El Partido Único es el Obstáculo Principal

noviembre 10, 2012 | | |

Por Samuel Farber*

HAVANA TIMES — Aunque el monopolio de poder del Partido Comunista de Cuba (PCC) puede ser compatible con un cierto grado de liberalización, o sea, una relajación del control que el Estado tiene sobre ciertos aspectos de la vida económica y social – ese monopolio político constituye el obstáculo principal para la democratización genuina de la sociedad cubana. Es por eso que es indispensable oponerse a ese unipartidismo e impedir que esa oposición quede en manos de la derecha plattista y pro-capitalista.

El poder del Partido único es obvio a pesar de las ofuscaciones del llamado Poder Popular, especialmente a nivel local. Junto con las Fuerzas Armadas, especialmente su agencia de negocios GAESA, liderada por Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, un yerno de Raúl Castro, el poder económico del Partido es contundente.

El control y censura de los medios masivos de comunicación a través de la prensa oficial y de la radio y televisión controlada por el ICRT es menos visible, pero aún así está íntima e ineludiblemente ligada al poder monopolista del PCC.

No es por gusto que las “orientaciones” sobre qué y cómo los medios masivos de comunicación deben reportar provienen del Departamento Ideológico del Comité Central del PCC dirigido por Rolando Alfonso Borges.

Desde un punto de vista histórico, podemos ver que la eliminación de los órganos masivos de comunicación oposicionistas o independientes, desde la extrema derecha reaccionaria del Diario de la Marina, hasta la izquierda independiente de Lunes de Revolución, se llevó a cabo en el 1960 y 1961 como parte de las medidas que hicieron posible la creación del Partido y pensamiento único, que inicialmente se plasmó en las ORI, más tarde convertidas en el PURS y, finalmente, en el PCC.

La prensa oficial no tiene escrúpulo alguno en ocultar lo que al gobierno no le conviene que la gente sepa. Ha ocultado recientemente, por ejemplo, buena parte de los escándalos que han ocurrido en las altas esferas del gobierno, como el caso de Cubana de Aviación.

Ha mantenido un silencio absoluto sobre cuestiones de interés nacional como lo que sucedió con el otrora celebrado cable de fibra óptica de Venezuela a Cuba, con el que el gobierno había prometido aumentar considerablemente la conectividad de un sistema muy deficiente.

Con respecto a la política extranjera, la cobertura de la prensa oficial es igualmente escandalosa. Tanto el Granma como Juventud Rebelde hacen todo lo posible por ocultar noticias negativas sobre líderes de países extranjeros que mantienen relaciones amistosas con el gobierno cubano, como los de Rusia y China, y aún más en el caso de aliados cercanos como el Presidente Hugo Chávez de Venezuela.

La cobertura de la “primavera árabe” ha sido bochornosa. Como el egipcio Mubarak era aliado cercano de EUA, la prensa cubana favoreció al movimiento oposicionista. Pero como el régimen asesino de los Assad en Siria ha sido un aliado histórico del gobierno cubano,  así como de la URSS y del actual gobierno ruso, la prensa oficial ha mezclado la verdad con las mentiras más descaradas para proveer una cobertura mediática muy favorable al gobierno sirio.

Los medios oficiales también controlan la crítica, como lo reflejan las cartas de lectores que el Granma publica semanalmente. Esta sección está dedicada a promover ciertos cambios en la economía y publica muchas quejas sobre el mal funcionamiento de  burócratas de bajo y medio nivel, pero jamás publica crítica alguna sobre las políticas de los líderes de alto nivel, o del PCC como tal.

Un editorial reciente en la revista católica Espacio Laical propuso que cuando expiren, en el 2018, los dos períodos consecutivos de 5 años que Raúl Castro va a estar en el poder, el gobierno establezca la elección directa para presidente entre candidatos con diferentes puntos de vista políticos e ideológicos y que no sean necesariamente miembros del PCC.[1]

Anteriormente, el intelectual católico Lenier González Mederos había propuesto “el rediseño radical de las instituciones estatales y de la arquitectura del actual Partido Comunista de Cuba para que pueda acoger en su seno a toda la diversidad nacional,”[2] o sea, que este deje de ser comunista y que se convierta en lo que proclama ser ahora pero no lo es: el Partido de la Nación Cubana.

