author photo

Erasmo Calzadilla: Cuento ya con 34 años sembrado en un barrio de retirados militares hacia el límite sur de la Ciudad de la Habana. Soy, no se por qué, un apasionado del pensamiento, la filosofía, el arte, la ciencia, la amistad, la música y en fin, de todo lo bueno que ha hecho ese arrebatado del hombre, la naturaleza, dios, o quien quiera que haya sido el autor. Realmente me gradué de Licenciado en Farmacia, pero trabajo como profesor de lo que pueda, allí donde me quieran y me crean. Es importante destacar que también estoy muy bien definido políticamente: soy un agrio opositor de los mandones, los abusadores, los impositivos, los que se creen con la verdad etc. pónganse estos el traje que se pongan. A ellos de vez en cuando dedico unas palabras airadas.

De cómo pasé el fin de año

enero 8, 2013 | | |

Erasmo Calzadilla

Una calle de Alamar. Foto:Caridad

HAVANA TIMES — En esos días festivos generalmente me recojo, me escondo. No me gusta la felicitadera, me desesperan los gritos de dolor que emiten los puercos cuando los apuñalan, y la alegría ambiental termina por entristecerme.

Por eso busco la manera de huir o encerrarme, que fue lo que intenté en esta ocasión. No solo, sino con mis chicas (una de carne y hueso y otra de apellido Pentium); que recluirme con ellas suele ser agradable.

Pero no lo conseguí del todo.

Décadas atrás, en mi barrio y aquí en Alamar, los vecinos esperaban el aniversario del triunfo de la revolución en un ambiente comunitario relativamente agradable, pero desde entonces la situación ha cambiado considerablemente.

El 31 de diciembre la gente permanece en sus casas con amigos, familiares y vecinos cercanos; y son los muchachones del barrio los que acaparan el espacio que antes ocupaba el CDR.

Los muchachones del edificio donde vivo, y de otros por los alrededores, ponen reguetón a to’meter cada vez que se les presenta una oportunidad. Es tal el volumen que no te deja escuchar nada, ni dentro de tu propia casa.

En esos casos suelo asumir que no hay nada que hacer y opto por encerrame en un cuarto, cosa que hice esta vez aprovechando las condiciones climáticas. Pero la madre de mi compañera (vivo con ella actualmente) no se resigna.

La madre de mi compañera es una magnífica mujer a la que quiero y respeto. Me encanta complacerla y hacerla sentir bien. A ella le ilusiona esperar el fin de año acompañada de su familia y escuchando los programas especiales que transmiten por televisión, y veía con tristeza y angustia que su sueño quedaría, una vez más, incumplido. (El televisor apenas se escuchaba y nosotros estábamos trancados en una habitación).

Entonces, en un ataque de rebeldía y molestia, la doña se ajustó los pantalones y quiso salir a llamarle la atención a los muchachones (que estaban bebiendo y ya medio borrachos) para que bajaran la música, “…porque ellos no pueden estar molestando así a todo el mundo. ¡Tengo 500 caballos galopando dentro de mí!”, decía la gallarda.

Entonces tuvimos que salir del cálido encierro a intentar convencerla de que no, que no era el momento oportuno etc. Empecé a prepararme psicológicamente porque veía que el fin de año podía complicarse.

Pero no, logramos tranquilizarla y al rato, vencida mas no convencida, se acostó. Y luego nosotros a intentar dormir, mientras la gente festejaba.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

8 respuestas a “De cómo pasé el fin de año”

  1. Camilo dice:

    Hola Erasmo. Aun respetando tu disgusto por las ‘felicitadera’, te deseo un 2013 en el que sigas encontrando inspiracion y teniendo deseos de contar tus observaciones y experiencias. Gracias por lo hecho hasta hoy.

  2. jose ignacio gonzalez dice:

    Erasmo!
    Estare pronto por allá, dime si vives en el electrico o si es en alamar, en que zonz, la ultima vez que fui tu abuela no me supo decir, un saludo!

  3. Gabrriel dice:

    Pero Erasmo,

    Si no te dejan dormir con el ruido, lo lógico es llamar a la policía.

    • lagiraldilla dice:

      Gabriel pero que polizia puedes llamar por la musica alta un 31 Dic , si llamas a la polizia te rien en la cara ya te rien en la cara en cualquier momento figurate por el fin de ano , nada que ese dia todo el mundo sabe la musica como la mandan te toca soportar o sino te pones los tapones en los oidos

  4. 100 % Gusan@ dice:

    Yo tampoco pude dormir el 31 ni ver los programas de variedades que ponen. Tuve visita en mi casa, pero todos eran familia, nada de regaetoneros. Había abuelas y niños. Me acosté como a las 4:30 am del 1ro para tratar que mi hijo durmiera. A las 6:00 am me levanté y todavía los vecinos tenían fiesta. La policía vino como a las 10:00 am a decirles que dispersaran el parque. Se separaron un rato y volvieron al mediodía y se quedaron como hasta las 2:00 am del día 2 de enero. En todo ese tiempo, además de beber y poner música para todo el barrio, no pararon de tirar fuegos artificiales.
    .
    Creo que un poco hay que ser tolerante con lo que viene para esos días.

    • Rauli04 dice:

      100% gusan@, una pregunta, en que parte de Miami vives???. pq cosas asi solo ocurren alli, no lo tomes a mal, pero es una realidad.

  5. Fran dice:

    Comparto tu recogimiento en días de esta naturaleza. Doy brincos al saber que no soy el único. Ahora reposo mis huesos en una casa del barrio Buenavista, célebre por su “alegría”, así que tuve una experiencia parecida. La verdad es que en muy pocos lugares de esta ciudad, y de las otras tres que conozco, se puede uno escapar de ese destino. Y por qué? Pues, seguimos tolerándolo. Y mientras no hagamos frente a esta situación, permanecerá, y seguiremos sufriendo la contaminación sonora no ese día u otro festivo, sino todos y cada uno de los que esos irresponsables egoístas decidan.

  6. Cristy dice:

    Niño, y yo pensé que lo ibas a pasar con papi??? ;) Bueno te mando un abrazote muy grande, entiendo todo lo que dices pero tal vez deberías buscar otras opciones para esas fechas, ya sé que en Cuba todo es imposible, pero no sé, en fin, me conoces y sabes de lo que hablo. Te mando muchos besos y feliz 2013!

Escriba una respuesta