author photo

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

¿Cuba promueve la deforestación?

noviembre 26, 2012 | | |

Isbel Díaz Torres

La superficie plantada 2011.

HAVANA TIMES — Después de leer una breve nota en la prensa nacional me ha surgido la duda sobre la política cubana en cuanto a silvicultura. ¡Lo que logran algunos periodistas cubanos! Es que al parecer es posible promover la reforestación y la deforestación a un mismo tiempo.

La nota en cuestión, publicada en el diario Granma el pasado 20 de noviembre, anuncia la reforestación de más de 4 mil 400 hectáreas en la occidental provincia de Pinar del Río, e inmediatamente destaca que se trata de “el doble de lo talado con destino a la industria”.

Esto pudiera parecer razonable a los ojos de un lector poco avisado, puesto que el principio de plantar más que lo que se tala parece ser a todas luces correcto.

No obstante, si analizamos la actual situación de la isla tomando como referencia el informe “La Silvicultura en Cuba. Período 2007-2011”, promovido por la Dirección de Estadísticas Agropecuarias de la Oficina Nacional de Estadística e Información, entonces las cosas cambian.

Ese documento informa que “el total de posturas de árboles maderables y frutales producidas durante el período 2007 al 2011 (…) presenta un ritmo de decrecimiento promedio anual de 4,30%”.

El 2011 muestra una significativa disminución comparado con los cuatro años que lo anteceden, por lo que debió haber ocurrido un cambio de estrategia en este 2012, a fin de detener el ritmo negativo.

Al igual que las posturas, la superficie plantada en el quinquenio analizado sufre un ritmo de decrecimiento anual del 5,65 %, siendo también el 2011 el año de más bajo índice en esta actividad.

El titular de Granma exhibe con orgullo la cifra de 4 mil 400 hectáreas plantadas en Pinar, pero si miramos el informe de la ONEI queda claro que se debió reforestar mucho más que eso, puesto que en 2011 (el peor año del quinquenio) esa provincia plantó más de 5 mil hectáreas. Es visible que la cifra actual se queda por debajo. 

Tala prohibida.

Cuando decimos Pinar del Río, no se trata de cualquier provincia, sino la más reforestada de la isla y la que más madera aserrada aporta a la economía del país, según recuerda el mismo artículo de Granma. ¿Qué quedará entonces para las demás?

Lo mismo sucede con el ‘trabajo de reconstrucción’ (mejoramiento de la biodiversidad y valor económico de los bosques naturales mediante la incorporación de especies más valiosas), en el cual se verificó una tendencia descendente a un ritmo de 3,70% de decrecimiento promedio anual.

Igual comportamiento han tenido otros indicadores en el quinquenio como la ‘labor de mantenimiento’ y la ‘siembra de fajas verdes’, con un decrecimiento promedio anual de 2,80% y 0,85% respectivamente.

¿Habrán tomado en cuenta estos datos el periodista y el optimista funcionario entrevistado? Al parecer no, aunque más adelante podemos entender de qué se trata todo: compromisos, cifras, cuotas.

“Pedro Ramírez Lara, jefe del Servicio Estatal Forestal (SEF), asegura que esta cifra le permitirá a Vueltabajo (Pinar del Río) llegar al 2015 con un índice de boscosidad superior al 44,02%, la cuota pactada para que el país pueda cumplir el compromiso en 1992, en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, de alcanzar para ese año el 29,3%”, dice la nota de Granma.

Sé que muchas personas trabajan esforzadamente en las labores de reforestación, sin embargo, pareciera que no importa que el país continúe su tasa de decrecimiento de superficie plantada, sino que para el 2015 se tenga el porcentaje pactado.

Extraña política de reforestación. Y más extraña todavía si sabemos que esos árboles son para después talar. Imagino que durante 2013 y 2014 aguanten un poquito las motosierras para poder llegar con una cifra hermosa ante las instancias internacionales.

Como ven, continúa siendo visible la falta de un periodismo de investigación en Cuba, que sea capaz de diversificar sus fuentes y contrastar la información, al menos.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

9 respuestas a “¿Cuba promueve la deforestación?”

  1. erasmo dice:

    Aprovecho para comentar que la faja hidroprotectora de la presa Ejército Rebelde está siendo desmantelada para el sembrado y sobre todo el pastoreo. Y no se trata de madera preciosa.

  2. 100 % Gusan@ dice:

    Como ejercicio curioso: agarra el Google earth y compara los colores de Cuba con otros de la región vistos desde arriba.

