author photo

Caridad: Si tuviera la oportunidad de escoger cómo sería mi próxima vida, me gustaría ser agua. Si tuviera la oportunidad de eliminar algo de lo peor del mundo borraría el miedo y de todos los sentimientos humanos prefiero la amistad. Nací en el año del primer Congreso del PCC en Cuba, el día en que se celebra el orgullo gay en todo el mundo. Ya no vivo al este de la habana, intento hacerlo en Caracas y continúo defendido mi derecho a hacer lo que quiero y no lo que espera de mí la sociedad.

Los yukpas se van de Caracas

noviembre 12, 2012 | | |

Caridad

Yukpas afuera de Miraflores.

HAVANA TIMES — ¿Quiénes tenían tanto interés en que los yukpas no entraran a Caracas? ¿Quiénes tenían tanto interés en que la voz de los yukpas no se escuchara a través de los medios nacionales de comunicación?

No estoy hablando de las televisoras y periódicos de la “oposición”, que al final todo el mundo sabe que son parte de los hacendados y terratenientes que contratan sicarios para asesinar al pueblo yukpa.

Me refiero a los medios de comunicación del gobierno. Esos que se suponen hayan sido creados para difundir la verdad, para darle voz al pueblo.

¿Es que, como dirían los animalitos de Rebelión en la Granja, algunas gentes son menos Pueblo que otras? O sea, los que vivían en este continente antes de la llegada europea son menos pueblo que los demás.

Ese debe ser el razonamiento, aunque es lógico que estoy jugando, porque en realidad todos sabemos por qué la Guardia Nacional Bolivariana atropelló al grupo de casi 60 yukpas que desde el martes 6 de noviembre salió de la Sierra Perijá, estado Zulia y solo pudo llegar a Caracas 30 horas después, cuando el trayecto solo debe llevar entre 9 y 11 horas.

En la guagua – cuyo costo fue pagado gracias a una colecta de las redes sociales – viajaban mujeres con sus niños – algunos de brazos – ancianos y hombres jóvenes dispuestos a no doblegarse ante las amenazas y el maltrato a los que fueron sometidos. Uno de ellos, Cristóbal Fernández, fue separado del grupo y aún no se conoce su paradero.

Para entrar a Caracas no les quedó más remedio que abandonar la guagua y seguir a pie, todos por la autopista, algunos sin zapatos, expuestos a ser atropellados; porque otra vez los hombres de uniforme y armas – con las que les apuntaron varias veces – retuvieron el bus.

El Distrito Federal los recibió ausente, inhóspito, porque ¿tanto alboroto por estos indios? Solo un grupo de watia (criollos) los apoyó y acompañó en su periplo para lograr ser recibidos por el Vicepresidente o el Presidente.

(Jejeje)

El que vive en Cuba sabe qué quiere decir “peloteo”, y el que no lo sabe enseguida se dará cuenta de su significado. Al edificio de la Vicepresidencia de la República llegamos alrededor del mediodía del jueves.

¿El vicepresidente?

Imagino que goce de buena salud.

Alrededor de las 4 de la tarde cerramos la calle. Llegó la policía armada.

¿El vicepresidente?

Igual, con una salud inmejorable.

Al anochecer, suban, que ahorita llega el Vicepresidente. Pero solo 10 yukpas y nada de “blanquitos”. Incomodidad, protestas, los caciques y cacicas yukpas vinieron juntos y hablarán juntos.

Maltratos y humillaciones a la entrada del edificio para con los yukpas. Retención de una activista.
Los “revolucionarios” que pasan cerca no entienden a los que estamos allí, ¿ustedes no votaron por Chávez, qué hacen protestando aquí?

Yukpas afuera de Miraflores.

Yo no voto por nadie, sobre todo porque no soy venezolana y en cualquier momento estoy ilegal aquí; pero los yukpas (ironías) sí votaron por Chávez, el día 7 de octubre tuvieron que luchar fuerte para salir de la Sierra – hay un cerco alrededor de ellos, no pueden llegar a Machiques, el pueblo más cercano, sin ser víctima de atropellos, hasta de muerte –.

A las 9 de la noche un grupo de activistas logra colocar carteles en un programa en vivo, conducido por una famosa periodista pro gubernamental. Otra ironía, es un programa para hablar sobre lo que no funciona bien aquí…los sacaron a empujones de allí, pero surtió efecto porque al día siguiente mucha gente hablaba de “los cartelitos”.

A las 10 de la noche los yukpas que aún estaban dentro del edificio ministerial salieron un poco desilusionados. Sabino, su líder, no se había tragado el cuento de la llegada del Vicepresidente “en cualquier momento” y ya había salido de allí.

Al día siguiente una historia similar en cuanto a engaño y manipulación: el vicepresidente se entrevistará con ustedes. Esta vez no mordieron el anzuelo y se fueron a Miraflores.

Allá se perdieron los yukpas entre tantos protestantes, cada día los alrededores del Palacio de Miraflores se llenan de protestantes. Esa noche – al fin – son entrevistados en un canal estatal. Sabino logra exponer los motivos que les hicieron llegar hasta aquí.

Se supone que vaya una Comisión a la Sierra Perijá a estudiar el “asunto”.

Se supone.

El Ministerio Popular para Pueblos Indígenas…

Bien, ¿y ustedes?

Me disculpo por la ausencia de fotos, esta vez cargaba otro tipo de cámaras.

Les dejo un poema de Jo Carrillo:

A nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales
les encanta tener retratos de nosotras
sentadas junto a la vasija de barro
rallando la yuka
manejando el machete
en guayucos y collares brillantes
cargando nuestros niños morenos amarillos
leyendo libros de las
campañas
recibiendo las bolsas de comida que nos trae el Minpi
nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos y amigas radicales
deben pensarlo de nuevo

A nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales
les encanta tener retratos de nosotras
andando por el conuco en el sol ardiente
descalzas,autóctonas,
en guayucos y collares brillantes
cargando niños morenos amarillos
recibiendo las bolsas de comida que nos trae el MINPI
sonriendo.
Nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos y amigas radicales
deben pensarlo de nuevo.

Nadie se sonríe
al dar frente al día
escondiéndose por el monte porque está el sicario del ganadero apuntando
o yendo a enterrar a nuestros hijos muertos por diarrea , fiebre y gripe
nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales.

Y cuando nuestros camaradas revolucionarios y revolucionarias
amigos, amigas radicales nos ven
en carne viva
no como su propio retrato
no están muy seguros, muy seguras
si
les encantamos tanto.
no somos tan felices como nos vemos
en
sus
paredes

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Los yukpas se van de Caracas”

  1. Gladys Guevara dice:

    Verdaderos hermanos cubanos escriben y toman imágenes de la lucha del pueblo yukpa, hermanos que nos devuelven la fe en la lucha nuestramericana. Un abrazo fraternal y militante.

  2. 100 % Gusan@ dice:

    Esos yukpas están igual que los disidentes cubanos. Bueno, igual no, están mejor, porque a los gusanos nunca los ha recibido ningún vicepresidente cubano.

  3. Armando Chaguaceda dice:

    Un post vibrante y lúcido, felicidades a la autora y que pena que este asunto siga siendo pasto de la censura o el temor en la Venezuela “bolvariana”

Escriba una respuesta