Ambas propuestas son más limitadas y ciertamente mucho más diplomáticas que las que aquí se presenta. Sin embargo, dichas propuestas no son ni más ni menos realizables que la de abolir el unipartidismo.

Los líderes del PCC no son tontos y saben muy bien que estas propuestas amenazarían su poder y harían añicos la concepción estalinista que ellos tienen del socialismo y del mal llamado “centralismo democrático,” entre otras características fundamentales del PCC.

Aún en el caso muy remoto de que alguna de esas dos propuestas se realizara, lo más probable es que las Fuerzas Armadas acaben tomando el poder y desplacen por completo a un PCC convertido al pluralismo. De hecho, este desplazamiento puede ocurrir por otros motivos una vez que hayan fallecido Fidel y Raúl Castro.

No es sorprendente que la propuesta de González Mederos en particular está ligada a una visión de la sociedad cubana – la llamada Casa Cuba[3] – que ignora las profundas diferencias del poder político, de clase y de raza entre otras dimensiones conflictivas de la “realmente existente” sociedad cubana.

Y es precisamente por motivo de esos conflictos que la libertad para organizar asociaciones y partidos políticos es necesaria para que la gente – obreros, campesinos, negros, mujeres y gays, entre otros – puedan organizarse políticamente cuando así lo consideren necesario.

Para que los movimientos sociales independientes que surjan en la Isla se puedan organizar como partidos para luchar al nivel político nacional por metas que son muy difíciles de lograr al nivel local o social, es necesario abolir el monopolio político del PCC consagrado en la constitución vigente.

Como sabemos, el monopolio constitucional del PCC se extiende al de las organizaciones oficiales de masas como la CTC y FMC, lo que constituye un gran obstáculo a cualquier intento de defensa independiente de trabajadores, mujeres y otros grupos. La experiencia de la organización independiente de mujeres Magín, disuelta a mediados de la década de los noventas, es un ejemplo pertinente, especialmente porque este grupo no era ni disidente ni oposicionista, aunque sí tuvo diferencias con la FMC con respecto a cuestiones controvertidas como el jineterismo.

Una vez desprovisto de su monopolio constitucional y, por ende, de todos los privilegios de los que se apropió durante su largo control de la vida pública, el PCC podría convertirse en una organización verdaderamente voluntaria materialmente sostenida con las cuotas y donaciones de sus miembros y simpatizantes.

El número de partidos y organizaciones políticas en la Isla dependería en última instancia de los conflictos y divergencias en la “realmente existente” sociedad cubana. Pero lo más importante sería establecer el principio de que la creación de nuevas organizaciones políticas y partidistas no puede obstaculizarse basado en métodos legales, administrativos o policiales. [4]

Vale la pena añadir que a pesar del falso paralelo que los voceros del régimen trazan entre el PCC y el Partido Revolucionario Cubano liderado por José Martí, este último no era un partido en el mismo sentido que aquí se discute: una organización que formula propuestas sistemáticas para el gobierno y administración de un estado constituido.

El PRC de Martí estaba organizado con un solo propósito: llevar a cabo la guerra necesaria para lograr la independencia del país bajo control civil, y nunca pretendió representar un pensamiento único con respecto a todo tipo de cuestiones sociales y económicas.

Una república socialista democrática basada en el control obrero, campesino y popular es incompatible con el monopolio político por parte de cualquier organización. La experiencia yugoslava demostró que una auténtica auto-gestión a nivel local solo puede funcionar cabalmente si hay planeamiento democrático, y no dictado por un partido único y el mercado, de la economía y nación como un todo.

Después de todo, las decisiones con respecto a cuestiones vitales como la tasa de acumulación y consumo, política de salario, impuestos y prestaciones sociales afectan a toda la sociedad y economía y por lo tanto circunscriben y limitan las decisiones al nivel local de cada centro de trabajo.

