¿Podemos dejar perecer a Santiago de Cuba?

noviembre 26, 2012 | | |

Alberto N Jones

Foto: Dariela Aquique

HAVANA TIMES — La masiva destrucción que el huracán Sandy causó en Nueva York, Nueva Jersey y otros lugares de los Estados Unidos, impidió que los medios masivos de comunicación informaran acerca de otra masiva destrucción que literalmente ha borrado a Santiago de Cuba del mapa, colocado a cerca de un millón de personas al borde del colapso económico y creado la mayor incertidumbre acerca del futuro de esta ciudad en sus 500 años de historia.

Santiago de Cuba no es solo la segunda ciudad en importancia de la Isla, es además el lugar donde nació Mariana Grajales, la madre de la nación Cubana y la mujer más extraordinaria de ascendencia Africana de nuestro hemisferio, que supo incorporar a toda su familia a las guerras por la independencia del país en 1868, 79 y 95, donde la mayoría perecieron luchando en contra del colonialismo Español.

El general Antonio Maceo, su hijo más sobresaliente, que transitó desde simple soldado hasta convertirse en el segundo jefe del Ejército Libertador, derrotó en combate a los generales Españoles más valerosos y condecorados, condujo la guerra invasora de este al oeste del país en la acción militar más extraordinaria de esa campaña, que mereció ser perpetuada en el museo militar de París y otras academias militares del mundo.

Santiago de Cuba es la ciudad más caribeña, ruidosa y alegre de Cuba, que comprende el mayor asentamiento Afro-Cubano del país, y fue donde soldados negros de Tuskegee, al mando del general Teddy Roosevelt, derramaron su sangre o entregaron sus vidas en la guerra Hispano-Cubano-Americano de 1898.

Foto: Dariela Aquique

Santiago estuvo en el epicentro de la horrenda masacre de más de 3000 miembros del Partido Independiente de Color en 1912, que ha manchado con tinta indeleble nuestra historia patria.

Aquí se sembró en 1953 la semilla que floreció y derrocó la sangrienta tiranía del general Fulgencio Batista. También es la cuna de Frank y José País, Vilma, Pepito Tey, Tony Aloma y  el martirologio de William Soler.

Santiago de Cuba es la sede de la Escuela de Ciencias Médicas del Caribe con sus 2500 estudiantes, donde cientos de estos, procedentes de África y el Caribe, han obtenido sus diplomas de médico, enfermería y tecnología de la salud, especialmente Haití con más de 700 graduados completamente gratis. En esta ciudad miles de profesionales de la salud, el deporte, la cultura y la educación, han brindado sus conocimientos y experiencias a millones de desposeídos alrededor del mundo.

¿50 años de diferencia política o ideológica infundada entre los Estados Unidos y Cuba deberían permitir que esta comunidad, que ha contribuido tanto a la humanidad, perezca por falta de solidaridad de nuestro país vecino?

El fin de la guerra fría y ese desafortunado capítulo de nuestra historia, demanda mayor colaboración y menos confrontación entre los pueblos, en nuestro interminable esfuerzo por construir un mundo mejor para todos.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

Escriba una respuesta