Un pueblo extraño en el extremo occidente de Cuba

diciembre 6, 2012 | | |

Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES — Cuál no sería mi sorpresa al llegar a “El Cayuco”, el poblado el más occidental de los asentamientos cubanos, y encontrarme ante una infestación de cartelitos públicos primorosamente pintados.

Era aquel un pueblo alucinado. Las personas eran comunes, por supuesto, y pasaban por entre aquel universo de frases de tono aforístico y nombres de héroes de todas las épocas, como si no los tocaran.

Guajiros con sus sombreros de yarey y su guataca, pensando que necesitaban inmediatamente que lloviera, para no perder la cosecha, apenas rozaban las “batallas de ideas” que refulgían en graciosas probetas gigantes en 2D.

Los famosos cinco héroes cubanos eran presentados en todas las fórmulas posibles, aunque la inmensa mayoría de los “puestecillos heroicos” tenían su correspondiente gran estrella blanca de piedras, hormigón, maderos en el césped, o simplemente pintada en la pared de la bodega.

El más interesante aporte, que verdaderamente encendió en mí un candor inédito, fue encontrarme los nombres de Los Cinco mal escritos (Geraldo en vez de Gerardo, por ejemplo) además del único caso que he visto donde omiten a uno de los cinco nombres, y repiten otro, siendo Antonio el privilegiado con doble ración, y Ramón el excluido.

Por supuesto, los detalles ortográficos, como bien señaló en algún momento mi colega Erasmo, no son tan importantes, siempre que quede claro el sentido de lo que se quiere expresar.

Es por eso que no me pareció nada del otro mundo cuando en un cartel, en lugar de “Circunscripción”, escribieron “Sircupcrición”. Hay que reconocer que la palabrita original también se las trae…

El resto pueden imaginárselo, o verlo en las fotos: condenas al bloqueo, invocaciones a Fidel, vanguardias, revolución, fechas conmemorativas, etc. Por cierto, hubo una evocación que me demostró mi ya conocida ignorancia acerca de las fechas históricas: “¡Viva el 13 de enero!”. Si algún lector sabe a qué se refiere, agradecería me alumbrara.

De todos los carteles, solo hubo tres fuera de la línea de la propaganda oficial. Uno promocionaba el juego en los niños y niñas (con lenguaje de género y todo), otro amenazaba con la presencia de un perro, y otro mostraba la enigmática expresión “Cristo es la roca”.

Todo esto, solo en una calle, la principal del pueblo, por supuesto.

Resulta evidente que, si la gente tuviera la oportunidad de escribir en los muros, en algún momento sale la creatividad por décadas aplastada.

El famoso poema de Eliseo Diego “Por los extraños pueblos”, retumbaba en mi cabeza a medida que avanzaba por El Cayuco, rumbo al Área Protegida de Guanahacabibes, en Pinar del Río. Un sitio hermoso y peculiar, sin lugar a dudas.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

15 respuestas a “Un pueblo extraño en el extremo occidente de Cuba”

  1. luismi dice:

    q manera de atracarse a la p….. y con la perra miseria que tienen. hay quien se merece lo q tiene. lo mas deprimente me resulto la atmosfera sovietica que tiene toda esa propaganda caudillista.

  2. lagiraldilla dice:

    Mi preferida es ” Un mundo abierto gracias a Fidel ” jajajajajajaaja

  3. cubano100% dice:

    Ese cartel del 13 de enero obviamente se refiere al Remolcador 13 de Marzo. ¿O no?

  4. Dhaniel dice:

    Lo bueno de la “batalla de ideas” y de tanta ideología barata es que al final caen en su misma trampa.

    Me explico:

    “Revolución es ser tratados y tratar a los demás como seres humanos”

    Es una frase que encierra todo el absurdo de pretender que en Cuba todavía se pueda hablar de “Revolución”, más aún, niega tajantemente que en Cuba haya habido una “Revolución” dado que desde 1959 los cubanos vienen considerados por su gobierno como soldados, números para llenar plazas y hacer desfiles, carne de cañón para guerras extranjeras, esclavos, mano de obra barata para misiones internacionalistas, conejillos de indias para cualquier experimento médico, alimentario o social, en fin… como cualquier cosa menos que como “Seres Humanos”

    ¡Ahora caigo! Será por eso que en Cuba no se respetan Derechos Humanos tales como: libertad de opinión, libertad de circulación, libertad de asociación, etc.

  5. Gracias Isbel
    por el reporte escrito y en imágenes.

    Esas imágenes valen mucho
    son ejemplo explicito de la manipulación y la propaganda de un régimen que ha muerto.
    Cada una de esas pancartas recuerda una lapida de cementerio.
    Pobre pueblo que tiene que trabajar y transitar cada día viendo todas estas consignas.
    Claro que después de un rato se vuelven invisibles son solo para impresionar a los que visiten.

  6. Isbel, mira esto puede ser un reporte investigativo muy interesante que Uds podrían realizar.
    Cada vez que visiten un pueblecito. Hagan un inventario de los carteles por lo menos de los carteles en las calles principales. Cuantos carteles y su naturaleza. Seria interesante ver cual pueblo es el que mas densidad de carteles tiene. Probablemente ellos aumenten la densidad de propaganda en dependencia de cuan “contra-revolucionario” sea el pueblo. Me imagino que pueda existir una tal relación.

