author photo

Leonid Lopez:Me llamo Leonid. Mis padres me nombraron así porque nací en Cuba el mismo día que visitó La Habana el expresidente de la antigua Unión de Republicas Socialistas Sovieticas Leonid Brezhnev. Ahora es un nombre fuera de moda. Viví en Cuba 34 años, Llevo 5 meses en Japón. He cambiado algunas ideas pero sigo creyendo en dos: Creo en lo imprescindible de la posibilidad de elección, pero tambien que la felicidad es responsabilidad de cada quién y nadie puede otorgarla o negarla. Cuba me pareció un buen lugar para crecer, luego comenzó a ser como una madre que devora a sus hijos. Hay quien cree en la Patria, yo creo en la bondad. Donde esté esta puedo tener mi nido. Ahora es aquí con mi esposa, mañana no sé.

Este camino comienza en la sombra y acaba en la sombra

enero 8, 2013 | | |

De cómo tome una linterna

Leonid Lopez

HAVANA TIMES — Nací en Cuba. Desde muy joven me sentí como ciego. Mi infancia no fue especialmente infeliz, pero me veía perdido. Quería algo que no hallaba delante de mí y el horizonte estaba demasiado firme para creer que había algo detrás.

Di vueltas por iglesias, la pintura, la literatura, la filosofía. Luego de un tiempo dentro, en todos lados me sentí solo y más solo aún en compañía. De esta manera es difícil creer que se tienen lazos sólidos con algo.

Así fue hasta que encontré un amigo y luego un grupo de ellos. Estaba en mis 30 años. Al inicio era reconstruir el mundo juntos. Luego el mundo empezó a volverse sólido.

Ya tenía olores, sabores, ideas pero hacía falta tocarlo. Creíamos que estaba ahí y era grande.

Entonces ya no podíamos ensanchar más el mundo porque el mismo cuerpo se sentía pequeño y torpe para lidiar con él. En ese tiempo no creo que pensáramos así. Habíamos dejado de rebuscar en las ideas. Se puede seguir vivo con las partes dispersas.

Se sobrestima el papel de la unidad. Ahora todo el grupo de amigos vive en diferentes tierras.

Había llegado a ver luz, construir una lámpara en palabras, hechos de cariño y búsqueda. Pero en ese momento, que apenas encontraba con quien compartir esta luz, la llama comenzaba a flaquear.

Entonces conocí a la que ahora es mi esposa. Fue mi novia por cinco días. Al despedirla en el aeropuerto le dije que para mí no había sido una relación de vacaciones y comenzamos a escribirnos mensajes.

Una conocida me hizo un correo electrónico, otra prestaba su trabajo para poder leer y escribir estos. Otra prestó su móvil y así pude hablar con mi novia. Sacaba el brazo por la ventana de mi cuarto para lograr una línea de señal.

Colgado a la ventana le gritaba al móvil que de a ratos perdía la señal y dejaba de escucharla como si desapareciera al fondo de un hueco. Era la primera vez que tenía un móvil en la mano y eso me hacía más absurdo todo aquello.

Así le dije que la quería y ella lloró. Me vine a Japón donde ella nació y vivimos desde hace cuatro años.

Ayer recordaba cuando vine hacia Japón. Por primera vez pasaba la línea mágica que separa el mundo de los cubanos con el exterior inalcanzable. Puedo recordar muy bien que no sentía nada especial.

Caminaba como adormecido. Es difícil que el cuerpo y la mente se adapten a una experiencia para la que nunca se preparó y que conoce tan mal por vaga información. Simplemente hacía lo que debía hacer.

Presentar papeles, responder. Subir al avión. Iba camino a Holanda para el tránsito a Japón. El viaje fue muy largo pero no tengo mucho recuerdo de él. Supongo que el tiempo transcurría de forma rara. Ya todos saben que el tiempo solo es lineal para su estudio.
Lo que si era definitivamente lineal era mi punto de observación al frente. No sabía cómo comportarme. Las aeromozas hablaban en inglés y yo temía no entender el menú que me ofrecían para comer. Todavía no sabía que el menú en los aviones no varía mucho entre pasta y chicken.

No fui al baño ni una vez porque temía no saber cómo abrir la puerta. ¿Cómo es posible que ese tipo de experiencias se vuelvan tan enormes? Hace un año un amigo cubano que vivió cerca de mi casa aquí me dijo que el ya le había perdido el respeto a viajar.

