author photo

Dariela Aquique: Recuerdo mis años de estudiante como Bachiller, aquella profe que interrumpía la lectura de obras y con histrionismo sorprendente hablaba de las posibilidades reales de conocer más la verdad de un país por sus escritores, que por crónicas históricas. De ahí mi pasión por las letras, tuve excelentes profesores (claro, no eran los tiempos de maestros emergentes) y la improvisación y el no dominio de la materia quedaban descartadas. Con humildes pretensiones y la palabra de coartada quiero contribuir a mostrar la verdad de mi país, donde la realidad siempre supera a la ficción, pero donde un estilo novelesco envuelve su existencia.

Hacerse el sueco

agosto 6, 2012 | | |

Dariela Aquique

Jens Aron Modig. foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Hacerse el sueco, es una de las piezas menos felices de la filmografía cubana, película del realizador Gerardo Chijona, que formó parte de una más de las tantas donde el leit motiv era la autoburla del cubano. Sin embargo el filme para aquellos angustiosos años 90, era una suerte de catarsis y el público se reía para paliar sus dificultades.

El personaje principal, era un sueco bastante sagaz, que se las ingenió para sobrevivir, valiéndose de su condición de extranjero. Era una trama con situaciones absurdas e hilarantes. Y exactamente eso me pareció la comparecencia del señor Jens Aron Modig, ante la presa acreditada en Cuba y retransmitida, además por el espacio televisivo de La mesa Redonda.

Les cuento, que hacía más de 25 días que no podía acceder a Internet (y no vale la pena explicar los detalles). Pero cuando escuché en el Noticiero la nota informativa del Ministerio del Interior, “esclareciendo”  los pormenores del accidente del pasado día 22 de julio, donde perdieran la vida los ciudadanos cubanos: Harold Cepero y Oswaldo Payá  (Premio Sájarov por la Libertad de Pensamiento, otorgado por el Parlamento Europeo). Intuí que era grande la polémica respecto a la muerte de estos cubanos en la web. 2.0.

Cuando finalmente pude acceder a otros medios y cotejar la información oficialista y la de otros sitios, corroboré que  a Modig, no le quedaba otra alternativa que “hacerse el sueco”, con sus pocos creíbles textos de disculpas al pueblo y al gobierno cubano por sus actividades ilegales dentro del país. Con su sueño durante el accidente, que no le permitieron dar detalles.

Es obvio que estaba en una situación tan difícil, que no le quedaba más opción que ser escueto, monosilábico y decir fuerte y claro que: ( …) era miembro del Partido Socialcristiano Sueco, aseguró que este era su segundo viaje a Cuba y que su objetivo era asesorar a la disidencia y traerles dinero para la creación de grupos políticos juveniles(…).Además afirmar: (…) que fue enviado por su partido con el objetivo de entregar 4000 euros a Oswaldo Payá y asesorar a la hija del disidente para potenciarla como líder de la nueva  agrupación juvenil que debería nacer (…). Y como colofón: (…) no tengo recuerdo de que haya habido ningún otro auto involucrado en este accidente (…)

Ahora que ya está en su país, corriendo menores riesgos, tendrá que cuidarse de no retractarse de la versión dada en Cuba de los hechos, pues su compañero español, quedó del lado acá. Pero pasado un tiempo y en su tierra, ¿seguirá el señor Modig, haciéndose el sueco?

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “Hacerse el sueco”

  1. otrodiferente dice:

    Me rei ,mucho con tu articulo!!,pero amor es asi!!!! a veces “desaparecen” personas,o se “cae un avion”con “alguien que no es de tu “agrado”,—-pero siempre he preguntado “Hacerse el Sueco”
    Es que “Los Suecos” son “idiotas”..o es que tienen “otro significado”……quizas?—–”Hacerse el cubano”
    O ,Tratar ,de hacer “algo diferente”??—-un beso a Santiago de Cuba!!

  2. otrodiferente dice:

    Sabes la “Teoria del Caracol”???voy a dormir!….!!…un beso!!

Escriba una respuesta