  7. Roberto Gomez dice:

    El reportaje fue en El Cayuco o fue en Macondo?
    Es curioso ver la palabra “Ludoteca” en un letrero, en el mismo pueblito donde escriben “Sircupcrición” en otro letrero. Sabrán los pueblerinos locales el significado de ludoteca?. Es posible que eso no importe, porque en definitiva a nadie allí le interesa ni le importa lo que dicen todos esos letreros. La gente los ignora y se limita a estar alerta para no tropezar con ellos en el diario deambular por sus cercanías.
    País de Maravillas!

  8. Joel dice:

    Increible!!!!
    No se si reirme o llorrar. Que alguien me explique…….esto es una burla macabra o un chiste de mal gusto?
    No es que hayan pasado 53 anos de revolucion, es que sencillamente no han pasado.

  9. Isbel Díaz Torres dice:

    Gracias por los comentarios. Por cierto, la gente de allá con quienes tuvimos contacto, son personas de profunda sensibilidad, y había tanto gente de valiosa sabiduría popular, como de intelecto agudo sobre temáticas científicas (que en esa onda fue que hice el viaje, como biólogo)

    • Joel dice:

      Por su puesto Isbel, lo de cortez no quita lo de valiente. El pueblo tiene una sabiduria innata, tiene una filosofia natural de la vida que viene de la experiencia diaria. La humildad de la gente sencilla no le mella para nada su ingenio. A la gente no se le puede enganar por siempre, siempre van a haber personas inteligentes, interesantes y otras interesadas e ignorantes. Eso es evidente en esos posters.
      Me atreveria de decirte que no tuvistes tiempo sificiente para conocer la verdad de los habitantes de ese pueblo. Tal vez un poco mas de tiempo y te hubieras sorprendido lo que se oculta detras de esos carteles y de que lo que te muestra una comunidad tan aislada no es siempre la verdadera cara de su realidad. Como te advirtio un comentarista anteriormente esos carteles podrian ser mas bien un mecanismo de defensa, un mensaje destinado a impresionar a los visitantes vendiendoles una imagen de ignorancia y compromiso revolucionario que los proteja de aquellos que vengan con preguntas incomodas a meter las narices en su rutina pueblerina que pudiera tener nada que ver con el fevor revolucionario de sus vallas.
      Alla el que crea que los Pinarenos son bobos………….

  10. Mercedes dice:

    Un pueblo alucinado, perdido en el tiempo y el espacio. LOL. Estuvo buenisimo ese viaje

  11. Jangel dice:

    Ninguna obra humana es perfecta. Todo lo que sale de la mente y manos humanas puede ser objeto de arreglos, ajustes y actualizaciones una vez superadas las limitaciones de conocimientos, procedimientos y se haya alcanzado un nivel superior de cultura y visión de la realidad. Hay algo que no se aprende con libros y cursos del momento; son los valores que se van forjando desde que se nace, con las actitudes que se van adoptando a medida que interactuamos con los otros y las diversas cosas de la vida. Lamentable es burlarse del que está en crecimiento o del que, con el ánimo suyo o de otro, quiera expresar una idea justa aún con falta de ortografía, para libertar a cuatro y otro más injustamente privados de su Patria y familia. Nada digno hay en ello. Queda pues, admirar la grandeza humana de los habitantes de este pueblito de Pinar del Río.

    • Isbel Diaz dice:

      Jangel, concuerdo con tu comentario. Lamento que te hayas llevado la impresión de que se trataba de una burla. Nada mas lejos. En un comentario mío aquí mismo recalcaba ese detalle. Ahora, me parece exagerada tu opinión acerca de “la grandeza humana de los habitantes de este pueblito”. La perfecta homogeneidad de los carteles, el maniqueismo con que se expresan las consignas, el distanciamiento entre la vida cotidiana de esos pobladores y la parafernalia politiquera, permite darnos cuenta que no fue el pueblo quien colocó esos carteles allí. Las directivas de algunas organizaciones políticas cubanas a veces son tomadas al pie de la letra. Este parece que fue el caso.
      Por cierto, ¿más de 50 años de revolución no te parecen suficientes para superar “las limitaciones de conocimientos, procedimientos”? ¿Cómo se aplica aquí ese “nivel superior de cultura y visión de la realidad” que mencionas? Nunca está de más recordar que instrucción no es lo mismo que cultura.
      Y las ideas justas… pues que vengan con faltas de ortografía y sin ellas. Lo importante es decirlas (y que nos dejen decirlas… todas…)
      Gracias por tu comentario.

  12. Juan Manuel dice:

    Cuando queremos escribir de un lugar, lo primeo es conocerlo y sus orígenes, infelizmente Isbel, eso que viste el en Cayuco se repite en cualquier lugar de Cuba, lo que si es bueno aclares que este pueblo se llama Manuel Lazo la Vega, un revolucionario que murió y le decían El Cayuco, mi saludos y existo a HT

  13. jkmejo dice:

    Estimados todos, que pena esos criterios tan a la ligera por ver unos carteles como en cualquier lugar de esta isla, soy nacido alli, soy un profesional q nacio en ese pueblo y no lo niega, realmente no conocen nada al respecto, q pena Isbel q solo pudieron ver los temas de los carteles politicos y su ortografia, q no pudieron entablar conversaciones con las personas de alli, creo q sus comentarios simples se reducen a la critica facil del q pasa en un auto por esa calle,
    ojala la vida les haga mejores propuestas, de seguro cuando eran ninos hacian esos cartelitos y otros y esas estrellitas en la escuela y llegan de facil a criticar lo q vieron, esas personas son las q alli viven y son tambien las que cuidan de esa hermosa parte de nuestra pequena isla, pero eso no importa, ahora el tema es la simplesa y los cartelitos.
    que tengan buen dia amigos super criticos.
    jkmejo

Escriba una respuesta