Para los que estamos por el establecimiento de un socialismo auto-gestionario, es necesario tener claro que el monopolio político del PCC no va a abolirse automáticamente, y que es solo un movimiento democrático desde abajo puede lograr esa meta.

La autogestión obrera requiere una motivación e involucramiento por parte de los trabajadores urbanos y rurales que no existe en una sociedad donde la grave situación económica ha realzado el espíritu de “resolver” -incluyendo la aspiración de emigrar -  creando poderosos incentivos para el esfuerzo del individuo y su familia, pero no para el de la colectividad como tal.

Pero es precisamente un movimiento democrático, desde abajo, lo que puede motivar a la gente a interesarse y luchar por democratizar tanto sus centros de trabajo como todo el país.
——

(*) Samuel Farber nació y se crió en Cuba y ha publicado muchos artículos y libros sobre este país. Su ultimo libro Cuba Since the Revolution of 1959. A Critical Assesment fue publicado por Haymarket Books en el 2011.


[1] “Cuba: la elección presidencial y el destino de la nación”. Espacio Laical, Suplemento Digital No. 211/octubre 2012. http://espaciolaical.org/contens/ind_main.html

[2] Lenier González Mederos, “Iglesia Católica y nacionalismo: los retos tras la visita del papa Benedicto XVI” Espacio Laical. Suplemento Digital No.177/Mayo 2012, 4.

[3] Ibid., 4.

[4] Con respecto a la intromisión extranjera y específicamente la de los Estados Unidos en este proceso, sería perfectamente legítimo y democrático prohibirla legalmente una vez que los recursos de comunicación y educación políticas disponibles en la Isla fueran equitativamente distribuidos entre los varios partidos y organizaciones políticas que se hayan comprometido a métodos pacíficos para resolver conflictos.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

14 respuestas a “El Partido Único es el Obstáculo Principal”

  1. elpidio dice:

    Este articulo del senor Samuel Farbes, nos esta indicando que el, asi como otros del proyecto de la nueva anexion al Imperio Norteamericano, considera al pueblo de Cuba como personas estupidas, tontas, taradas, olvidadizas y sin formacion cultural y politica alguna, sus ataques al partido comunista de Cuba, lo dejan parado en una posicion incomoda y dificil de justificar, aun siendo su articulazo largo, canson y sobre todo muy de moda con lo que siempre ha planteado el Gobierno de los Estados Unidos y sus socios del negocio de la contra, con relacion a la necesidad del pluripartidismo en la Isla, como una necesidad previa e inviolable para lograr una democracia tipo norteamericana o Europea.

    Este articulo y su escritor, no han hecho mas que colocarse en el lugar que ellos quieren y desean, es decir, luchar por la vuelta del capitalismo en la Isla, aquel capitalismo que muchos vivimos, recordamos con amargura, dolor y sobre todo, con un rechazo que nos hace recordar a los que los que lo sufrimos en la Isla y los que lo sufren en otras partes del mundo, incluida nuestra querida America Latina y el Caribe.

    El pluripartidismo no es mas que una justificacion que tienen los anexionistas de nuevo tipo, los social democratas, los izquierdista fundamentalistas y los del negocio de la contra, con su jefe a la cabeza de dichos movimientos, el gobierno de los Estados Unidos de America, para seguir atacando y tratando de destruir el proceso que nos ha costado mas de doscientos anos de luchas, victorias, reveses y la desaparicion en esas luchas, de los mejores hijos del pueblo de Cuba.

