La unanimidad en Cuba: Descansa en paz

diciembre 6, 2012 | | |

Fernando Ravsberg*

Intelectuales de diferentes edades y tendencias políticas debaten hoy sobre el futuro de Cuba. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Me contaba mi colega Angel Tomás que durante los primeros años de la Revolución los debates políticos eran constantes y que muchos dirigentes, incluso Fidel Castro, llegaban a la Universidad de La Habana a conversar con los estudiantes.

Lamentablemente no conocí esa etapa, por el contrario la Cuba que yo me encontré al llegar en los 90 fue la del pensamiento único, la de los apoyos unánimes, la de los escrutinios del 99,99% y de Mesas Redondas en las que todos repiten lo mismo.

Poco a poco me fui metiendo entre la gente común y comprendí que en Cuba nada es lo que parece, mucho menos la imagen estereotipada que oficialmente se pretendía vender. Me alegré, porque hubiera resultado difícil vivir en semejante uniformidad.

Los debates se desarrollaban en el espacio íntimo de la familia o de los amigos. Periodistas, académicos, economistas, investigadores e incluso políticos solo expresaban sus puntos de vista cuando tenían la seguridad de que no se harían públicos.

En las raras ocasiones que alguien cuestionaba algo de forma abierta invariablemente empezaba la exposición diciendo “siguiendo las ideas expresadas por nuestro Comandante en Jefe en torno a este tema yo creo que…” y sólo entonces soltaba su opinión.

En el 2007 “se rompió el corojo”, Raúl Castro convocó a la gente a un debate nacional sobre el presente y el futuro del país. Cinco millones de cubanos le respondieron con más de 1 millón de críticas, hiriendo de muerte a la “unanimidad”.

Y no fue el único debate, tras más de una década sin reunirse los militantes del Partido Comunista celebraron un Congreso y una Asamblea para discutir los destinos del país, el rumbo de las reformas y elegir a las máximas autoridades partidarias.

El recuento me vino a la cabeza leyendo la más reciente conferencia del destacado intelectual cubano Aurelio Alonso. Un excelente análisis que regaló a los jóvenes sobre los desafíos de la Cuba actual, escrito además con serenidad, equilibrio y mesura.

Aurelio les confesó que “el derrumbe del socialismo soviético” no fue solo un asunto económico “se debió, sobre todo, al fracaso en generar una cultura democrática participativa, sin la cual la institucionalidad política se convierte en un andamiaje sin contenido”.

Intelectuales de diferentes edades y tendencias políticas debaten hoy sobre el futuro de Cuba. Foto: Raquel Pérez

Inmediatamente se me apareció la imagen de Alfredo Guevara recorriendo universidades. Anda pregonando la buena nueva de que no todo estaba bien hecho, que ni siquiera estaba todo hecho y pidiendo a los jóvenes que continúen construyendo nación.

El socialista Julio Cesar Guanche y el democristiano Roberto Veiga iniciaron un debate público sobre la democracia que terminó con una reunión de intelectuales, llenos de contradicciones entre sí, cuyo único punto en común es soñar una Cuba mejor.

Parieron un documento donde un marxista advierte sobre “el monopolio monstruoso de la ideología, la política y la economía, en manos del Estado” y un cura aclara que “con la soberanía nacional no se puede permitir coqueteos”.

Me enteré que por ahí hay reuniones de intelectuales y economistas con debates que sacan chispas porque lo que es bueno para la economía no siempre es bueno para la cultura, como sabemos perfectamente los demás ciudadanos del mundo.

“¿Cómo se va a autofinanciar el ballet nacional o la escuela de ballet, por ejemplo?”, me preguntaba Graziella Pogolotti en una entrevista y agregaba “la solución no puede ser subir los precios de la función y dejar fuera a la mayor parte de los cubanos”.

Los clichés se han roto definitivamente, los chicos del Observatorio critican al gobierno, marchan el 1 de mayo con carteles contra la burocracia y acuden después al parque Carlos Marx a rendirle honores al alemán que inventó el socialismo.

