author photo

Daisy Valera: Hasta mediados del 2010 fui una estudiante universitaria. Hoy, con 22 años, soy Licenciada en Química Nuclear y engroso la fila de los trabajadores cubanos. Amo el cine, los libros y la arquitectura, incluso de los edificios que se derrumban. Me gusta hacer artesanías con hilos, piedras y metales. Le temo a la monotonía y estoy comprometida con el propósito de construir una sociedad mejor.

Profesionales cubanos: emigrar o padecer

noviembre 10, 2012 | | |

Daisy Valera

HAVANA TIMES — El chiste que más aceptación ha tenido por estos días en una de las guaguas del Ministerio de Ciencias dice así:

Manuel le pide a su vecino, que trabaja en una empresa de Miramar, que le consiga un trabajo para su hijo.

El vecino le contesta: -No hay problema, tengo una plaza de supervisor por la que ganará 500 CUC al mes.

No, no- grita Manuel contrariado- mi hijo necesita un puesto donde aprenda a esforzarse.

Muy bien- responde el vecino- puede buscar el correo y hacer el café por 200 CUC mensuales.

Eso tampoco-le dice Manuel- tiene que ser un trabajo donde mi hijo entienda lo que significa sacrificarse, uno de esos en los que se gana 300 0 400 pesos cubanos al mes.

Un poco molesto el vecino termina diciendo -Bueno Manuel, eso sí no se puede, tu hijo no es universitario.

Yo tampoco me libro de la manía que tienen en esta isla de reírse de las desgracias. Sonreí y luego me asusté.

Quizás porque mi título de Licenciada en Radioquímica se empolva en alguna gaveta. Tal vez porque al menos un día a la semana me empeño en determinar los niveles de mercurio en los sedimentos del río Almendares.

El más de medio millón de profesionales que ha vivido un 2012 poco alentador, se enfrentará a un 2013 de reformas migratorias.

Muchas esperanzas están puestas en comprar un pasaje de ida a España, Canadá, Estados Unido o “La Conchinchina”.

Unos sueñan con obtener un contrato de trabajo relacionado con sus profesiones, otros se contentarían con cualquier empleo.

Todos temen pertenecer a “sectores estratégicos para la economía y la seguridad nacional” y ninguno quiere estar en la piel de un médico cubano.

Mientras esperamos que enero nos diga quienes han ganado el cuñito salvador en el pasaporte hay una cuestión que ha terminado quedando clara:

El Estado no tiene nada que ofrecer a ese universitario, 5% de la población.

Los lineamientos resultaron una especie de divorcio entre los que consiguieron un título y el Estado/Partido.

En el 2013 continuará el reordenamiento laboral basado en el principio de idoneidad demostrada que le otorga todas las papeletas para la rifa de los despidos a los recién graduados.

Los aumentos salariales se pierden en el horizonte de la productividad y solo serán favorecidos sectores minoritarios (biotecnología,  telefonía, níquel).

Finalmente parece inmutable la pequeña lista de iniciativas privadas que permite el Estado en su afán controlador.

En Cuba se puede ser desmochador de palmas o forrador de botones pero es ilegal fundar una cooperativa de traductores, un grupo de diseñadores /arquitectos o una asociación de abogados.

Sumando a esto, el hecho de restringir el trabajo por cuenta propia al sector de los servicios dentro una sociedad machista, significa la desvinculación de su profesión en primera instancia de las mujeres.

Por lo anterior el discurso de la emancipación de la mujer tan cacareado por la FMC quedará obsoleto en pocos años.

Los profesionales cubanos en estos tiempos de cambios tienen pocas y malas opciones:

Ver que les depara la suerte en tierras extranjeras, trabajar para el Estado por salarios miserables o sacar una licencia para vender fritas.

Básicamente: Emigrar o padecer.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

9 respuestas a “Profesionales cubanos: emigrar o padecer”

  1. Omar dice:

    Por eso, yo emigre……

  2. luismi dice:

    vaya daisy buen articulo, pero quién lo iba a decir: renunciando a todo tu discurso izquierdista. estas a un milimietro del neoliberalismo. felicidades veremos cual es el proximo paso fenomenologico.