    Si alguien tiene dos dedos de frente como decia mi querida abuela, significando esto, un poco de inteligencia y sensibilidad, sabe perfectamente por la experiencia en la Isla y en otros lugares donde impera el capitalismo , que el pluripartidismo, no es mas que una forma que tienen los grandes capitales y sus jefes, de repartirse el poder cada cierto periodo de tiempo, no importa el nombre del partido en esos paises, todos ellos representan a los que tienen el poder economico y financiero, pues ellos son los que deciden quien gana y quien pierde en las falsas elecciones que se celebran, pues a fin de cuentas, ellos los ricos y poderosos, siempre ganaran, ejemplo de esto, y sobre todo muy significativo y emblematico, las elecciones en los Estados Unidos de America, donde dos partidos se disputan el poder, Democratas y Republicanos, y una vez en el mismo, el ganador sigue, la politica de agresiones, intervenciones, asesinatos selectivos, crimenes y genocidios de otros pueblos, con el fin de garantizar su hegemonia y los recursos no renovables, que son de extrema importancia para el mantenimiento del capitalismo y su politica de rapina y hegemonismo en el mundo, es decir no hay diferencias entre Democratas y Republicanos, en lo absoluto.

    Por tanto para que se necesita el pluripartidismo en el socialismo, si el que gobierna es el pueblo, si quien decide es el pueblo y sus organos de poder, si ese pueblo no ha participado en intervenciones, agresiones, ocupaciones de territorios extranjeros para explotar sus riquezas, no tiene bases militares en el exterior para mantener su poder en esos paises, entonces para que se quiere en el socialismo, que es paz, amor, solidaridad, colaboracion y entrega a la mas grande obra de amor en el mundo, para que se quiere el pluripartidismo.

    Por otra parte el Partido Unico, es garantia de la continuidad del socialismo y su obra en funcion del pueblo y para el pueblo, sin que exista un poder tras bambalinas que diga que hay que hacer y que no, asi como un embajador gringo, metiendo sus garras en la pollitica interna y externa del pais, y esto es lo que mas le duele a estos personajes como el senor que escribio este articulo.

    El ejercicio del senor Farbes con su articulo, no es mas que una forma de tergiversacion, falsedades y enganos para los tontos y para los que han vendido su alma al imperio por unos dolares depreciados y despreciados en todo el mundo.

    Que el Padre Azul y su hijo el Hombre de Galilea simpre nos de la fuerza y la luz para continuar al lado del pueblo y sus conquistas.

    • NABORI dice:

      Yo no se cuantos dedos de frente tenia tu abuela, pero una cosa esta clara: hemos perdido mas cubanos huyendole al totalitarismo que en todas las guerras patria y las guerras patrias fueron hechas por cubanos de todas tendencias politicas.

    • gabriel dice:

      Eldipio,

      Decir que el pluripartidismo conduciría al capitalismo en Cuba es tanto como decir que el pueblo de Cuba desea el pluripartidismo; ya que para que un pueblo se exprese plenamente es imprescindible que exista libertad de asociación, y, por tanto pluripartidismo.

  2. gabriel dice:

    El partido único es una violación del derecho de asociación del pueblo cubano. Solo por eso debe evitarse, sin tener que marear tanto la perdiz.

  3. Eugenio Díaz dice:

    Quien cree estúpidos a los cubanos no es Farber sino Elpidio. Farber expuso con honestidad y transparencia sus ideas, criticando el partido único desde una posición de izquierda, defensora de la justicia social y de la soberanía nacional. Para Farber, como para muchos otros críticos del unipartidismo cubano, ni la independencia ni la igualdad son irreconciliables con la democracia. Para Elpidio, en cambio, todo aquel que critique el partido único es, automáticamente, un partidario de la anexión. En esa falacia, que contiene de hecho una calumnia, se basa todo el aparato ideológico del régimen cubano. La reacción de Elipidio no hace más que desenmascararlo como un burdo apologeta del gobierno cubano, más interesado en la permanencia de su élite en el poder, que en el progreso y la libertad del pueblo de Cuba.

