author photo

Yanelys Nuñez Leyva: Soy una estudiante universitaria y aunque procedo de una generación nacida a principios de los ‘90, que sufrió muchas de las funestas experimentaciones implementadas en el sector educacional cubano, marcando profundamente nuestro desarrollo como entes sociales pensantes; creo en el poder del conocimiento y en la fuerza de las creaciones artísticas para defender derechos y principios. Mi pretensión es, pues, compartir mis inquietudes y vivencias desde el respeto y el diálogo, buscando en ese proceso una mayor paz interior.

Recordando la exposición “Volumen Uno”

enero 18, 2013 | | |

Yanelys Nuñez Leyva

HAVANA TIMES — Al celebrarse el 14 enero, un aniversario más de la inauguración en 1981 de la muestra Volumen Uno; trato de imaginarme cuál sería la mejor forma de rendirle homenaje  a esa importante exposición que marcó un hito en la historia de las Artes Plásticas en Cuba.

Buenas opciones serían: un ciclo de conferencias o un panel informativo, pero desde mi humilde posición solo puedo dedicarle unas cuantas palabras:

Volumen Uno se realizó en el entonces  Centro de Arte Internacional de Ciudad de La Habana (ubicado en la calle San Rafael) y en ella participaron un grupo de jóvenes que no excedían los 25 años de edad.

A saber: Flavio Garcíandía, Tomás Sánchez, José Manuel Fors, José Bedia, Gustavo Pérez, Ricardo Rodríguez, Leandro Soto, Israel León, Juan Francisco Elso, Rubén Torres y Rogelio López Marín (Gory).

La impronta de esta exposición se hizo evidente en diferentes órdenes, partiendo de los criterios promocionales y de montaje de las piezas en las galerías, hasta la selección de los temas y las problemáticas a abordar por los artistas.

Eso, sin dejar de mencionar, lo que el desaparecido estudioso cubano Rufo Caballero llamó: el legado más trascedente de la muestra: la investigación como premisa del hecho artístico, el acto de creación cual un proceso de cognición tanto en su génesis como en su destino.

De esta manera, Volumen Uno se levantó como estandarte de una época (la década de 1980) y de una generación movida por un espíritu vanguardista; que miraba a sus héroes, a su historia y a su realidad desde un prisma novedoso, profundamente cubano a la vez que universal.

La riqueza y la variedad de estilos que confluyeron en esa muestra (expresionismo abstracto, neofiguración, pop art, arte conceptual, etc.) llevó a Gerardo Mosquera, autor de las palabras del catálogo, a afirmar que: todos ellos (los creadores) han sido sensibles a las últimas direcciones de búsqueda en la evolución del arte. A partir de las cuales han intentado decir su palabra propia, pues creen que el lenguaje estético ha de marchar al ritmo de su tiempo.

No hay dudas, Volumen Uno, constituyó un fenómeno de ruptura, una sacudida para la plástica y para el pensamiento artístico. Un espacio para la experimentación y el desafío.
—–

* Rufo Caballero. La década prodigiosa. Texto publicado en el Caimán Barbudo, La Habana, agosto, 1990, 12 – 15.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Recordando la exposición “Volumen Uno””

  1. Isidro dice:

    Creo que Volumen Uno cristalizó un proceso que se venía gestando desde pocos años atrás, en particular en la Academia San Alejandro. Es probable que nunca en la historia de las artes plásticas cubanas contemporáenas hayan coincidido tantos talentos dentro de un mismo espacio y en un particular período de tiempo. Me refiero a los años de 1972 a 1976 (¡apenas un quinquenio!), cuando se graduaron, matricularon o prosiguieron estudios en San Alejandro, Elso, Fors, Bedia, León, Torres, Rodriguez Brey, Pérez Acosta…(Soto, Garciandía y Sánchez se graduaban por esos años, o poco antes, pero en la ENA). A ellos habría que agregar otros valores de ese grupo que no estuvieron en Volumen Uno, pero que hoy son figuras inconográficas de la época: Arturo Cuenca, Consuelo Castañeda, Humberto Castro, Aldito Menéndez….Hoy casi todos viven fuera de Cuba. Lo sucedido con esa generación planteó un desafío y debate hasta hoy insolubles para la sociedad cubana de entonce: El Estado que les costeó los estudios, de principio a fin, tuvo que cortarles las alas cuando echaron a volar demasiado alto con sus concepciones. ¡Qué bien Yanelis, que alguien de tu generación se dedique a evocar aquellos años tan frucutíferos como convulsos!

  2. caridad perez dice:

    epoca de musicos talentosos tambien….lo mejor es que estudiaban juntos….musicos y pintores….no recuerdo por qué……en Amadeo Roldan….que talento se estaba forjando…..

Escriba una respuesta