Danza Espiral y su directora Lilian Padrón,

enero 6, 2013 | | |

Celebran 25 años de labor creativa.

By Helson Hernandez

Lilian Padron, directora de Danza Espiral.

HAVANA TIMES — “La compañia Danza Espiral ha surgido de ese torbellino primario de ideas”, nos cuenta su directora Lilian Padrón en su entrevista con HT.

Havana Times: De dónde proviene la inquieta creadora que ha dado a Matanzas su compañía danzaria.

Lilian Padrón:  Desde pequeña me gustó bailar, cuentan mis padres. A diferencia de la mayoría de las niñas que los padres desean estudien ballet, a los míos no les convencía la idea.

Después de llevarme fuera del tiempo establecido para hacer las pruebas de aptitud, haber sido aprobada bajo esas circunstancias por considerar que tenía condiciones para estudiar la especialidad, más el interés y la presión personal de la maestra, fue que finalmente aprueban mi entrada a la escuela.

Me gradué en 1975 y comencé a trabajar como instructora de danza. Siempre me cautivó la creación y en cada coreografía que me montaban de niña pensaba en el “cómo” la haría yo, siempre que tuve la oportunidad terminé montando mis ideas con mis compañeros, la experiencia con los aficionados y el encuentro con la danza moderna y folclórica fueron determinantes.

Para 1979 viajo a la ciudad de Leningrado para estudiar en el Instituto Superior de Cultura donde me gradúo en 1983, Máster en Arte en coreografía y profesor de danza.

HT: Sobre el surgimiento de la hoy reconocida Danza Espiral?

LP: El trabajo con los aficionados me vinculó a un grupo de personas que tenían intereses por la creación coreográfica, por esa razón de alguna manera nos encontrábamos en diferentes festivales, cada uno hacia su trabajo y en muchas ocasiones nos reuníamos para realizar diferentes proyectos.

Danza Espiral

De esta manera es que junto a Guillermo Horta y Angel Luis Servía, unimos los conocimientos de las culturas orientales, dominio del trabajo vocal, el propósito de trabajar el folklor con una visión contemporánea, además de la necesidad que yo tenía de contar con un grupo de personas con más estabilidad que me permitiera una labor de investigación y experimentación a partir de mi interés por la danza contemporánea donde pudiera explorar el movimiento, la voz, la actuación, así como lograr poner en práctica mis estudios.

Los intereses por la danza contemporánea eran comunes y lo que cada uno podía aportar a partir de su formación profesional era un elemento aglutinador que nos permitió mezclar todos esos recursos para hacer una danza contaminada y diversa, así comenzó nuestra Espiral. Tuvimos la suerte de ser aprobados como proyecto en 1987.

HT:  Nos gustaría indagar en los conceptos que se ha propuesto para definir la proyección actual de su colectivo.

LP:  Encontrar una manera particular de movernos, ligada a la utilización de la energía intentando eliminar la fuerza, buscando el movimiento en el mismo centro del cuerpo de donde se parte hacia todas las direcciones posibles para conseguir un cuerpo dilatado, listo para cautivar sin necesidad de hacerlo solo por la utilización de la técnica y los movimientos virtuosos.

Tener como resorte que cada coreografía parta de la necesidad y claridad del creador en el “qué” quiero decir y “cómo” lo voy a hacer, pero que además sea a través de la investigación antes y durante el proceso, la experimentación, el trabajo directo y comprometido de los bailarines con cada proceso sin temer a las contradicciones y diferencias.

HT: ¿Bailarines que integran su compañía y la formación de los mismos?

LP: Lo fundamental para mí es que al bailarín le interese mi propuesta, esa es la primera condición. En estos 25 años de experiencia he contado con algunos bailarines que solo han cursado el nivel elemental y excepcionalmente he tenido bailarines sin estudios académicos, por supuesto, con condiciones muy especiales, un enorme deseo de bailar y unos cuerpos pre expresivos, esas características unidas al trabajo diario y la voluntad les ha permitido convertirse en excelentes danzantes.

Aire Frío. Compañía Danza Espiral

Al entrar a la Compañía el bailarín queda atrapado en ese sistema de entrenamiento que desarrolla en él otras zonas no exploradas de su cuerpo y su mente.

HT: ¿Desarrollarse en el contexto cultural y particularmente danzario de una Ciudad como Matanzas?

LP: Ahora reconozco que no podría hacer mi trabajo fuera de esta ciudad, ella me conmueve, me agrede, me cautiva, me provoca, yo me siento en el espacio exacto para crear aunque no tenga local y la ciudad se esté cayendo.

Esta ciudad cultural de José Jacinto Milanés, lenta como si fuera arrastrada por cada una de las calles que dan a la bahía, el Valle de Yumurí, ese silencio en las noches, la lechuza blanca del parque, los personajes locos que adornan la ciudad, eso no lo he encontrado en ningún otro lugar.

Aquí están presentes casi todas las manifestaciones de la cultura y el arte, importantes poetas, dramaturgos, pintores, escultores, diseñadores y músicos con una diversidad particular del folclor afrocubano.

Espiral ha surgido de ese torbellino primario de ideas, técnicas, tendencias, experimentación, búsqueda e investigación, que involucra las individualidades y nuestra cultura para hacerlo indetenible.

HT: Danza espiral no se limita a sus puestas en escena, desde su geografía también convoca a interesantes eventos.

LP: La única razón que nos ha movido a convocar al Concurso Nacional de Coreografía e Interpretación DANZANDOS, desde el año 1994 en pleno período especial, y en dos ocasiones al Taller de la Crítica, ha sido provocar el intercambio y la confrontación especialmente de los jóvenes, pensando no solo en nosotros sino en todos los danzantes cubanos.

No obstante, según los últimos criterios emitidos a partir de la X edición del DANZANDOS, y teniendo en cuenta que no fue posible continuar el Taller de la Critica por la ausencia de los especialistas, tendríamos que analizar si vale la pena continuar insistiendo en algo que no aporta al desarrollo y mejoramiento de la salud de la danza en Cuba.

Definitivamente existen otros espacios que si contribuyen a ese mejoramiento según los referidos especialistas. De cualquier forma tendremos en cuenta todas las sugerencias para sumergirnos en la preparación de la XI edición del DANZANDOS para el 2014, fecha para la que el concurso estará cumpliendo 20 años y podremos definir que camino tomar.

HT: Ha constituido en algún momento una limitante para su proyecto crear fuera del territorio de la capital cubana?

LP: Para nada, estamos cerca, cuando quiero conectarme con la capital viajo 100 km, mientras, estoy en mi burbuja, lo cual no significa que esté ajena al mundo.

HT: La coreografía con la que más se identifica Lilian Padrón, y sería interesante saber sus argumentos al respecto.

LP: Podría mencionar varias coreografías:  “El No”, “Un hombre es así”, “Vida de Flora”, “La sombra de los otros”, “La edad de la ciruela”, “Otelo”, “¿Y mi cuerpo?”, “Si me tocas…”, “La lágrima” y “Aire Frío”.

Con mucha frecuencia desecho mucho material que a los bailarines les parece un asesinato pero que en ocasiones salvan la obra, eso lo aprendí del querido maestro Ramiro Guerra:  “… dime lo que me vas a decir y sal de la escena…”, tal vez no sea literalmente, pero esa es la esencia.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Escriba una respuesta