    • raul traft dice:

      El pluripartidismo se ha vuelto necesario en la medida en que la población cubana se ha segmentado en “los de arriba” los viven y comen bien, es decir las estructuras burocráticas de dominio de la sociedad y una extensa población con enormes carencias. Este dominio burocrático hacen al unipartidismo blanco del descontento político-social. Pero romper con el unipartidismo no debe ser bajo la concepción democrático liberal burguesa. Cuba, a pesar de todo es una sociedad sin clase capitalista explotadora y su razón de ser es preservar este carácter, pero con el control de los medios de producción y distribución por organismos de la población en manos del pueblo organizado, Expropiándoselos a la casta burocrática para reorganizar la economía en favor de los más desfavorecidos y una palanca para resolver esta situación puede ser la libertad de asociarse en cualquier organización política (partidos) que estén de acuerdo con la revolución socialista y la defensa de la economía expropiada al capitalismo. Nunca más permitir la existencia de un partido democrático burgués en el estado obrero cubano.hay que acotar a la oposición proimperialista, procapitalista y dar libertad a los oposicionistas revolucionarios. Esto es por una revolución política, manteniendo un estado sin explotadores.

  4. Javier Gomez dice:

    El pluripartidismo es un problema terrible, viciado, miserable, corrupto, y la mayoria de las veces nada democratico, pero ese sera nuestro problema de mañana, nuestro problema de hoy, es el cada vez mas cuestionado y criticado unipartidismo.

  5. Traduccion de google:

    Es indiscutible que el “monopolio constitucional” del PCC en el poder político debe ser eliminado. Nunca debió haber sido codificado en la Constitución, en el primer lugar.

    Pero Farber no pone su dedo sobre el origen marxista de esta intolerancia ideológica. Para ello podría arrojar luz sobre el hecho de que el marxismo es el equivalente de una religión de Estado. Por supuesto, esto es algo que trotskistas viento-Farber bolsas como nunca, debe introducir en la conversación.

    Es revelador que Farber habla favorablemente de autogestión de los trabajadores del centro de trabajo, pero no dice ni una palabra sobre cooperativismo de trabajo asociado de la empresa. Esto demuestra que él es, programación hablando, un monopolio estatal socialista, al igual que Raúl, Fidel, Stalin, Trotsky, Mao, Ho, Lenin, Engels y Marx.

    Farber trabajadores-cooperativas que existen bajo la propiedad estatal socialista de monopolio, pero con el don de la autogestión democrática de un estado socialista más benigno pero todos poseer.

    Por desgracia para el autor de este artículo y sus copensadores, nunca Leon Trotsky dijo una palabra buena sobre cooperativas de trabajadores. Y, sin embargo, sus discípulos pretenden ser sus campeones.

  6. Liborio dice:

    Ni un partido, ni cien, al final los politicos solo les interesa el poder para su beneficio propio y el de su grupo. Incluso en Cuba “socialista” lo vemos cada día. Cuando Raul asumio el poder, lo primero que hizo fue cambiar a todos los allegados de Fidel y poner los suyos que en su mayoria son militares y algunos familiares ¿alquien puede decir que no fue asi? Como decian nuestros mayores “quitate tu pa ponerme yo”. Entonces ni en Cuba, ni en el mundo ha funcionado que los partidos politicos gobiernen por mas disfraz de democracia que le pongan.

    El socialismo si quiere ser alternativa real del capitalismo tiene que desmontar todos los pilares en los que se sostiene la sociedad capitalista y uno de ellos el la partidocracia gobernando un estado unitario. Los ideologos de la partidocracia no han puesto un chip para que pensemos que no puede haber sociedad sin partidos politicos gobernando y creo que no es verdad. El socialismo verdadero es la maxima liberacion del hombre entonces hay que bajar el poder a los trabajadores y las comunidades y eliminar toda posibilidad de caudillismo y centralismo politico.

    Estoy mas que convencido que si los partidos politicos no pudieran gobernar, serian grupos reducidos haciendo tertulias de cafe con leche, pues ya no tendrian mieles del poder a la que aspirar.
    PODER POPULAR = SOCIALISMO, lo de mas es la misma medicina explotadora de las masas con diferentes nombres.

