Limpiando el malecón de La Habana

agosto 15, 2012 | | |

Fotos de Isbel Díaz Torres y Jimmy Roque Martínez

HAVANA TIMES — El pasado domingo 12 de agosto culminaron los carnavales en el malecón habanero, por lo que el litoral mostraba un aspecto deprimente, producto de la gran cantidad de desperdicios arrojados al mar por las personas.

Con el objetivo de higienizar esta hermosa área de la geografía capitalina, un reducido grupo de amigos, amantes de la naturaleza, respondimos al llamado del Guardabosques, proyecto integrante de la Red Observatorio Crítico, que al igual que dos años atrás, convocó nuevamente a este tipo de jornada ambientalista.

Bajo la mirada adusta y vigilante de los agentes ¿encubiertos? de la Seguridad del Estado, y el alegre involucramiento de infantes y adultos, trabajó la pequeña brigada.

Recogimos aproximadamente ocho sacos de basura, que contenía sobre todo vidrios de botellas rotas, bolsas de plástico, papeles y cartones de todo tipo, latas metálicas de cerveza y refresco, poli-espuma, y otros materiales.

Algunos objetos eran desechos de ofrendas religiosas que tradicionalmente son colocadas en el mar, pero la mayoría provenía de las prácticas cotidianas de los citadinos, que acuden al malecón en sus ratos de ocio a beber y divertirse, generando toda suerte de residuos, buena parte de ellos no biodegradables.

Las bolsas plásticas son objetos muy peligrosos para los animales de vida marina, que las confunden con medusas o peces, y al ingerirlas mueren asfixiados.

Puede ser poco lo que un grupo tan reducido logra hacer, pero el impacto en las personas que nos rodeaban tiene un valor incalculable. Recibimos muchas expresiones de admiración y apoyo por parte de adultos e infantes.

Un padre con su niñita dijo con visible sentimiento aprobatorio “la gente no sabe bien lo que ustedes están haciendo aquí”. Mientras que una muchacha, después de preguntarnos quiénes éramos, nos dijo (para sorpresa nuestra): “si van a hacer una Revolución, yo voto por ustedes”.

Un pequeñín que estaría apenas en primer grado, y jugueteaba en un charco junto a sus amistades, corrió a buscar latas de cerveza vacías y entregármelas.

Al niño le faltaba un bracito, pero así y todo se zambulló en las saladas y contaminadas aguas para buscar más latas, mientras animaba a sus amigos a imitarlo.

“Estas cosas hay que hacerlas más seguido” decían algunos. “Eso es por gusto, mañana viene la gente y vuelve a ensuciar”, decían otros más incrédulos de la efectividad de nuestro trabajo.

La mayoría consideraba que era el Estado quien debía ocuparse de estas cosas.

Cubrimos un área muy reducida para toda la extensión del malecón capitalino, pero lo cierto es que la gente nos vio, nos habló. Conversamos en su mismo idioma. Vieron que no fuimos a pedirles nada, ni a darles clases para cuidar el medio ambiente. Vieron que llegamos y nos pusimos a trabajar al ladito de ellos.

Devolverle al paisaje su belleza, salvar la vida a un animal, puede ser tan revolucionario como luchar contra las trasnacionales. Acá hay muchos que no hacen ni una cosa ni la otra, sin embargo reclaman ese calificativo con todo fervor. ¿Para qué lo querrán?

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

9 respuestas a “Limpiando el malecón de La Habana”

  1. Luis dice:

    salvar la vida a un animal, puede ser tan revolucionario como luchar contra las trasnacionales. Acá hay muchos que no hacen ni una cosa ni la otra, sin embargo reclaman ese calificativo con todo fervor. ¿Para qué lo querrán?

    -Simple, uno por que les encanta el oficio de adulación, otros para escalar y ganar cargos, y otros para encubir sus negocios turbios con la mascara de reclamar el calificativo. en fin. mantenerse en el negocio del pan con croqueta. XD.

  2. mirta concepcion dice:

    Hermoso gesto.Ojala muchos se sumen a este tipo de actividad.
    La dolorosa realidad es que la habana esta abandonada.Se acerca a ser una polcirga.
    Las autoridades no muestran ningun interes real y efectivo de mantener la limpieza.
    Tambien se ha perdido la cultura ciudadana de cuidar y no ir tirandolo todo al piso.
    Es una verguenza pero es la realidad.Quizas esta actitud sirva de catalizador para
    exiguir a las autoridades que cumplan con su deber y a los ciudadanos que cuiden de la ciudad de todos.
    Largo y escabroso camino.Suerte.

  3. Isbel por que no invitaron a los segurosos a ayudar a recoger basura? :-)

  4. lareevolucion dice:

    Solo con el ejemplo se predica .. :) … Magnifico

  5. Isidro dice:

    Un modo efectivo de golpear la desidia y de demostrar que no hay que estar a la espera de que las iniciativas bajen “de arriba”.

  6. Isbel Díaz Torres dice:

    Gracias por el ánimo y los comentarios.
    Julio, ya decidimos entre todos que en la próxima convocatoria haremos un parrafito aparte para invitarlos. Si de todos modos tienen que estar ahí bajo el sol, tirándonos fotos… y haciéndonos videos, mejor bajan, trabajan con nosotros un rato y de paso pueden grabar lo que hablamos…. vaya…. dando y dando….
    Al final podemos hasta prestarles el jabón con que nos lavamos las manos…

    • Eso me parece muy bien Isbel ! :-)

      Mira de la forma que lo veo es asi. Ellos tambien son cubanos aunque hoy sean segurosos manana cuando un dia se desmantele el aparato represivo del gobierno seran parte de Cuba una Cuba para todos. Y no todos ellos an hecho cosas malas. Hay que tratar de unir no des unir.

      Esos los que an torturado o asesinado son los que tendran que responder al pueblo de Cuba manana. Pero a los demas tenemos que darle una oportunidad de unirse al pueblo de Cuba.

  7. Michael N. Landis dice:

    ¡Felicidades por hacer algo positivo! Animador también a ver los comentarios positivos de algunos de los observadores, algunos de ellos incluso se unieron a los esfuerzos de ustedes. Qué lástima que los agentes de la Seguridad del Estado no se unieron a la limpieza, siempre habrá esos ” charlatanes de la negatividad” (para citar a un notorio vice-presidente), pero la actitud de esos sólo termina envenenándolos a ellos mismos en lugar de afectar a otros. Hice algo así en mi propia ciudad hace unas semanas, y después me sentí con mucha más energía.

  8. Graham Sowa dice:

    Esto es genial! Me acuerdo del lago donde viven mis padres, solíamos hacer similares servicios de recogida de basura. Es obvio que tales actos no son políticos, porque yo los hacía en Estados Unidos igual que ustedes lo hacen en Cuba …aunque no estoy seguro si algún agente de la seguridad nos observaba… de todas formas recogíamos la basura y limpiábamos nuestro lago de la misma manera. Espero estar en Cuba la próxima vez, así podré unirme al grupo. Creo que más estudiantes internacionales que se benefician de los programas del gobierno cubano deben participar en actividades como éstas. Recuerdo que una vez se realizó un “día de limpieza” en la escuela de medicina (ELAM) y de 4.000 estudiantes nos presentamos aproximadamente 6., claro que cientos se presentan si hay un concierto gratis.

Escriba una respuesta