author photo

Kelly Knaub: Mi interés por el periodismo surge del deseo de escribir, contar historias y satisfacer mi curiosidad interminable por el mundo. Yo daba clases de inglés a los inmigrantes y refugiados en Nueva York antes de empezar mi maestría en periodismo en la Universidad de Nueva York el año pasado. Anteriormente viví en México dos años y viajé por América Central. Mi experiencia como observadora de los derechos humanos en una comunidad Zapatista me inspiró a hacerme periodista. Al escribir para Havana Times, espero contribuir a ofrecer una perspectiva más amplia de Cuba.

Tres asesinos sueltos en Santiago

julio 31, 2010 | | |

Kelly Knaub

Tres asesinos y su victima.

No podía creer lo que veía ante mis ojos.  Trataba de disfrutar en la cima de un pico llamado Puerto Boniato, en las afueras de la ciudad de Santiago de Cuba, cuando los pillé: tres asesinos, un largo machete y su víctima que muy pronto estaría muerta.

La víctima era transportada en un saco.  Los pies se retorcían y agitaban mientras los tres hombres la sacaban, ponían la saco vacía a un lado del árbol y se preparaban para la matanza. Justo unos segundos antes, mi mirada había estado enfocada en la dirección opuesta, en la bella vista de la montaña tropical.

Mi amiga y yo fotografiábamos las variedades de palma real, los estrechos edificios esparcidos por toda la ciudad de Santiago y la tenue silueta del horizonte en la distancia, donde la Sierra Maestra se une con el mar Caribe.  Ante mí se encontraba el atractivo paisaje y la diversidad de la vida; los tres asesinos y su víctima dejaban una sombra a lo lejos.

Un ritual de masacre.

Me estremecí cuando uno que no llevaba camisa sujetó  a su sacrificado entre las piernas y levantó su machete.  El que llevaba camisa azul  sujetaba las piernas; el tercero, también sin camisa, se sentó  a ver el espectáculo.  Me asusté.  “No”, le dije a mi amiga.  “! Lo van a matar!”, dije, una parte de mi cuerpo se preguntaba si lo que ocurría  era verdad, la otra quería seguir negándolo.

Volteé mi cabeza hacia el tranquilo paisaje, esperando evitar la intrusión de la muerte.  Pero la curiosidad me hizo mirar atrás.  El machete bajó, la sangre se desparramó, los pies que golpeaban quedaron inertes.  “! Dios mío!” dije.  No podía creerlo.  Quería correr y descender de esa montaña salvaje.  Pero la curiosidad creció dentro de mí.  Saqué mi cámara lentamente y con precaución comencé a tomar fotos.  Uno de los hombres me hizo seña para que me acercara.  Me levanté y poco a poco me aproximé a la escena del crimen.

El cuerpo, ya sin vida, era un cordero.  Los hombres colgaban el animal de una soga que habían amarrado al árbol y continuaban con su ritual.  Me fijé en su mirada vacía.  Era la primera vez que presenciaba tal espectáculo.  Los tres eran santiagueros.  Dijeron que se lo comerían.  Uno de ellos me dijo que costaba 100 CUC, descubrí más tarde que era tres veces más que el precio real.  “¿Lo quiere?”, me preguntó, mientras el flácido cuerpo colgaba ante mis ojos.  “No, gracias”, respondí rápidamente.

Minutos antes apenas podía mirar en esa dirección. Ahora estaba a unas pocas pulgadas del cuerpo masacrado, aturdida por lo que había frente a mí, aunque un poco aliviada porque había confrontado mis temores de esta espeluznante muerte.  La Habana citadina con su atmósfera artística se veía tan distante de este lugar.

Al día siguiente, mi amiga y yo montamos en un camión repleto de personas, nos dirigíamos a un lejano pueblo.  A mitad del viaje, un hombre abordó el vehículo con dos grandes y pesadas bolsas.  Una de ellas llena de mangos, la otra comenzó a moverse.  Miré la apertura de la bolsa y vi que salía la pequeña cabeza de un corderito.  Quería salvarlo, pero sabía que no podía evitar su destino. Así son las cosas en los campos de Cuba.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “Tres asesinos sueltos en Santiago”

  1. yordanka caridad dice:

    ¿Es más terrible la muerte cuando se es testigo de ella?

  2. Juan Carlos De los Palotes dice:

    Permitame llamarla Amiga desgraciadamente es la cultura rural ademas de la ya conocidisima miseria alimenticia y de otra indole que sufrimos los cubanos adema de una escasa educacion en estos terminos ,a mi me duele muchisimo que pase en mi pais ,estudie tech vet y actualmente trabajo en pennsylvania para un shelter(refugio). Te imaginas como me siento? humaneleague.com

  3. Raydel Sánchez dice:

    Yo nunca tuve valor para presenciar este tipo de sacrificios y que conste que soy del campo. Aún hoy me persigues los chillidos agonizantes de los cerdos tras recibir la puñalada mortal o los balidos ahogados de los carneros (ovejas) al ser degollados…

    Pero la periodista debiera saber que en los mataderos de Estados Unidos muchas veces las vacas no son debidamente aturdidas y son degolladas y comienzan a ser descueradas mientras todavía están vivas…

    Si nos falta tanto en compasión hacia nuestro prójimo, ¿cuánto más hacia los animales?

Escriba una respuesta