  7. Marlene Azor dice:

    Excelente análisis del profesor Samuel Farber. Estudioso serio y profundo, de largo aliento de la realidad cubana.
    Creo que para hacerle devaluaciones a las elaboraciones del profesor, hay que madurar y estudiar un poco más. Todos tienen puntos de vista y es correcto tenerlos y expresarlos, pero es necesario también estar a la altura de los argumentos y no sólo quedarse en lo que no se quiere si no en las proposiciones positivas.
    Estar en contra de los partidos es estar en contra de la pluralidad que no le pide permiso a nadie para existir.
    Como decía Trotsky” cuando hay un sólo partido en el poder, los demás están en la cárcel.
    Si seguimos defendiendo la pluralidad para nosotros y no para los demás, seguimos negando la pluralidad y la diversidad misma.
    Felicidades profesor por la claridad de su análisis.

  8. Liborio dice:

    Los partidos politicos y especialmente sus lideres practican la “prostitucion politica” para lograr mantenerse en el poder. Ese es el principal defecto de la partidocracia con consecuercias terribles para la sociedad. Hoy pienso esto y mañana por conveniencia pienso lo otro. Hoy estoy aliado a esta potencia mañana me paso a otra e intento llevar un pais completo por un camino u otro. Lo que ayer era una aberracion politica, hoy por conveniencia es normal y hasta virtuoso. ¿Alguien en Cuba puede negar que Fidel en el año 1959 dijo que esta Revolucion no era Comunista? Yo lo lei en primera plana de una Bohemia vieja de la epoca, que resumia un discurso pronunciado por el en una provincia. Años despues era nombrado Fidel el primer secretario del Partido Comunista de Cuba e impuso en la constitucion del 1976 que el Partido Comunista es el rector supremo de la sociedad.

    Si el pueblo cubano leyera con detalle el alegato de defensa La Historia me Absolvera escrito por Fidel y que se convirtio en el programa politico de movimiento 26 de Julio, podran observar que los principales propositos (las primeras 5 leyes revolucionarias) que se propuso no se han cumplido y a nadie le han explicado cuando fue que decidio incumplir las promesas al pueblo. Hacer cumplir La Consitucion del 1940 era el primero de los propositos a realizar si lograban el poder, asi reza en este avanzado programa politico y ¿que fue lo primero que hizo Fidel una vez en el poder? desconocerla hasta 1976 que la cambio por otra a su gusto para justificar todas las reformas que inconstitucionalmente que habia realizado hasta la fecha. Y no digo que sus propositos pudieran ser justos, pero nada justifica tirar a la basura la constitucon de un pais sin el consentimiento del pueblo expresado en las urnas. Esto tiene la agravante de que Fidel no era un ignorante guerrillero sino un doctor en derecho que sabia concientemente todas las violaciones a las leyes vigentes.

    • gabriel dice:

      Liborio,

      Los partidos políticos, son hijos del pueblo porque están originados en personas del pueblo. Por tanto sus defectos son los del propio pueblo donde se originan.

      Los partidos políticos hay que aceptarlos con todo lo bueno y todo lo malo, al igual que se acepta a todo un pueblo con todo lo bueno y lo malo.

  9. Liborio dice:

    Lo siento Grabiel, los partidos politicos se representan asi mismo y no entiendo porque una sociedad tiene que darle tanto poder a un grupo de personas que dicen saber lo que necesita todo un pueblo, arman una tarima un show politico, comerciales en la television y se venden como la coca cola. Despues les entregamos nuestros sueños, derechos y libertades. Algunos se toman el poder por las armas en nombre de un pueblo que nunca los autorizo a utilizar la violencia. Una vez en el poder jamas cumplen lo prometido, pero lo que si es seguro que sus bolsillos y los de su grupito se llenan de plata. Los menos descarados se van a los cuatro años para que vengan otros. Pero hay algunos que se aferran al poder y no quieren soltar las mieles del poder y de esos hay unos cuantos en el mundo, incluyendo los que nos tocaron a los cubanos en los ultimos 53 años.

    Pregunto ¿tiene algun sentido y justificacion etica, moral, civica que un politico y un partido quiera gobernar por mas de 50 años un pais?

Escriba una respuesta