Yo sé de lo que hablaba. Ya se ve más natural montarse en un avión. Ir de un país a otro, caminar entre carteles que anuncian las mismas marcas que se ven en las películas, ver a otras gentes que arman su historia con independencia y hasta indiferencia clara de la de uno. Pero en ese momento fue caer a un vacío donde aparecen manos que halan mientras caes.

Luego de seis meses en Japón me di cuenta que no estaba aquí de paso. No sé cómo fue que me topé sin otro remedio que tomar una linterna y ver si encontraba un fondo. Ahora solo veo mis pasos. Los pasos que doy día a día.

El horizonte se desdibuja. Unos días está cerca y otros lejos. Nada de lo que aprendí me sirve de forma evidente. Nada de lo nuevo me ofrece una alternativa cierta. Aprendo otra vez los nombres, la medida y el peso, que significa cada cosa en el itinerario de mi vida.

Otra vez sin amigos cerca he vuelto a hacerme preguntas, a construir ideas. El saco de donde salen las palabras vuelve a ser un pozo ciego pero siento que las palabras que salen tienen peso, certidumbre.

El espectáculo aún carece de más sentido que el movimiento mecánico que lleva la mano a adentrarse en el fondo. Sin embargo me preocupa menos darle un nombre a esa oscuridad de sentidos.

Supongo que debe llamarse así: oscuridad.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

34 respuestas a “Este camino comienza en la sombra y acaba en la sombra”

  1. erasmo dice:

    Pero no todo será oscuridad. Me encantaría que contaras de tu cotidiano, de cómo es el inodoro y si es verdad que no usan papel sanitario y esas cosas. De cómo te ve la gente etc. ¿Me permites un consejo como examigo? Trata de acercarte a proyectos interesantes, bonitos, creativos o que te permitan la creatividad, para que la oscuridad no te envuelva tanto. Que tu vida sea al menos de luces y sombras.
    ¿Lo has intentado? ¿O tal vez no tienes tiempo de eso por tener que trabajar demasiado?
    Me encantaría que fueses nuestro tio Max el viajero.

    • Leonid dice:

      Es cierto que la palabra sombra tiene comnotación de oscuridad, y con esto tristeza. Pero no es en este sentido que lo uso. Es mas bien que si antes( en Cuba) no encontraba respuestas claras( como en la oscuridad se buscan los objetos) ahora tampoco hay nada claro( esto no es precisamente una queja). La diferencia es que ahora se siente mas sólido todo, casi cierto. Aunque esa certidumbre aplaste a veces. No se bien como es la vida en Europa. Aquí al menos NO EXISTE una vida aburrida y otra llena de proyectos interesantes. Es una vida de andar con ligeras ondulaciones. No es solo falta de tiempo, es que no existe esa dualidad Erasmo aunque a veces se acerque peligrosamente a lo chato. La vida seudocultural transcurre en un pequeño sector de Tokyo( requetelejos de Osaka que es donde vivo) y así y todo es pobre, superficial y en japonés. No hay movimientos culturales, ni vida de este tipo. No hay ni siquiera creatividad o imaginación entre la gente. El lenguaje está limitado a unas cuantas formalidades y de los sentimientos no se habla ni a los amigos cercanos. ¿Te parece que exagero y que no he buscado suficiente? Si es así te equivocas. Eso no significa que no tenga historias interesantes que contar, que mi cabeza deje de pensar y encuentre sus motivaciones. Pero a nivel físico hay poco que hacer y esto se hace solo. Espera otros relatos y otras fotos.

      • Ramses Robaina dice:

        Ponte para el iaido… aunque quiza lo tuyo sea menos leve y con el aikido tengas… rebuscale para entender de que se trata esa vaina; si, mejor haz asi, primero enterate, lee de que se trata eso en la parte filosofica y luego acude a un dojo para que sientas esa energia que ahi se desprende, luego de la practica y el paso del tiempo notaras que mucho de lo que percibes ahora como cierto no tiene fundamento solido.