  3. Liborio dice:

    No duden que apartir de enero del 2013 veremos la mayor fuga de cerebros de Cuba de todos los tiempos. El desarrollo del pais va a peligrar a corto y mediano plazo, cuando se queden sin profesionales. Un pais no solo necesita medicos, maestros y militares para su desarrollo. La propia autora Daysi, que se dice profesional en quimica nuclear, en cualquier pais latinoamericano puede encontrar trabajo en su profesion y recibir una remuneracion decorosa, pues no hay muchos profesionales de esta especialidad. Asi mismo ingenieros de la contruccion, electronica, informatica van a ser bien recibidos en Latinoamerica que es una region con un increible crecimiento economico. En Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, que son paises con gobiernos de izquierda se estan generando grandes programas nacionales de desarrollo que estan demandando gran cantidad de profesionales y de especialidades que no tienen en el pais.

  4. Traduccion de google:

    La situación del empleo que retratar en Cuba, Daisy, está rompiendo el corazón.

    Y la incapacidad de los ciudadanos productivos y patrióticos, en un país socialista, para “fundar una cooperativa de traductores, un grupo de diseñadores /arquitectos o una asociación de abogados” es casi increíble.

    El socialismo, el socialismo auténtico, no ha fallado en Cuba, pero la forma de monopolio estatal que aparentemente ha fracasado miserablemente.

    ¿Cuándo los compañeros del PCC reexaminar la hipótesis del núcleo económico propuesto por Marx y Engels en 1848, y se dan cuenta que es un error?

  5. gabriel dice:

    Las limitaciones migratorias se acentúan justamente con los cubanos de mas talento. Lo cual puede producir un efecto perverso:

    “Ya que si adquiero talento limitarán mis libertades, entonces mejor no adquiero talento”

    El efecto a largo plazo sobre Cuba podría ser desastroso.

    Por eso es imperativo que se modifique la ley para que deje de penalizar el talento.

  6. 100 % Gusan@ dice:

    Si te sirve de consuelo, el problema no es exclusivo de Cuba. Miles de personas trabajan en algo que no fue lo que estudiaron y las universidades siguen siendo fábricas de frustrados.

    Lo que no término de entender por qué un profesional necesita estar afiliado a una cooperativa. Se puede ser profesional independiente y trabajar uno por su cuenta. Muy frecuente esta modalidad en abogados, médicos, periodostas, publicistas, etc.

    Simplemente, lo que se debe buscar en primera instancia es la eliminación de la lista de actividades permitidas y pasar a otra donde impere el principio de “toda actividad económica está permitida excepto las que se prohíben expresamente”. Esto abriría las puertas a la creatividad empresarial, que hasta hoy sigue frenada.

  7. El Ojo de la Verdad dice:

    Queridos coterráneos ni imaginen como dice el refrán que todo lo que brilla es oro, esto de la apertura migratoria y de una posible emigración de profesionales en masa, puede convertirse en una utopía. ¡Cuidado!, el que decida dar el paso debe de tener en cuenta entre muchas otras prerrogativas, al país que decida emigrar en busca de trabajo. Primero hacer valer su profesión, porque como yo desde muy distante de Cuba leo estas opiniones otros que no son Cubanos también las leen y hay esta el peligro, te llenan de promesas y te proponen salarios entre 500,00 y 2.000,00 dólares o euros que esos están mas difíciles y hay va el ingenuo profesional a saltar de alegría, cuando llegas al lugar, te encuentras con un nivel de vida súper caro y tus 2.000,00 dólares se te convierten el aquellos míseros 200,00 pesos al final sin amparo de ningún tipo, ansias regresar con la cabeza entre las piernas a Rio Almendares. Solo les aconsejo que antes de salir aseguren la estancia y discutan un contrato de trabajo a la altura de quienes son o más, esto aquí en el extranjero no es juego de muchachos un saludo y mis respetos.

Escriba una respuesta