Cuba inicia su apertura migratoria

enero 15, 2013 | | |

Fernando Ravsberg*

El tráfico en el aeropuerto de La Habana era normal a pesar de que se eliminaron las trabas migratorias para salir de Cuba. Foto: Raquel Pérez

El tráfico en el aeropuerto de La Habana era normal a pesar de que se eliminaron las trabas migratorias para salir de Cuba. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — La apertura migratoria cubana se inició sin ninguna avalancha de personas en el aeropuerto de La Habana. A pesar de que desde este lunes los ciudadanos ya no necesitan Permiso de Salida ni Carta de Invitación, el flujo de pasajeros es similar al de un día normal.

Todos los cubanos valoran como muy positiva la reforma, porque les permite salir y entrar libremente de la isla. Varios residentes en el exterior saludaron la flexibilización porque de esta forma pueden invitar a sus familiares a los países donde residen.

Las medidas les permiten ahora vivir en otros países sin perder la residencia cubana, basta con hacer una visita cada 2 años. Incluso podrán vivir en los EEUU manteniendo su status de residentes en Cuba, algo que hasta este lunes resultaba totalmente imposible.

Sin embargo, los cubanos se enfrentan ahora a los mismos demonios que muchos otros ciudadanos del Tercer Mundo, la escasez de dinero para costear los viajes y las dificultades para obtener una visa en aquellos países que tienen un mayor desarrollo económico.

Normalidad

El flujo de pasajeros esta mañana en el aeropuerto José Martí de La Habana era normal, tanto en la terminal de vuelos para Miami como en la que recibe a los del resto del mundo. De todas formas varios cubanos esperaban para salir por primera vez.

“Es un cambio muy favorable para los cubanos, me parece justo que se haya hecho. Yo me voy a México a trabajar por 1 año como profesora en una escuela” nos explicó Yanisley Castro. La acompaña Yosvany Díaz quien también piensa ir a trabajar y regresar a Cuba.

Viajan a México con contrato de trabajo y el plan de laborar y vivir un tiempo en cada país. Foto: Raquel Pérez

Viajan a México con contrato de trabajo y el plan de laborar y vivir un tiempo en cada país. Foto: Raquel Pérez

Silenia Hernandez, aprovecha la apertura para ir a ver a su esposo, “viajo hoy para aprovechar la nueva ley pero voy de vacaciones porque mi familia está aquí. Además ahora tengo la posibilidad de ir y regresar, hay más facilidades de trámites y es más barato”.

“Yo encuentro fabuloso esto de poder viajar sin tanto trámite”, nos dice Luis Padrón, residente en Guatemala, y agrega que “es muy saludable porque yo tengo 2 hijos profesionales y me gustaría que fueran y me visitaran, lo mismo que yo vengo aquí”.

“Eso está muy bien porque ahora mi abuela va a salir y así nos evitamos pagar la Carta de Invitación y el Permiso de Salida. Puedes salir libremente y ya no hay necesidad de irte a vivir a otro país para poder viajar”, expresó la joven Eidy Pérez, residente en México.

Allá y acá

Las dos hijas adolescentes de Geldy González, viajan a los EEUU a vivir con su padre. Su madre nos asegura que la apertura migratoria “abarata los costos y da a los cubanos otras alternativas, reunificación, más tiempo para estar junto a la familia”.

También Laurent Aragón, de 16 años viajará a Miami. Su madre la Doctora Ivón Celestrín nos hace notar que el permiso de residir 24 meses en el extranjero le da la posibilidad a su hija de obtener la residencia y ciudadanía en los EEUU sin perder la cubana.

Así, Laurent podrá regresar a Cuba si no se adapta a vivir con su padre o incluso a estudiar una carrera universitaria en la isla si sus recursos económicos no le permitieran pagar la enseñanza superior en un centro estadounidense.

El problema era que hasta ahora Cuba autorizaba a estar fuera del país 11 meses y 29 días, mientras que EEUU exige a los cubanos 1 año y 1 día sin salir del territorio de la Unión para otorgarles la residencia, de acuerdo a la Ley de Ajuste firmada en los años 60.

Latinoamericanizándose

La doctora Celestrín aprueba la flexibilidad migratoria pero nos hace notar “el círculo vicioso que existe ahora, la mayor parte de los que quieren viajar es para mejorar su economía, son los más pobres y los que menos dinero tienen para pagar pasajes”.

Ivón y su hija preparan el viaje de la adolecente con su padre a Miami con la tranquilidad de que de no adaptarse podría regresar a Cuba. Foto: Raquel Pérez

Ivón y su hija preparan el viaje de la adolecente con su padre a Miami con la tranquilidad de que de no adaptarse podría regresar a Cuba. Foto: Raquel Pérez

Otros sencillamente no tienen donde ir como le ocurre a Mario Varona, expreso político al que EEUU le niega la visa “porque, según ellos, cometí un acto terrorista al quemar un almacén del gobierno”, nos cuenta mientras vende caramelos en la cola de Migración.