      • mike dice:

        Leonid, tienes que tener en cuenta que la cultura asiatica es diferente a la occidental, nosotros los cubnos somos parte de la cultura occidental, por lo cual expresamos mas nuestras emociones, cariño ect, ellos son mas frio y eso lo puedes ver en la forma que se saludan. pero en lo que es diciplina y trabajo duro, los asiaticos son mejores que los occidentales. todo es tiempo y empezar a entenderlos. chao

      • erasmo dice:

        dices que tus sombras son epistemológicas (no encuentras respuestas claras). ¿Pero respuesta a qué?
        La solución a todo reto epistemológico, a toda solución que se resiste es: Hazte las preguntas más sencillas y simples posibles y cuando tengas respuesta tentativas sigue avanzando.
        Eso lleva algo de pincha, pero a lo mejor no quieres pinchar y prefieres seguir en la oscuridad.
        Sí nadie a tu alrededor desarrolla proyectos interesantes (cosa que dudo), desarróllalos tú y a lo mejor luego logras que alguien se te acerque. He visto documentales superbuenos que son como una mirada a Japón desde personas con cierta sensibilidad (que a ti no te falta). Luego los puedes presentar en festivales etc. Para eso no hace falta la gran cámara del mundo, tu esposa tiene lo necesario.

  2. Camilo dice:

    Muy buena historia, Leonid, y mejor la manera en que la cuentas. Las palabras que salen encuentran y se escurren por los pasillos de la oscuridad, como habiendola habitado desde siempre. Prueba leerlo en voz alta.

    • Leonid dice:

      Gracias Camilo. La verdad que intento ser claro, concreto, pero no me sale. Divago. Pero creo que por ahí es por donde único me encuentro, me siento un poco. A pesar de que el final del relato es casi claramente optimista, al menos para mi, creo que pesa mas un eco de oscuridad que se me va de las manos. Pero espero que mi oscuridad esté preñada si no de sentidos al menos de sabores, deseos, ansias…

      • Camilo dice:

        Tu manera de escribir es clara, lo cual no requiere que sea explicita. Es precisamente la habilidad de habitar la oscuridad lo que ilumina la historia. No todos entenderan, pero no hay que preocuparse por eso. Soy estudioso de la cultura japonesa y pienso que te queda bien; no por casualidad te enamoraste de una hija del Japon. Has podido ver algo de teatro Noh? La musica que lo acompana tiene tantos silencios como sonidos.

  3. Eduardo Fernandez dice:

    Tremenda pinta samurai en la foto de boda. Logra tantos amigos como puedas, aunque me imagino que debe ser difícil allí. Prueba un pasatiempo de alguna manualidad como hacer papalotes, a mí me gustaría mucho, puedes probar pescar con algunos viejos que sepan muchas historias.

  4. Leonid dice:

    Es díificil lo de los amigos Eduardo. Seguro me saldrá en otras historias las razones que veo en esto. La verdad que si hay algunas cosas que se pueden hacer con las manos. Hay unas tiendas de 100 yen( un dólar mas o menos) donde venden muchas cosas que se pueden emplear para inventar cositas. Otras tiendas que venden desde un tornillo hasta cemento. Ya por ahí he hecho mis rústicos muebles y otras cositas artesanales. Los viejos son un poco complicados. Vivieron la época del esplendor economico japonés y ahora están a mil millas de la generación de la gente de mi edad que se ha tragado la crisis. Los viejos suelen ser la base ecónomica y moral de la sociedad. Son los dueños el país y no son precisamente muy cheveres. Son respetuosos, en Osaka hasta sonríen y algunos hasta hablan alto, pero cuidado con lo que hay del otro lado del rostro. Es complicado. Trataré de clarificarlo un poco en otros escritos.

  5. Leonid en tu mano tienes un abanico?
    Me recuerdas a Toshiro Mifune en Shogun. Ya sabes el idioma? Estoy seguro que hay mas Cubanos por donde vives, te as encontrado con algunos?

  6. jose ignacio gonzalez dice:

    Erasmo y leonid no cambian con esas ideas rebuscadas, pensamientos demasiados complejos, fruto de la obstinadera y la busqueda de si mismos en la isla, veo en leonid casi casi en Japón lo mismo que pensaba en cuba, sigo sin entenderlo!