  3. Isidro Sánchez dice:

    Cuando reforestan lo hacen plantando eucaliptos, los cuales drenan el suelo absorbiendo toda el agua y arden nadamás haber humo en los alrededores. Es esta la reforestación? Parece que al periodismo oficialista le interesan solamente las cifras y no la calidad o variedad de lo reforestado. Si así es, pues adelante con el marabú y el porciento será mejorado notablemente.

    • Isbel Diaz dice:

      Isidro:
      Aunque ciertamente aún la reforestación es insuficientemente diversificada, para ser sinceros tampoco puede reducirse a la siembra de eucaliptos. En el caso de Pinar del Río son más de 30 las especies maderable de alto valor económico utilizadas. En la lista se incluyen sobre todo el pino, la acacia, el cedro, la majagua, y por supuesto, el eucalipto, cuyo efecto adverso para el suelo que mencionas es real. Supongo que lo usen por su rápido crecimiento y su tronco perfectamente recto… pero no me convence.

      Por otra parte, Holguín, Granma y Guantánamo son las provincias con un trabajo más sostenido en esto de la reconstrucción de bosques incorporando especies más valiosas. Recordemos que la actividad minera en Moa es bastante fuerte, y están obligados a reforestar parte del terreno que desbrozan (destrozan) anualmente. Por cierto, que usan bastante casuarina, una especie exótica (no cubana) no muy bien vista por acá, pero que realiza una labor decisiva en la recuperación de los terrenos degradados.

      En el caso de las ciudades sucede otro tanto: las autoridades se preocupan por una selección adecuada de las especies para reforestación, y tratan de diversificarla (aunque no siempre lo logren). Es una pena que ello no vaya aparejado de un seguimiento de las posturas plantadas, a fin de garantizar su supervivencia. Cada año se siembran miles de posturas que no logran sobrevivir, por lo que son una pérdida de tiempo, esfuerzo, y recursos muy valiosos.

      Tengo la tesis de que, si implicaran a las comunidades directamente afectadas en el proceso, las probabilidades de éxito aumentarían.
      Gracias por tus comentarios.

  4. Isidro Sánchez dice:

    Y se me olvidaba: gracias Isbel por este tema tan importante. Un abrazo

  5. 100 % Gusan@ dice:

    ¿Se sabe de algún incentivo a los que reforesten su tierra? Sí, ya se que nadie tiene mucha, pero de poquito en poquito….

    Aquí el Estado te exonera una bola de años de impuestos por tener tierra sembrada de árboles.

    Entiendo que la sombra de los árboles sería la única cosa efectiva contra el marabú, y muy bien que caerían más frutas y madera.

    • Isbel Diaz dice:

      100% Gusan@:
      Acá existen lo que se llaman fincas forestales. Hipotéticamente, el ministerio de la Agricultura promueve una serie de ayudas (insumos, herramientas, tierra, etc) a las familias que decidieran emprender el desarrollo de una finca forestal. La experiencia vivida por una amiga mía junto a su esposo e hijo fue bien decepcionante en este sentido, y durante 5 años estuvieron vagando por la isla, hacia diferentes localidades otorgadas por el MINAGRI. Nunca lograron echar adelante su proyecto, y debieron regresar a La Habana. Si existiera otro estímulo, no lo conozco.
      Por cierto, no me es posible acceder a Google earth porque es uno de los muchos servicios que el arbitrario bloqueo estadounidense impone a mi país. Espero que las votaciones en la ONU y la buena voluntad del pueblo de EE.UU. logren transformar esa absurda realidad.
      Gracias por tus comentarios.

      • aldo dice:

        Isbel:
        La culpa de que no puedas acceder a Google Earth, la tiene el gobierno cubano, que es el primero que no quiere que embargo, que yo sepa no hay ningun bloqueo a Cuba. Cuba comercia donde le da la gana siempre que pague por adelantado, nadie le fia ni un tornillo porque son malos pagadores. En Cuba un porciento infimo de personas tiene acceso a la Internet como la tienes tu, asi que eres un privilegiado ahi. El embargo no es arbitrario, es una ley codificada en le congreso de Estados Unidos, el cual tiene todo el derecho del mundo a decidir como vana ser las pautas de su comercio exterior, asi como Cuba tiene el suyo. Ya averiguaste que paso con le famoso cable de fibra optica que iba a mejorar la internet en Cuba?

        • Isbel Díaz Torres dice:

          jajajaja… y yo soy rubio y de ojos azules.
          Es interesante reconocer a quienes les importa casi nada al pueblo cubano, y aprueban medidas criminales como el bloqueo… ¿Y con estos bueyes quieren que aremos????

Escriba una respuesta