Matrimonio Gay ¿Hasta cuándo en Cuba?

noviembre 7, 2012 | | |

Yasmín S. Portales Machado

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — En España, el Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de inconstitucionalidad contra el matrimonio entre personas del mismo sexo que interpuso el PP en cuanto Zapatero firmó la Ley (3 de julio de 2005).

Seguras están las protecciones legales de las 25 000 parejas que dijeron “Si” ante notario en estos años y seguros están los empleos de quienes planifican y aseguran bodas gays –que es uno de los pocos negocios que crece en Iberia en estos tiempos de crisis.

¿Por qué menciono a quienes viven del mercado LGBT? Porque 1) existen, 2) porque la Iglesia les culpa de sobornar a toda persona heterosexual con poder que opina a favor del colectivo LGBT y 3) porque, al menos desde Cuba, lucen como que exóticas esas figuras del lobby pro-gay comercial que solo piensan en los filones económicos que puede dejar el aumento de los derechos de nuestra comunidad.

La Mafia Rosa les ha llamado algún compañero anticapitalista, y no dudo de que, en las circunstancias necesarias, así se comporten.

Pero hoy es un día para celebrar, así que pospondré la búsqueda de soga para capitalistas rosadxs por 24 horas.

¡Venga! España asegura el derecho de todas las personas que se antojen de casarse, que es el único método para que la gente decida no casarse nunca, como demuestra la experiencia del colectivo heterosexual. Veo dos razones para ello:

Primero: Porque para negarte a hacer algo tienes que tener derecho a ello. Nadie dice “no me da la gana de ir a la cárcel”, porque no te dejan entrar así como así, en cambio ¿quién no ha dicho a la autoridad “no me da la gana de ir a la escuela”? Lograr el éxito era otra cosa, pero ¡lo intentamos! Ahora que el Tribunal Constitucional dice que si podemos, es tiempo de decir “es que no estoy buscando eso ahora en mi vida” y demás variaciones.

Segundo, y esta es seria: Porque el matrimonio es un contrato legal que asegura los deberes y derechos de las partes involucradas entre si, frente al Estado, y del resto de la sociedad para con sus integrantes, es un corolario lógico del desarrollo de la sociedad moderna, cada vez más laica y liberal.

El Tribunal Constitucional de España respaldo el matrimonio gay.

El matrimonio no es prueba de amor, ni garantía de su durabilidad. A veces, de hecho, el contrato matrimonial solo sirve para protegerte de lo que la otra parte entiende por “amor”, que resulta ser violencia de todo tipo.

Ahora todos y todas tienen derecho a casarse –con deuda y migrañas por la planificación de la boda perfecta–, amarse, aburrirse, engañarse, maltratarse, divorciarse –con su paquete de abogacía, peleas por la casa, el monto de la pensión alimenticia y las horas de visita– y vuelta a empezar.

¿Cuándo llegara a Cuba tal día de fiesta? ¡Tremenda pregunta!

Según se deduce de un discreto despacho de prensa del Juventud Rebelde (20 de septiembre), el nuevo Código de la Familia, que incluye el reconocimiento a las parejas del mismo sexo de sus derechos patrimoniales a través de la formula de “Unión civil”, debe ser el plato fuerte de la sesión invernal del Parlamento cubano, este diciembre.

Ello estaría a tono con lo que la Ministra de Justicia ha dicho al periodista y activista Paquito el de Cuba, de que esta legislatura será la que decida la suerte del renovador texto. ¿Suerte?

Al nuevo Código de la Familia se le han dado largas durante al menos cinco años, y solo la presión del movimiento LGBT cubano sacó a la luz el hecho el que estaba estancado entre comisiones parlamentarias.

Aunque es apoyado por dos entidades cubanas con iniciativa legislativa: la Unión de Juristas de Cuba y la Federación de Mujeres Cubanas, y trata de actualizar un documento que data de 1975, a este proyecto de Ley se le han puesto más sacadillas que a un jugador negro en las Grandes Ligas antes de 1950.

De acuerdo con el sistema legislativo cubano, la sociedad civil poco puede hacer para promover agendas específicas: Cuba tiene solo una organización política legal, el Partido Comunista, y quienes integran la Asamblea Nacional se comprometen a apoyar a la dirigencia de la Revolución, no a defender los intereses de sus respectivas circunscripciones electorales.

De este modo, cada debate legislativo es una discusión sobre cómo el proyecto legal de turno se revierte en apoyo a la Revolución y defendernos del enemigo.

Este es en un país con larga tradición homofóbica –heredada de la metrópoli española entre los siglos XVII y XIX, reforzada en la hegemonía cultural yanqui de la primera mitad del siglo XX– y donde el discurso heroico y viril nutre la épica de la historia patria.

A partir de 1959, la masculinidad rampante fue utilizada por el gobierno cubano como molde para el mítico Hombre Nuevo que avizoraba Ernesto Guevara. Todo esto llega al siglo XXI, cuando los esfuerzos por contener la epidemia del VIH–Sida dieron paso en algunos círculos a la reflexión sobre la naturaleza paralizante de la homofobia, por desgracia, ninguno lo suficientemente alto en las esferas del poder.

Como en casi todo el mundo, se enfrentan en el debate legislativo respecto al nuevo Código de la Familia los modelos de familia y sociedad de la cúpula católica y las iglesias evangélicas radicales, frente al movimiento de mujeres, los grupos LGBT y algunas iglesias protestantes.

Pero estas posiciones y las razones de cada bando no han llegado al público, ya que Cuba carece de medios de prensa dispuestos a hacerse eco del debate.

Yo creo que sería muy fácil desmontar la naturaleza discriminadora y por lo tanto retrógrada de la heteronormatividad y el patriarcado, demostrar que reconocer los derechos de todas las parejas y todas las familias donde la gente se quiera y respete es en verdad, revolucionario, pero…. Tendré que esperar a diciembre.

Mientras, un brindis por España y el derecho a divorciarse, y que el ejemplo prenda.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Matrimonio Gay ¿Hasta cuándo en Cuba?”

  1. Charlie Brown dice:

    ¿”sacadillas”?… no será por casualidad “zancadillas”… Anda y activa el corrector ortográfico, por favor…

  2. Jezfran dice:

    ¿esto es castellano?: “el hecho el que estaba estancado”
    hay muchos problemas de redaccion en este articulo

  3. Estrella dice:

    Ojalá que esta ves le hagan caso a la señora Mariela Castro, que hace todo lo posible por convencer a su padre y políticos , los derechos de las personas homosexuales, ojalá que de una ves por todas, se apruebe la unión civil , de los homosexuales en la bella isla de Cuba.

Escriba una respuesta