  7. Isidro dice:

    Hola, Leonid:

    Como “vecino” tuyo en Pekín, (del otro lado del mar Oriental) me interesa saber cómo asimilas la tradicional etiqueta nipona, que suele ser insistente y rígida, incluso desesperante para el carácter latino. Además, el japonés tiene fama de ser la persona más pulcra y quisquillosa con su aparencia del mundo, al punto de bañarse hasta tres veces al día. ¿Te chocan los hábitos? ¿Qué tal sobrellevas la amenaza de recesión que le ha sobrevenido al país en los últimos años?¿Cómo te trata el idioma? ¿Tiene algo que ver ese aparente desánimo que expresas con la apatía generalizada que hoy recorre la sociedad japonesa, y que se expresó bien claro en las recién concluidas elecciones?

    • Leonid dice:

      Isidro, lo que preguntas requiere mas que un comentario. ¿Quieres mi email? Por arriba te digo que la etiqueta japonesa no lo veo muy marcada. Son educados a ciegas en dos sentidos, con todo el mundo sin importar como vistas o de donde seas y sin dar mas que formalidad delante. Lo de pulcro hasta bañarse tres veces al día es mentira, si rígidos. Las cosas se hacen como están escritas, no le pongas tu tono o inventes. No puede haber un clavo que sobresalga. Apáticos si son. Pero aáticos hasta con ellos mismos. Chapurreo el idioma. Me defiendo en la calle y hasta en el trabajo me comunico con los jefes. Con la crisis se pusienron mas duros los empleos en fábricas que era la principal o única fuente de empleos para extranjeros. Fuera de eso el extranjero no tiene futuro aquí desde nunca y no solo por el idoma. Eso si lo que se busca es ascender profesionalmente o socialmente. Tener una vida tranquila es bastante probable que uno la encuentre. A mi me interesa mucho Pekin. Me gustaría que me escribieras al correo eléctronico.

      • Isidro dice:

        Hola, Leonid:
        Hoy me desayuné leyendo tu amplio y amable mensaje. Te respondo en la primera oportunidad. Veo que tenemos mucho que intercambiar. Vamos por el eje Pekín-Tokio (u Osaka), jaja!

  8. Liborio dice:

    Una novia de 5 dias y despues asentarse en Japon. Leonid pasaste de un mundo a otro en un abrir y cerrar de ojos. En solo cuatro año es dificil formatearse de Cuba y poder insertarse espiritualmente en la cultura asiatica. Cuando te leo creo que tu cuerpo esta en Japon pero tu alma todavia esta en Cuba. ¿Has pensado moverte a otra parte del planeta mas cercana a ti culturalmente?

    Hace poco vi en Internet un documental muy interesante realizado por un cubano que se caso con una koreana del sur y va a vivir a korea. El joven expresa sentimientos muy parecido a los tuyos en el documental que no recuerdo su nombre. Recuerdo que el dijo algo muy interesante: “Tengo que desaprender todo lo que sabia y reaprenderlo todo nuevamente”. Tal vez puedas intentar hacer tu propio documental sobre tu experiencia, que realmente sera muy util para la juventud cubana, en estos tiempos de migracion que se avecinan.

    • Leonid dice:

      Liborio me gustaría tener el alma en algún lado, sentir un poco de nostalgia. Ni siquiera pretendo instalarme espiritualmente compadre. Si te topas mi alma por Cuba por favor mandamela por correo porque yo no quiero que está allá. Nada, en serio compadre gracias por el comentario. Lo de moverse de un lado a otro hasta de turismo es díficil. No es solo dinero, que ya eso es del carajo, si no visas, cosas legales y lo mas importante, plantarse en otro lado implica un montón de cosas mas como trabajo, casa, seguros….No tengo 19 años para eso y ya somos tres porque tengo un hijo de 3 años. El documental del cubano en Korea del Sur ahora mismo lo busco. Si te acuerdas del nombre tiramelo por aquí. Hace rato tengo el plan de filmar mi historia. Empezé de hecho. Es una buena idea.

  9. jose dice:

    animo Lionich y ponle amor a esa relacion es facil dar consejos cuando uno no esta en el juego paro ponle amor y veraz que saldra mejor , no te rindas cojones.saludos

    • Leonid dice:

      Jose, ¿es mi amigo Jose Luis? Si eres tu compadre dame un correo donde escribirte. De cualquier manera gracias. Me conmueve mucho tu comentario. Nada mas por eso no me rindo. Me das mucha fuerza compadre.