El investigador Esteban Morales publica un artículo reclamando transparencia en varios casos de corrupción. Lo expulsan del Partido Comunista pero el académico termina ganando la pulseada, sigue siendo militante y además continúa escribiendo.

Si estos debates no tienen más repercusión es porque la prensa nacional sigue siendo sordo-muda-ciega ante este proceso creativo. El control editorial es enorme, tanto que varios de los sitios de Internet que se han hecho eco terminaron “suicidados”.

Sin embargo, las cosas han cambiado y ya no tienen el control total, personas como el escritor Leonardo Padura aprovechan su espacio nacional e internacional para subrayar cuales son, a su juicio, los problemas que afectan a sus compatriotas.

Cuba se ha quedado sin paradigmas y parece estar despertando de tantas certezas embotadoras. El silencio se ha roto y cada día se oyen más voces opinando por su cuenta. Y a mí me gusta pensar que ese ejercicio puede servir para fortalecer a la nación.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

9 respuestas a “La unanimidad en Cuba: Descansa en paz”

  1. Jezfran dice:

    Mi pregunta es si Yoani no es cubana, porque es prominente y no parece en el collage. Rodiles tampoco. Y morua que es bien sesudo, no es cubano? Ellos no discuten? y los emigrados? Tampoco son parte de Cuba?

  2. gabriel dice:

    Faltan muchos rostros en esa foto.

    Me vienen a la cabeza dos imprescindibles: Yoani Sánchez y Antonio Rodiles.

    ¿O es que para hablar del futuro de Cuba hay que ser revolucionario?

  3. Eugenio Díaz dice:

    Algunos rostros, sólo algunos que faltan y que han marcado el debate cubano del 2007 para acá: Abilio Estévez, Antonio José Ponte, Rafael Rojas, Iván de la Nuez, Enrique Patterson, Emilio Ichikawa, Yoani Sánchez, Antonio Rodiles, Manuel Cuesta Morúa, Eliecer Ávila, Víctor Fowler, Carlos Alberto Montaner, Armando Chaguaceda, Gustavo Pérez Firmat, Román de la Campa, Roberto González Echevarrría… Pudiera llegar a cien.

  4. Jose dice:

    Desgraciadamente hay muy poca representatividad de la Cuba real en estos debates. El debate del pueblo cubano esta muy lejos del de estos intelectuales. El debate del pueblo tiene mas de “hasta cuando” que de filosofia politica y mucho menos de marxismo. El debate del dia a dia cubano tiene mas que ver con la supervivencia que con estas falasias intelectuales de una Cuba que no existe, nunca existio y Dios mediante nunca existirá. Una Cuba donde con el nombre de “todos” solo se le abren las puertas a algunos.

  5. elpidio dice:

    Es maravilloso como los senores que se autotitulan analistas politicos sobre Cuba, sacan por los pelos sus articulazos, de la situacion que existe para los cubanos. No se atreven a realizar un analisis y una comparacion con paises, digamos desarrollados como los Estados Unidos, Espana y otros, pues de hacerlo, eso los pondria en el lado opuesto a las pretensiones de articulos como este, del senor Ravesberg.

    No pretendo en lo absoluto, en convertirme en un critico de arte o algo por el estilo, pero seria verdaderamente interesante que este senor analista, se diese una vuelta turistica, por supuesto con un buen bano de pueblo, por Espana, pais que se dice desarrollado, y donde los jovenes, en cantidades increibles, no tienen trabajo, los trabajadores no tienen trabajo, las mujeres no tienen trabajo, los estudiantes estan en el punto critico de tener que abandonar sus estudios por la privatizacion de la ensenanza, y no hablemos de los recortes sociales, como el de proteccion a los ancianos y discapacitados, los recortes en la salud, que practicamente seran pasados a manos privadas, para que solo atiendan en sus clinicas y hospitales a los ricos, a los poderosos, a los reyes, etc.

