Cuba: El Viajero X

enero 14, 2013 | | |

La ley cubana permite que obtengan residencia

Por Manuel Alberto Ramy (Progreso Semanal)

ramy1

Decenas y decenas de cubanos hacen cola en la acera de la oficina de Inmigración en el Vedado. Foto:Progreso Semanal

HAVANA TIMES — En la calle 17 esquina a K en el Vedado habanero decenas de cubanos hacen cola desde antes de las 7 de la mañana, nos refiere uno de los cuidadores de autos de la zona. La cola no es para comprar comida ante una oferta de precios rebajados. No.

La oferta es el estreno de la política migratoria puesta en vigor por el gobierno cubano y que a pesar de no llenar todas las expectativas –especialmente en algún que otro sector– en buena medida satisface demandas de los ciudadanos: viajar sin permiso y sin necesidad de carta de invitación. Solo precisa, como en cualquier país del mundo, sacar su pasaporte, la visa del país a visitar. Y al aeropuerto.

Él no hace cola para sacar pasaporte, “vengo a renovarlo”, me dice. Su nombre es X, prefiere mantenerse en el anonimato, quizá no por gusto. Tiene 53 años, mediana estatura, fuerte, pelado muy bajito, como para ocultar en lo posible la calvicie incipiente y las canas con los pelos negros que parecen batirse en retirada. X está casado, tiene tres hijos con dos esposas anteriores y su historia laboral es larga y movida. Es un ejemplar del laberinto para buscarse la vida y mejorar la de su familia.

Ha sido administrador de varios comercios, inversionista de construcciones, director de un departamento en una empresa estatal dedicada a la reparación y mantenimiento de equipos de refrigeración –“me hice técnico en esa especialidad”, afirma–, pero como el salario no le rendía, “trabajé por la izquierda” (ilegal) durante años hasta que “empezaron los cambios”.

Entonces intentó durante un buen tiempo buscarse la vida como técnico en refrigeración y aíres acondicionados, pero “no me daba y para arreglar los equipos hay que buscar piezas en el mercado negro…robadas”. Y eso no le “cuadraba”. Nada nuevo, como X, muchos cubanos han vivido caminando por el filo de la navaja.

Entonces en el escenario apareció que su abuelo era español y la política de ese país abrió puertas a los nietos de sus emigrantes. Buscó papeles “aquí y allá, en España”. Obtuvo el pasaporte con el cual podía viajar a Estados Unidos mediante islas Caimán o Bahamas y comenzó el nuevo camino: Mula, viajeros que cargan con productos a solicitud, pero en este, como en otros casos, al revés de lo habitual, que vienen desde los EEUU; donde radican.

La esperanza

“Cuba ha empezado a cambiar, estoy contento, y sé que tendré oportunidades de montar mi propio negocio, pero para eso necesito hacerme de una cantidad de dinero y esperar a que los cambios se asienten, sean más flexibles…pisar terreno firme”, me dice con la seguridad de quien ha pensado bien las cosas y conformado su ruta.

“No vengo a sacar el pasaporte, solo a renovarlo”, insistió. Este documento, que caduca cada seis años, debe renovarse cada dos al costo de 20 CUC (Pesos Convertibles).

ramy2

Oficial de Inmigración aclara dudas a la entrada de las oficinas. Foto: Progreso Semanal

Desde su perspectiva, el pasaporte es para él la vía para finalizar el zigzag de su vida laboral, porque “ya no estoy para andar dando tumbos…si los cambios se hubieran hecho antes, quizás estaría aquí (en Inmigración) porque planeo darme un viaje de paseo”.

Se lamenta de la demora en realizar las reformas que el gobierno cubano viene llevando adelante, “con las que estoy de acuerdo” y no se refiere exclusivamente a las migratorias, sino “a todas…vamos a algo parecido a lo que hizo China o Vietnam y allí la gente ya no anda en bicicletas, me cuentan que abundan las “Yamahas” (motos), los carros y los negocios particulares…Y Vietnam fue arrasado”, comenta.

El plan de X

Su proyecto es hacer este último viaje como Mula, pues tiene encargos y dejar bien “amarrado” su retorno a Florida en los próximos meses. Él tiene amistades que le han ofrecido trabajo. “Mi jugada es ir en calidad de temporero” y trabajar hasta el borde de los dos años que le permite ahora la ley cubana para no ser un emigrante, regresar a la isla y “si vengo con el dinero suficiente para abrir mi negocio, listo”.

Durante el intercambio le señalo que a los temporeros en cualquier país le pagan menos, entre otras razones porque están violando la ley. Mi anotación no es nueva para él: “estoy claro que es así”, afirma y añade que desea, dentro de lo posible, evitar cualquier inconveniente. Pero, caso que no le alcance lo ahorrado para hacer su proyecto, de nuevo al avión, “pincho (trabajo) otro tiempito y regreso definitivo pero….”

Su “pero”, que acompaña con una sonrisa pícara, lo devela al momento, como para decirme no soy comemierda. Explica: “durante mi estadía trataré de lograr la residencia allí (EEUU) y si lo logro, pues resuelto el problema de irme por Caimán o por donde sea, volaré directo”.

X está al día de que la nueva ley migratoria le permite obtener la residencia en otro país, vivir en ese hasta dos años menos un día, regresar a Cuba y volverse a marchar al otro día, si así lo desea.

Lo observo con interés. Es uno de los tantos que a lo largo del país hacen fila en las oficinas de Inmigración. Todos poseen sueños, anhelos, esperanzas de ser temporeros. La temporalidad es una ambición sembrada en el corazón de no pocos cubanos, como en el de todos los emigrantes.

Volver no es un simple tango gardeliano, significa mucho más: “es la familia, el barrio, mi barrio…ahí está la Patria”, afirma.
—–
Visita el sitio de Progreso Semanal.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Cuba: El Viajero X”

  1. poeta dice:

    La ley de ajuste cubano es la contrapartida del “encierro cubano” que tenía el gobierno de La Habana hasta ahora. Ahora que han “modificado” la ley migratoria en Cuba, en USA se están preguntando si dejar la ley de ajuste o no. CONCLUSIóN: los políticos de los dos lados NO quieren LO MEJOR para el pueblo cubano. Lo que quieren ambas partes es HACER POLITIQUERÍA. Estaba en sus manos desde hace 50 años evitar que los tiburones estuvieran engordando a base de carne de cubano, pero les daba lo mismo.
    !QUE DURO!

  2. ana dice:

    no entiendo muy bien la reforma, pues la carta de invitación se sigue pidiendo en algunos casos para sacar la visa / argentina por dar un ejemplo) es como dejarlos contentos a medias, me parece,,,,,,,

Escriba una respuesta