author photo

Lisduania Victorero Reinoso: Tengo 35 años y vivo en un lugar de Ciudad de la Habana. Hice un técnico medio en economía, trabajo por cuenta propia elaborando alimentos y soy aficionada a la fotografía, algo diverso, no? Jamás me he dedicado a escribir, ni siquiera el diario que hacemos de niños, pero lo intentaré de la manera más sincera y clara posible, dándole siempre un toque personal. Espero por la opinión de ustedes.

El cubano rapiñador

agosto 22, 2012 | | |

Lisduania Victorero Reinoso

HAVANA TIMES — Yo siempre he vivido orgullosa de ser cubana. Y es que somos alegres, solidarios, pícaros, valientes, arrojados y hasta inventores, porque hay que ver las cosas que inventamos. Pero desde hace un tiempo a la actualidad creo que nos hemos degradado un poco.

El caso es que hay que ver cómo se comportan algunos cubanos, cuando llega o está a punto de partir hacia el extranjero, algún familiar o amigo. Parecen aves de rapiña despojándolos de sus pertenencias que a veces resultan ser cosas insignificantes.

No importa lo que sea, puede ser lo mismo dinero, una prenda de vestir o unas simples gafas para sol. Lo que importa es obtener algo con el absurdo pretexto de “quiero tener algún recuerdo tuyo” o “me hace falta” cuando en realidad se trata solo de acaparar.

Hace poco estuve en una fiesta de un conocido cubano que partía a su casa en el exterior y todo esto fue lo que vi, amigos y familiares mirando todo lo que le puedan quitar al “extranjero”, ¿dónde está el amor, dónde el cariño,el respeto y la consideración?

Sinceramente sentí mucha repulsión y vergüenza ante esta nueva definición de cubano: rapiñador.

Es verdad que tenemos mucha carencia y necesidad, pero por favor, no incluyamos también el decoro, el tacto y la ética.

Yo pienso que esto viene a raíz del famoso periodo especial y se debe en gran parte a la falta de educación formal.

Y digo esto porque me he dedicado a observar cómo se comporta el cubano con los extranjeros y varía mucho de acuerdo con la formación que tienen.

Insto a estos cubanos rapiñadores que se eduquen y tengan un poco de consideración con los demás.

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

3 respuestas a “El cubano rapiñador”

  1. bartolo dice:

    Acaparar, aunque no haga falta. Aunque no haga falta ahora. Porque ahora no hay detergente ni frazada de piso y cuándo habrá? La escacez y la miseria crónica son la fuente de los malos pensamientos y las malas acciones.

  2. reyhavana dice:

    La escasez y la dificultad en adquirir articulos provoca todo esto. Se ve realmente feo, pero no hay nada anormal en este comportamiento. Ya ha ocurrido en ootros lugares como la ex Union sovietica, y otros paises del antiguo campo socialista donde la gente se desvivia por tener cosas “de alla”. Hoy en dia eso no ocurre mas pues si tienes el dinero lo compras nuevo y a tu gusto. Es solo una reaccion de mercado: no oferta= mas demanda. Debemos empezar a criticar el origen de los problemas y no a las victimas de esos problemas. no actuemos como en el cuento del hombre que llega a su casa y se encuentra a la esposa con el amante en el sofa y lo que hace es botar el sofa por la ventana.

  3. Justino dice:

    Señorita Victorero,
    Perdone Ud., pero a las cosas se les llama por su nombre, el nombre del responsable de cuanto sufre Cuba, material, espiritual, moral y todo lo que termina con al en descripciones es Fidel Castro y su Revolución a la que yo llamaría Involución, para mi, igual que para Ud. es una verguenza y una desgracia, me fui de Cuba por muchos motivos, pero los dos principales fueron la falta de libertad y la falta de educación del pueblo, si esto fue en 1980 cuando aun habían muchas personas de generaciones más viejas que conservaban las maneras de un pasado en que se saludaba hasta en el transporte público y al entrar a un comercio y a los hombres les avergonzaba estar sentado en presencia de una dama, aunque esta fuera joven, ya no hablaríamos de una persona mayor o de una señora en estado de gestación. Yo soy feminista y soy un hombre moderno a pesar de tener algunos años y estoy de acuerdo en libertades sexuales, respeto por la diferencia, por el derecho de los demás a hacer con sus vidas lo que entiendan correcto siempre y cuando sus libertades tengan el límite de parar exctamente donde comienzan los derechos de los demás y no soy nada religioso, aunque respetable para con las creencias de los demás, pero entiendo que hay veces en que los pueblos sin un dios, como es el caso de Cuba, las extralimitaciones son un gran problema, porque no hay límites de conducta, no hay remordimientos, no hay sentido de culpa, sentido de honor, sentido de moralidad. El ejemplo más cercano que he recibido de la Cuba actual, lo he tenido precisamente ayer, cuando me dijo una hermana que una de mis sobrinas, se había acostado con el medio hermano y que además habla de “la aventura sexual” como si nada…, yo me espanto con muchas cosas que me cuentan de lo relacionado al jineterismo de niños y niñas y que en muchos casos es hasta aceptado por los padres. Cuba no se salva si aquellos ancianos testarudos y corrompidos que gobiernan la Isla como si fueran los capataces o dueños de La Finca y Dinastía de los hermanos Castro, no mueren pronto.

Escriba una respuesta