  10. Raydel dice:

    Qué horror! Llegar a Japón siendo adulto y sin conocer el idioma no ha de ser nada fácil. Especialmente porque es una sociedad muy diferente y aprender japonés no es cosa de juego ni para chapurrearlo. Le deseo suerte. Si no fuera porque tiene el apoyo de la esposa japonesa, creo que no lo lograría…

  11. Ernesto dice:

    Hola Leonid, espero continúes desarrollando tu potencial para escribir. Casualmente acaban de salir las novelas mías en Kindle-Japón, aquí te mando el link por si quieres chequear especialmente esta cuyo exergo tomé de La mujer en la arena, gran novela de Kobo Abe: La soledad es una sed que la ilusión no satisface.

    El título de la novela es Todas las ausencias, y este es el link
    http://www.amazon.co.jp/dp/B00AXBM5MM.

    Ojalá puedas pasar la info a otro lectores por allá, lo mismo le digo a Isidro. Escribo de forma independiente y ya sabes cómo es de difícil la promoción.
    Quisiera ir a China y me gustaría entrar con contacto con Isidro, que vive en Pekín, es q. no me interesan tanto los tours como ir por mi cuenta.
    Pueden escribirme a egonza_3399@hotmail.com
    Siempre es bueno información de gente de la propia cultura de uno.

    Los chinos con quienes he hablado en algunos viajes q. he hecho, son muy sonrientes y amables, algunos hablan perfecto español.

    Muchos saludos, Ernesto

    • Ernesto las novelas tuyas son en español? (lo digo por que el titulo aparece en español) Mi sugerencia es que las publiques con Kindle para países Hispanos donde pueda tener mayor acogida. También la puedes publicar en Estados Unidos pues hay gran cantidad de personas que hablan español.

      • Ernesto dice:

        Hola Julio, estan publicadas en Amazon España, California, pero Kindle hasta ahora no ha dado la opción en Latinoamerica.
        En papel, estan en LULU Q. Si llega a Latinoamerica.

        http://www.lulu.com/spotlight/egonza_3399

        GRACIAS
        ERNESTO

        • Isidro dice:

          Hola, Ernesto:

          Al margen de que te escriba luego a tu correo – al igual que haré con Leonid -, te cuento que hay una buena racha para publicar ahora en China, aunque escribas en español. Precisamente mi esposa china y yo nos dedicamos a llevar obras literarias chinas al español. Ya salió el primer tomo de nuestras traducciones de obras de ficción, por la Editorial Nuevo Mundo. Estamos a la espera de hacer lo mismo, pero al revés. Ojalá sea con un autor cubano. Te escribo más. Y bienvenido si vienes a Pekín!

          Saludos

          • Ernesto dice:

            Para Isidro, me interesa mucho q. Hablemos de esas posibilidades de publicación, he escrito a algunas universidades chinas donde se estudia español pero no me han respondido.
            Ojala podamos ver eso, no dejes de escribirme, me encantaría pasar un tiempo en china y trabajar como editor o enseñando español.
            Saludos
            ernesto

  12. Dhaniel dice:

    ¡Hola Leonid!

    Interesante tu escrito.

    Es cierto, como han expresado aquí, que a veces pueda parecer superficial opinar sin haberse encontrado uno en la misma situación.

    Yo estuve viviendo durante un año en Sapporo, Hokkaidō. Bastante lejos de Tokyo y de su vida cultural. Estuve allí como parte de un programa de intercambio estudiantil.

    Ciertamente la cultura japonesa se basa sobre un sistema muy estructurado de tradiciones. Son muy fieles, con orgullo, a tales tradiciones. Y es tarea ardua entenderlas y asumirlas en poco tiempo. Aún así, la aceptación social depende de un gran número de factores, que no siempre ayudan a la integración.

    Si me permites, te recomiendo que busques alguna asociación cultural o de emigrantes donde puedas empezar a establecer nexos de amistad que te permitan una mayor posibilidad de interacción con el contexto en el cual vives. Nunca aislarse por temor a no sentirse adecuado. Recuerdas que, como bien dices “la felicidad es responsabilidad de cada quién y nadie puede otorgarla o negarla”, así que en ti mismo está la posibilidad de amar y hacerte amar por el lugar donde vives.