    No pretendo decir con lo anterior, que Cuba es un paraiso ni mucho menos, pero si digo y reafirmo que el proceso cubano esta lleno de justicia, justicia y mas justicia para el pueblo, para quien trabajan los dirigentes historicos y su pueblo, no los burocratas, ladrones y delincuentes que se dedican a vivir, como los parasitos, de lo que roban y trafican, o los senores de la nueva anexion, que siendo

    asalariados del gobierno de los Estados Unidos de America, ese que fue emplazado a discutir todos los problemas entre Cuba y Estados Unidos de igual a igual, no como pretenden hacerlo con Siria y como lo hicieron con Libia y como pretenden hacerlo los anexionistas de nuevo tipo con sus acciones contrarrevolucionarias y fascistas.

    Esos senores de la nueva anexion, viven como parasitos en el pais donde los trabajadores crean todas las riquezas para dar bienestar, salud y educacion, entre otras cosas, a su pueblo, ellos los anexionistas de nuevo tipo, viven del salario que les pagan los gobiernos de la Coalicion, -Estados Unidos, Europa y algunos otros paises ricos, que no pueden vivir tranquilos en este revuelto mundo, con el ejemplo que ha dado durante 50 y tantos anos, la Revolucion Cubana y su pueblo.

    Seria interesante que ademas de hacer este tipo de criticas, el senor Ravesberg dijese algo sobre lo que es positivo, bueno y digno en el pueblo cubano, pues en su articulo, queda subliminarmente dicho que el pueblo cubano es cobarde, vago y falto de agallas para enfrentar las situaciones que el menciona y desgrana como lo hacen los ofidios cuando muerden y trituran a sus victimas.

    Espero que el senor escritor de este articulo no se enoje y quiera verme descuartizado, sin lengua, sin manos y sin cerebro en una de las calles de la Habana, por lo que le he senalado en su articulo, solo decirle que recuerde, que Cuba no es Libia, Cuba no es Siria, aunque los anexionistas de nuevo tipo pretendan, criminalmente, llevar la situacion a esos extremos entre Cuba y el Gobierno del Premio Nobel de la Guerra.

    Que la paz y la prosperidad, unido a las vibraciones de amor del Padre Azul y el Hombre de Galilea, se impongan en la Isla y en el mundo, es lo que mas necesitamos los pueblos pacificos y trabajadores de este mund

    • Jose dice:

      elpidio al mismo tiempo que el autor de este articulo se de la gira por el mundo como lo has sugerido sería bueno que tu te la dieras por Cuba de la cual veo se te ha olvidado bastante. Donde esta esa Cuba donde todo es justicia, justicia y mas justicia cdo a la mayoría de los cubanos nos silencian y no tenemos el más minimo espacio a reclamar ni nuestos derechos mas fundamentales. A que riquezas te refieres cuando en nuestro país los trabajadores lo unico que recibimos es miseria y ni siquiera nos dan la migaja del plato que cae de la mesa de nuestros dirigentes que viven bien apertrechados con el fruto del sudor del pueblo esclavo. Quien llama anexionista a quien, tu al autor o el pueblo de Cuba a alguien como tu que respondes a los intereses viles de una diactadura que no ha hecho mas que engañar y estafar a todo un pueblo por mas de 50 años. De que Cuba hablas que es tan diferente a la que vivimos diariamente los cubanos.

      Que los enanitos verdes y cusa cutusa te saquen de ese mundo irreal donde vives mientras el pueblo que dices defender sufre la opresión de los hijos de su propia tierra, según Marti la peor desgracia que le puede suceder a una nación.

    • Gabrriel dice:

      Eldipio,

      ¿Dónde están las declaraciones de esos opositores defendiendo la anexión a Estados Unidos?

      Por favor, pon enlaces.

  6. Liborio dice:

    Elpidio dijo es un post de Kaosenlared que era jubilado y que vivia solo de la libreta de abastecimientos. Ya pueden calcular la doble moral y la honestidad de este personaje.

Escriba una respuesta