author photo

Yenisel Rodriguez Perez: Viví en Cuba hasta el 30 de Marzo del 2013. En la actualidad resido en la ciudad de Miami junto a mi padre. A pesar de las noventa millas que separan a una ciudad de otra, en ambos sitios encuentro motivos profundos para asumir una militancia política y popular. Mi encuentro con la Antropología Sociocultural hace 8 años atrás, me ha alistado en el compromiso de amor a la diversidad cultural.

Alianza intergeneracional en la Comunidad Cubano-Americana de Miami

abril 17, 2013 | | |

Yenisel Rodríguez Pérez

Figura-1HAVANA TIMES — Ahora vivo en la ciudad de Miami junto a mi padre. El rencuentro nos ha permitido rehacer el afecto familiar. Más allá de esto, han sobrevenido sutiles desacuerdos.

En asuntos políticos representamos dos generaciones de inmigrantes que vivieron el totalitarismo castrista desde posiciones diferentes. Cada cual sujeto al régimen único, pero con matices profundos que diferencian muchas de nuestra vivencias.

Y lo que nos sucede es expresión del ambiente intergeneracional en la Comunidad Cubano-Americana de Miami. En nuestro caso, y en el de nuestras respectivas generaciones, el desconocimiento de la experiencia ajena se impone.

Muchos confrontamos nuestra experiencia de vida en Cuba con aquellas que no refrendan el sentido que buscamos trasmitir. Y de este contrapunteo emerge un ambiente de negación que compromete el entendimiento colectivo y el consenso democrático de intereses.

Y no me refiero al consenso mediático o a los grandes poderes. Apunto a la vida cotidiana, al imaginario político del cubano y de la cubana común de Miami.

¿Política cotidiana, y en Miami?

Algunos pudieran exasperarse con la frase “política cotidiana”, pero me atrevo a defender el concepto.

¿Cómo nombrar esa complicidad del sentido común con el discurso imperial norteamericano? Una ideología que compromete a gran parte de la Comunidad Cubano-Americana con el “culto a la fatalidad” de una Cuba futura, como diría una colega.

Culto a la fatalidad que impide repensar el pasado desde un presente con porvenir para todos. Un presente que no debe desconocer el actual autoritarismo del gobierno cubano, pero que a la vez precisa comprometerse con los retos contemporáneos y globales.

Lo mismo se puede decir de ese otro sentido común, minoritario, que se suma a la demagogia de la Revolución Cubana y al castrismo light.

Fuera de los extremos es donde debemos asentar los diálogos y los consensos. Son estas acciones las que llenan de bienestar la vida familiar y comunitaria.

Contribuir a reforzar la alianza de generaciones al interior de la Comunidad Cubano-Americana de Miami, pudiera ser ese punto de partida que ayude a revitalizar el activismo político por estas tierras.

En Cuba, aunque no con todo el ímpetu que merecía, me propuse objetivos más centrados en el cambio social. Ahora me dirijo a la construcción de un ambiente ecuménico y crítico entre emigrados cubanos.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

4 respuestas a “Alianza intergeneracional en la Comunidad Cubano-Americana de Miami”

  1. EDUARDO dice:

    saludos…se ve que es mas facil criticar al castrismo en cuba que tener una opinion diferente a la del exilio de miami…mucho escribiste,mucha retorica y mucho floreo pero no dijiste nada…suerte …

    • Mercedes dice:

      En Miami si hay voces discordante con el llamado Exilio Historico, con programas de radio inclusive. Edmundo Garcia como ejemplo.
      Algunas personalidades cubano americanas le dieron su apoyo a Obama, contrario la repulbicania del Exilio Historico.
      Por favor, comparar la libertad de aqui con la de Cuba? De verdad?

  2. Atanasio dice:

    Yenisel. Por suerte en Miami puedes criticar lo que te de la gana que de alguna respuesta negativa nada pasara y es parte de la libertad de expresarte. En Miami hay muchas voces que difieren de la mayoria del cubano de alli: el fallecido Aruca, Edmundo Garcia, y unos cuantos mas.

  3. Tony dice:

    En ninguno de los lados del estrecho hay mucha libertad de expresión. Todos estamos en eso. Hay mucho que hacer. Suerte,

Escriba una respuesta