    Te cuento algo que me ocurrío con un primo mío (quizá deba empezar por aclarar que soy suizo nacido y crecido en Montreux, una ciudad a orillas del Lago de Lemán, cerca de Lausana. De padre cubano y madre suiza, me siento igualmente cubano y amo a mi familia cubana). Este primo, del que hablo, llegó a mi casa con 29 años, con un ingles muy fluido y buenas nociones de francés. Inmediatamente hicimos de todo para que se integrase a la vida aquí. Pero no sirvió de mucho porque, por tanto que nos esmerásemos en ayudarle, él seguía cometiendo siempre el mismo error: querer vivir aquí como si estuviésemos en La Habana. No logró encontrar un equilibrio entre seguir manteniendo su esencia e integrarse a un modo de vida diferente. Evidentemente este no era su lugar. Ahora vive muy feliz en Tampa, USA, donde ha hecho familia y le va muy bien.

    Te deseo éxitos en tu vida y salud y prosperidad para tu familia en este nuevo año 2013.

    Saludos.
    Dhaniel.

    • Leonid dice:

      Gracias Dhaniel por tu comentario en donde hasta te tomaste el trabajo de contarme una historia personal. Me gustaría decirte algo que creo. Cuando se habla de Asia y bastante especialmente de Japón enseguida se asocia vida a cultura como si no hubieran pasado muchos años desde que dejaron de ponerse kimonos. Hace rato visten traje occidental y los jóvenes, como en casi todo el mundo, quieren ser estadounidenses. Es cierto, creo, que pervive su sistema de castas, de una manera un tanto diferente pero presente. Hay toda una manera de comportarse y palabras para ello, con la gente mas arriba( viejos, jefe, en la escuela o el trabajo o la vida el que tenga mas años), una manera para el desconocido y otra para las personas por debajo. La mayoría de la gente adulta vive la religiosidad de cierta manera bastante respetuosa, pero relajada. Acuden a templos budistas o santuario shintoistas( depende de que religión profesaron sus padres) en las distitas celebraciones que son coloridas. Pero socialmente no se les ve asomar la cultura mas que para ser estrictos y cerrados.Tambien son amables en frases y gestos pero tienes que subirte en un tren para que veas su falta de amabilidad. En muchas ocasiones dicen sumimasen( disculpa) cuando uno espera que le digan arigatou(gracias) Al tiempo te das cuenta que sumimasen significa no te metas en mi vida. Dicen defender a toda costa la privacidad, de ahí que cero emoción( tristeza o alegría) aflora de ellos ni en las formas mas sutiles, pero terminan coomo ostras y ya tienes que ver su sonrisa cuando les dices algo raro, una sonrisa de callate. A los extrajeros siempre se les considerará extravagantes y se les perdonará todo pero mira como tratan a los hijos, mira como les educan para robots que no piensan en las escuela. Si todo esto pareciera perreta no lo es. Es puro miedo de que mi hijo se eduque acá. Yo, por otro lado, no arrastro Cuba. En Cuba ya no arrastraba Cuba porque nunca me sentí un típico cubano Es estrecho solo ver en la inconformidad de alguien en otro país el hecho de que arrastra con el lugar donde nació. De todas maneras los comentarios de aquí me hacen sacar, no se por qué solo quejas. Tambien hay otras cosas que me hacen sentirme cómodo aquí. Otras tantas mierdas de vivir en Cuba de las que me desembarazé viniendo acá. Creo que he intentado dar un marco mas amplio que pura queja de inadaptado. Deja ver si cuando escribo mas me hago entender mejor. Gracias por escribir compadre. Si vienes por Osaka algún día toca a mi puerta.

      • Dhaniel dice:

        ¡Hola Leonid!

        No pienso que seas un “desadaptado”, no me permitiría “etiquetarte” así ni en ningún otro modo. Las “etiquetas” de este tipo no son buenas. Lamento que hayas pensado que ese era mi objetivo con la anécdota que te conté. Tampoco nunca he considerado que mi primo fuese un “desadaptado” ni que “arrastrase” Cuba consigo.

        Mi intención era la de hacerte ver que en la vida se necesita encontrar un equilibrio entre lo que uno es y lo que le rodea a uno. Si ese equilibrio funciona bien pues nos sentimos a gusto donde estamos y es más probable que se logre ser feliz. Atención, que no hablo de conformarse. Me refiero a que quizá, y es ahí donde cabe el ejemplo de mi primo, donde te encuentras ahora no sea Tu Lugar, no sea El Sitio donde poder encontrar ese equilibrio.

