Irremediablemente Juntos, nuevo filme cubano

agosto 9, 2012 | | |

Irina Echarry

Foto: cubarte.cult.cu

HAVANA TIMES — Con este título se exhibe en los cines de la capital la última producción de Jorge Luis Sánchez, quien antes nos regalara su exitosa película: El Benny; y mucho antes realizara varios documentales importantes para la historia de la cinematografía cubana.

Basado en la comedia musical para el teatro Pogolotti–Miramar – de Alexis Vázquez – Sánchez  transformó el guión en un drama (según expresó en una aparición televisiva), utilizó los elementos que más le gustaban y desechó otros, todo con la aprobación de Vázquez. Una de las cosas que respetó fue el musical, lo que convierte a la cinta en un drama musical, un género apenas explorado en nuestro país.

Protagonistas: Alexander es negro, estudia una carrera de deportes, procede de una familia de músicos, vive en Pogoloti. Liz es blanca, estudia en la Universidad, la familia tiene buena posición, vive en Miramar.

Desde el inicio el director pone el tema sobre el tapete: mientras un profesor de historia rememora la masacre de los miembros del partido de los Independientes de Color, los protagonistas se cuestionan:

Alexander (en la escuela de deportes): todos en mi aula somos negros menos una muchacha.

Liz (en la Universidad): todos en mi aula somos blancos menos un muchacho.

También, la película denuncia la división de clases, cada uno tiene una pareja que lo respalda económicamente: ella, un novio blanco que trabaja en una firma importante y está desesperado por salir del solar donde vive; él, una mujer negra algunos años mayor que ocupa un alto puesto en un hotel y desea a toda costa tener hijos.

Foto: cubarte.cult.cu

Otros temas tocados son la corrupción, la doble moral y el estigma de la marginalidad. Pero el acercamiento a estos temas se hace a manera de esbozo, sin análisis de los problemas ni de sus consecuencias para la sociedad cubana.

La cinta juega con estereotipos, los utiliza para recalcar que el racismo no es algo del pasado como asegura, con ironía, un funcionario de Cultura (padre de Liz) a un músico (padre de Alexander). Luego, cuando el tema le toca de cerca, rechaza al negro.

Pero hay que tener cuidado a la hora de jugar con estereotipos, cuidado de no enredarnos en ellos porque después es difícil salir de la maraña: el hombre negro tiene que ser músico o deportista; la mujer negra con un cargo importante tiene que actuar como los blancos para triunfar.

El triunfo implica tener dinero y buena posición; para triunfar, la gente (de cualquier raza) acude al babalawo; y la mujer negra se mueve bien en la cama y deja al hombre blanco extasiado, son algunos tópicos peligrosos que pudieran confundir al espectador.

Sé que la intención es hacer una crítica al solapado racismo que late en la mayoría de los cubanos, amparado desde el 59 en formas más sutiles, aunque igual de dañinas.

Pero si tenemos en cuenta que los actores son bellos (muchacha blanca dulce y bonita, muchacho negro musculoso y agraciado), dejando fuera a los que no cumplen esos patrones, la cinta se convierte en sí misma en discriminadora.

Creo que la idea del musical empalidece la verdadera intención. Y no es que esté en contra de ese género, sino que hubiera hecho falta un toque más moderno, como en Dancing in the dark.

De todas maneras, aunque entre el público haya protestas cada vez que algún actor comienza a cantar, la gente se identifica con la película, aunque no tanto con el drama que plantea.

Por eso el domingo, en el cine Yara, hubo aplausos cuando Liz se enfrenta a su familia y grita que su novio es negro, risas ante la reacción de la familia, exclamaciones de alegría cuando el ex novio de Liz se casa (antes de partir hacia un viaje a los EE.UU) con una vecina negra que, según la gente, “clasificó pal viaje”.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Irremediablemente Juntos, nuevo filme cubano”

  1. lagiraldilla dice:

    Me parece que ultimamente en Cuba estan haciendo buenas peliculas

  2. Isidro dice:

    A Jorge Luis Sánchez le sobra el talento. Ya lo demostró con Un pedazo de mí, El Fanguito, y luego con su largomentraje El Benny. Quizás una de las aristas más interesantes de su filmografía sea la búsqueda constante del ser marginado, en cualquier aspecto de la vida.

Escriba una respuesta