Pero más allá de casos puntuales, lo cierto es que los consulados en La Habana se ponen cada día más exigentes a la hora de entregar las visas. La normalización de la migración de alguna forma pone a los cubanos en el mismo plano del resto de los latinoamericanos.

Incluso en Miami, varios congresistas cubanoamericanos se plantean hacer reformas en la Ley de Ajuste Cubano para dedicarla exclusivamente a los “perseguidos políticos”, frenando el flujo de emigrantes económicos que está ocurriendo desde hace 30 años.

(*) Visita el blog de Fernando Ravsberg.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

5 respuestas a “Cuba inicia su apertura migratoria”

  1. Gabrriel dice:

    Pero Fernando,

    Una persona que quema un almacén no es un preso político. Un preso político es una persona encarcelada por expresar sus opiniones políticas tal como sucedió con los 75 presos políticos de la Primavera Negra del 2003, o con Heberto Padilla, encarcelado por escribir un libro de poesías.

    • Gabrriel dice:

      Es que Fernando, con eso del pirómano del almacén le metes una fama a los presos políticos que asusta. Se le quitan las ganas a uno de tomar una cerveza con un expreso político.

  2. Oppiamo Licario dice:

    La tan cacareada reforma migratoria, es otro de los sofismas de esa Cuba-cubita-cubiche-caribeña, que tan acostumbrados nos tienen a sus …”montajes”.

    Un detalle me queda muy claro. Hemos perdido el último documento probatorio de la barbarie castrocaribeña: EL PASAPORTE, que se suponía era una obligación del Estado con los ciudadanos.

    Desde el próximo año, volveremos a aquel estatus ridículo de ciudadanos únicamente con carnet de identidad (patética cédula, plastificada, con huellas digitales y donación de órganos, pero sin valor para el resto del planeta). Ahora nadie obtendrá una visa de ningún país “enemigo” si el Gobierno no quiere.

    Se acabaron las diatribas incriminatorias sobre “la violación de un derecho humanos” clave para nuestra liberación de verdad. El exilio quedará en el cubanísimo ridículo, mientras que la ínsula (cautiva) contará con ciudadanos legítimos y ciudadanos desclasados por el Estado.

    Castas de la Raúlpolitik, con un poco de suerte (y dinero, se sigue ocupando el dinero, la moneda libremente convertible, esto no cambiará…ni lo sueñen), podrán tener su “faster”; ahora tendremos cubanos con derecho a pasaporte, y cubanos sin derecho a el. Y para los que viven fuera, “pórtense bien”, es decir, punto en boca , recuerden que hay agentes hasta en la sopa (y voy a parafrasear al Apóstol “ la palabra solo puede ser enlutada, o hetaira en un país sin libertad”), se les puede no extender y entonces, quedar en el limbo de los indocumentados que pululan por el mundo, porque ahora , con las nuevas reformas del Presigeneral, el pasaporte hay que ganárselo, merecerlo “hacerse acreedor”. Y ya los que son de allá, saben de qué se trata.

    Otra treta de la reforma migratoria, es continuar la penalización de profesionales, científicos y deportistas. Sobre estos sectores, fundamentales en el desarrollo de cualquier sociedad, recaen las peores condiciones. Discriminados respecto al trabajo por cuenta propia, también lo serán gracias a unas excepcionales trabas migratorias. De verdad, creen que los profesionales cubanos, son necesarios en otros países por su formación y que tenemos allá un semillero de Einsteins… por Dios, ¡no me hagan reír!.

    Siguiendo el mal ejemplo de Pekín, La Habana pretende fomentar una emigración obediente y apolítica, está prohibida la palabra EXILIO. Viajar libremente, en uno u otro sentido, seguirá utilizándose como un premio al silencio, la indiferencia o la lealtad al Castrismo, según sea el caso. La nueva ley migratoria cambia el método, pero consagra el principio, aquel que el viejo Castro, gritoneo, muy al principio, a los intelectuales isleños: “Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”.

    Comprendida la nueva LEY, con bandera de reforma, la disidencia interna, el exilio y la comunidad internacional han de perseverar el combate hasta la consecución de una auténtica libertad para la Isla.

    • EDUARDO dice:

      …pues los mas alborotados con la nueva ley con bandera de reforma son los de la disidencia interna …ya la mayoria tienen pasajes y visas listos, sin necesidad de pagarlos o tramitarlos ellos,para recorrer el mundo segun el tour que le han preparado sus patrocinadores…yoani ya anuncio su gira mundial..casi toda europa,media suramerica y por supuesto..los usa….espero que cuando veas a yoani y los demas disidentes recorriendo el mundo en su turismo politico te des cuenta de lo estupido que fue tu comentario….

Escriba una respuesta