todos sabian lo que pensaba y no me obligue hacer nada que no queria. Es por ello que aun por 20 cuc iba a trabajar todos los meses. Pero estamos claro, el misero sueldo y la incompentencia de muchos hacen que nos sintamos presos y frustrados de nuestros suenos, y no queda otra opcion que dejarlo todo y empezar de nuevo.
    Que hacias tu? A que te dedicabas especificamente?
    Mucha suerte!!

  5. 100 % Gusan@ dice:

    Felicidades!!

  6. Niemand dice:

    Maria te felicito lograste un trozo de libertad que no se compensa con ningun salario , yo lo alcance hace 20 anos y vale la pene aunque al inicio el cambio a la nueva situacion da un poco de miedo , luego ese trozo de libertad me resulto pequeno y fui a por mas , ahora tengo lo que nos es dado por naturaleza , todos nacemos libres . Tienes unos principios muy solidos , Saludos y suerte .

Escriba una respuesta