author photo

Francisco Castro: Nací en Santiago de Cuba y vivo en La Habana desde que ingresé en el Instituto Superior de Arte en el 2004. Ser homosexual en una sociedad tradicionalmente homofóbica, y no esconderlo, me convierte automáticamente en un revolucionario. Ser un joven que vive convencido de que el otro siempre puede ser mejor me hace vivir en medio de un jardín espinoso, en el que me he lastimado mucho, así que decidí buscar un machete y cortar cada una de esas ramas, y hacerlo aquí, directamente en el jardín, el que me tocó, el que amo cada vez más por elección, porque es mío. Vivo dedicado a esa búsqueda, la del machete, y también busco ayuda, para encontrarlo y para limpiar el jardín.

Palabras torcidas

enero 17, 2013 | | |

Francisco Castro

Foto: Caridad

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Tengo la sensación de que todo lo que he escrito o dicho en los últimos meses ha sido metódicamente malinterpretado.

Lo más preocupante es que las “malas interpretaciones” han sido hechas por una corta pero contundente lista de personas que en algún momento desempeñaron un rol pedagógico muy importante en mi vida.

Personas a las que tengo muchísimo que agradecer, sin las cuales no estaría ahora intentando llevar adelante mi carrera como profesional del audiovisual. Personas a las que aún considero como guías seguras.

Sin embargo, las lecturas que han hecho de determinadas opiniones mías salidas a la luz en diferentes publicaciones, les han decidido a “enfilarme los cañones” de la manera más despiadada.

Son varias las razones por las que se me oprime el corazón al pensar que he sido expulsado del “círculo de los elegidos” de estas personas.

La principal es que ellos mismos han violado impunemente uno de los primeros y más importantes estamentos que me inculcaron en los sucesivos días de enseñanza: la confianza.

La confianza es una de las bases más fuertes que sostiene cualquier tipo de relación. En los casos que ahora me abruman, creí haber logrado con ellos relaciones profesionales y amistosas con excelentes resultados.

Sentí que fui depositario de su confianza cuando me asignaron tareas de gran responsabilidad. Creí haber sido merecedor de ellas al dedicarme por entero al desempeño de esas tareas. Y me pareció que ellos quedaban satisfechos con mi desempeño. Así lo demostraban con sus elogios de agradecimiento, con el ofrecimiento de una amistad más allá de intercambios laborales.

Sin embargo, una vez leídas mis opiniones, no fueron consecuentes con sus preceptos, y decidieron “cortarme el agua y la luz”. No pensaron en un enfrentamiento razonable, en un intercambio iluminador. No dieron espacio a la duda.

Quizás fuera cierto que las cosas que dije pudieran parecer éticamente incorrectas. Pero no se preocuparon por corroborar esta idea. Y menos se preocuparon por ayudarme a rectificar mis errores. Mucho menos pensaron que, tal vez, no estaban entendiendo bien.

Es como si todo lo que antes me decían sobre nuestra bien fundada amistad fuera una colosal mentira, un simple gancho para mantenerme a su lado.

Parece que leyeron en un solo sentido. Algo de lo que ellos mismos me advirtieron que me cuidara. Algo que es el pan nuestro de cada día, en esta profesión cuyo objetivo es, precisamente, crear significados. Objetivo que debe llevar al más rico intercambio de ideas. Intercambio cuya ausencia fue llenada con el juicio definitivo, unilateral y condenatorio.

Ese es el precio que pagan las palabras. Sean estas bien o mal interpretadas. Después de todo, no existe tal cosa como una buena o una mala interpretación. Existen personas que leen, como pueden, o como quieren.

Las palabras no se tuercen o se enderezan. Se tuercen las personas que las escriben, o las personas que las leen.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “Palabras torcidas”

  1. sonorismos dice:

    ay mijo, yo tú empezaba por cambiarme el apellido, la peor de las palabras “en cubano”.

  2. Dhaniel dice:

    ¡Hola Francisco!

    Quizá el problema esté en que esas personas a las cuales considerabas “amigos” y en las que confiabas, en realidad tienen un concepto muy diferente de lo que es la verdadera amistad: esa en la cual se es sincero, humilde, solidario, que es la primera que nos alerta cuando nos podamos equivocar y también la primera que nos ayuda a rectificar nuestros errores (si los hubiese) y a seguir adelante, esa que no nos deja por un malentendido o por conveniencias de ocasión.

    Tal vez, en este momento, te duela un poco pero al final verás como a los falsos amigos es mejor reconocerlos antes que después en el transcurso de nuestra vida. Ahora, que has visto quien es quien, podrás continuar nuevamente tu camino.

    Saludos.

    Dhaniel.

  3. cementoso dice:

    Brodel, este artículo parece del tiempo de Vargas Vila. Concreta, brodel, concreta. Que pa divagaciones tenemos al Granma y al NTV.

  4. 100 % Gusan@ dice:

    Los trapos sucios se lavan en casa.

    Me da mucha pena con Francisco Castro, pero antes fue un post quejándose de su familia, luego de los colegas mayores a los que intentó corregir porque según él ellos estaban perdidos, y ahora viene a despotricarnos de los amigos. Perdón, pero aquí el factor común es usted.

    • fran dice:

      Gracias por seguir fielmente todos mis post. Juro que sus comentarios me aleccionan de una manera que no puede imaginar. De hecho, comienzo a escribir pensando en usted. Es un ejercicio vigorizante. Afila mi machete. (ver el encabezado) Saludos, Fran.

Escriba una respuesta