        Y tu preocupación por tu hijo me parece algo muy justo, hermoso y muy de buen padre. Y pienso, si me lo permites, que tu hijo no podrá crecer feliz si siente que tú no lo eres.

        Por eso te comentaba que la solución está dentro de ti.

        Y, de vez en cuando, no es malo dejar fluir los vapores del alma. Así que quejarse, lamentarse o tener “perreta” (me gustó este término que no conocía) no es obligatoriamente negativo. Lo importante es que tales vapores no nos nublen la vista y nos impidan ver las cosas en su justa dimensión.

        De los ejemplos que pones sobre el modo de ser de los japoneses, pues tienes razón, pues yo también pude conocer algunos de esos comportamientos en Sapporo y hasta en Tokyo con todo lo cosmopolita que es como ciudad. Cierto que mi posición “de paso” era mucho más ligera de la tuya que vives ahí. Desde el inicio yo sabía que mi estancia era de solo un año, así que veía las cosas con la óptica del folklore.

        En realidad eran ellos a estar más interesados en nosotros, evidentemente tienen predilección por los estereotipos occidentales y por los helvéticos en modo particular. En nuestro grupo eramos 10 (cinco chicas y cinco chicos), todos rubiecillos y de ojos claros. Y nos parecía muy simpático el que ellos tratasen a toda costa de cubrirse la piel para tenerla lo más blanca posible y que adorasen llevar los cabellos rubios. Y por cada pregunta que hacíamos nosotros sobre Japón ellos tenían 10 sobre Suiza.

        Gracias por tu invitación :)

        Un saludo afectuoso y sincero.
        Dhaniel.

        • Leonid dice:

          Dhaniel creo en tus buenas intenciones. Creo que eres buena persona y me gustaria tenerte de amigo. Hay cosas con las que no concuerdo en lo que me dices. Me gustaría ser bien amplio en mis explicaciones. Si me das tu correo puedo escribirte ahí.

  13. Ernesto dice:

    Hola Leonid, yo no siento q. Te quedas sino q. Estas pasando por eso q. Llaman el choque cultural, y todos hemos pasado por eso, lo de la preocupación por tu niño es fácilmente entendible, pero la cultura dominante está creando robots donde quiera, no creas q. Eso es solo en Japón.
    Saludones
    ernesto

    • Leonid dice:

      Ernesto y dale con lo del choque cultural,jajajaja Compadre que se yo lo que es eso realmente. Aunque puedo tirar un concepto al azar no se si este, por muy elaborado que fuese, me describiría. Imagina que alguien te pregunte: ¿Cómo estás Ernesto? y tu le respondieras: Nada, aquí, en medio de un choque cultural. Es broma compadre. Pero Ernesto si acepto la teoría de las culturas para explicarme te digo que yo he chocado con la mía, cualquiera que sea, desde que mas o menos razono. Nunca me identifique claramente con ninguna ni me sentí parte de ella. Puedo ver que hay cierto sistema de valores, pensamientos, modos de actuar que se consumen con avidez y hasta ansiedad en muchas partes del mundo. Acepto que ese sistema pueda describir una cultura. Pero no creo que sea una plancha que que deje todo al mismo nivel. Eso que aceptamos como cultura dominante, si lo es, porque lo es, hemos de suponer que ha creado su lenguaje y contralenguaje. Cultura dominante en todo caso puede ser parte en la fraseología de esta cultura que deje a la gente tranquila en el ya dije, ya di en el clavo y me voy contento. En todos lados la cultura dominante está creando robot para mi equivale a decir que en todos lados están sembrando flores. El mundo es un campo de robots, el mundo es un campo de flores. Es cierto que hay cosas que equiparan a todos los paises, como es cierto que se pueden destacar caracteristicas iguales en todos los humanos. Pero aunque las particularidades sean pequeñas, el lenguaje límitado, me parece que el acto de vivir, la aceptación de seguir haciendolo un poco mas que siendo robots, nos pide rebuscar en esos pocos sentidos, aunque al final terminemos decepcionados y repitiendo como único estandarte lo mismo que el primer hombre dijo: Eva me gusta tu manzana.

Escriba una respuesta