author photo

Erasmo Calzadilla: Cuento ya con 34 años sembrado en un barrio de retirados militares hacia el límite sur de la Ciudad de la Habana. Soy, no se por qué, un apasionado del pensamiento, la filosofía, el arte, la ciencia, la amistad, la música y en fin, de todo lo bueno que ha hecho ese arrebatado del hombre, la naturaleza, dios, o quien quiera que haya sido el autor. Realmente me gradué de Licenciado en Farmacia, pero trabajo como profesor de lo que pueda, allí donde me quieran y me crean. Es importante destacar que también estoy muy bien definido políticamente: soy un agrio opositor de los mandones, los abusadores, los impositivos, los que se creen con la verdad etc. pónganse estos el traje que se pongan. A ellos de vez en cuando dedico unas palabras airadas.

La Habana en tiempos de epidemias y poetas inspirados en el Almendares

agosto 1, 2012 | | |

Erasmo Calzadilla

El Río Almendares

HAVANA TIMES — Antonio de la Barras y Prado fue un asturiano que visitó la Habana en 1853. De su tránsito por la capital escribe luego unas Memorias* que fueron publicadas en 1925 bajo el título La Habana a mediados del siglo XIX. Su lectura me ha resultado sumamente interesante y por momentos cómica.

Aquí les dejo unos versos humorísticos que Barras y Prado escuchó en nuestra ciudad. Fueron escritos, según le dijeron, por un guardia marina español picado por la nostalgia.

¡Salve! Feliz morada de alacranes,
mansión de filarmónicos mosquitos,
tierra de terremotos y huracanes,
salve con tus Panchitas y Panchitos;
con tus ríos poblados de caimanes,
tus plátanos, híscaros y caimitos.
¡De admiración yo te contemplo mudo!
¡Sartén de Nuevo Mundo!… te saludo.
¡Salve, fértil país de cucarachas,
clásica tierra de la cascarilla,
donde hacen tus simpáticas muchachas
(blancas, mulatas, chinas y amarillas)
de su cara un depósito de gachas
mosaico de albayalde y cochinilla!
¡Salve con tus guayabas y mamones,
tus tortugas y enormes tiburones!
Tierra feliz en donde el sol radiante,
el cerebro derrite a los humanos;
en donde reina el vómito arrogante,
matando sin piedad a los cristianos.
Donde el pasmo y el cólera triunfante
se muestran absolutos soberanos,
y se pasa sudando el año entero,
lo mismo en agosto que en febrero.
Tierra en donde los negros son morenos
y pardos se apellida a los mulatos,
y a los hombres pacíficos y buenos,
mansos los llaman, cual si fueran gatos;
niños a los que tienen cuando menos
más años que han mudado de zapatos;
donde casacas llaman a los fraques,
y malakoff a los huecos miriñaques.
Tierra de las volantas y quitrines,
en donde dicen grande en vez de anciano,
bailadores en vez de bailarines,
y al que es vivo y ligero que es liviano;
chupas lo que allá son levitines,
tibores a una cosa que callamos,
al que gusta de andar caminador,
y al que es algo locuaz conversador.
Tierra que muestras a la luz del día,
tus jóvenes montados en alambres,
verdes como corteza de sandias,
y gordos, el que más, como un estambre.
Pero en cambio su ardiente fantasía
morir no los hará nunca de hambre,
que cada cual percibe en su alma inquieta,
la inspiración bullir del que es poeta.
Todos nacen poetas en tu suelo,
y a Apolo por doquier alzando altares,
todos ensalzan con ardiente anhelo
las aguas del simpático Almendarez.
Todos cantan aquí el cubano cielo,
los mangles, las palmeras y los mares,
los felices natales de Panchita,
y el prematuro fin de mi abuelita.
¡Cuba!¡Hermoso país! ¿Quién no te adora,
si tus brisas un punto ha respirado;
si ha sentido la llama abrazadora
de tu sol, su cerebro calcinado?
Si ha pensado morir en mala hora
a impulso de tu clima endemoniado.
¿Quien no creerá al verte que el Eterno
bajo tu suelo colocó el Infierno?
Queda a Dios con tu azúcar y tabaco
y tus bosques plantados de palmeras,
con tu aguacate, quimbombó y ajiaco,
con tus níveas beldades hechiceras.
Sigan cantando a Venus y al dios Baco
sus poetas, y al cielo y a las fieras,
y tú entre tanto canta, baila y fuma
que yo harto de ti dejo la pluma.

Impresionante. Una ciudad azotada por epidemias (en donde reina el vómito arrogante), plagada de insectos y escasa de víveres (gordos, el que más, como un estambre); y aun así sus habitantes son adictos a la poesía y viven enamorados de su tierra. ¡Qué distinto de hoy!

Pero no hay que creerlo todo. Les recomiendo matizar al chistoso versador con la prosa sobria de Barras y Prado.

*El libro lo encontré en la biblioteca del Instituto de Lingüística.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

8 respuestas a “La Habana en tiempos de epidemias y poetas inspirados en el Almendares”

  1. Haroldo Dilla dice:

    Muy bueno. Pero barras fue realmente un admirador de La habana y sus obras. En estos dias saco algo sobre las pestilencias decimononicas de la ciudad en Cuba encuentro, abrazos

  2. sonorismos dice:

    great find, Erasmo.
    Cuba, qué linda es Cuba, quien ve su buba, la quiere más.
    “¿Quien no creerá al verte que el Eterno / bajo tu suelo colocó el Infierno?”

  3. Isbel Díaz Torres dice:

    Además de la ingeniosidad del autor, me ha gustado mucho también la estructura…
    Barras y Prado ha usado la octava real (ocho versos endecasílabos con rima consonante alterna los seis primeros, y los dos últimos formando un pareado: ABABABCC), aunque aquí se vea todo unido.
    Es una fórmula muy hermosa y musical que los españoles tomaron de la literatura italiana (de ahí su gran musicalidad). De alguna manera me recuerda la sonoridad de la décima cubana, pero en realidad no sé por qué, pues nuestra décima ni tiene pareados, ni la rima es alterna, y los versos son octosílabos…
    A lo mejor es que estoy acostumbrado a ver los endecasílabos en estructura de soneto, que es un poco más difícil, y estas octavas se leen con mucha facilidad y frescura…
    Gracias a Erasmo por esta entrega… tendremos que intercambiar algunos libros…

  4. Josue dice:

    Eramos felices? Que infantil deduccion para no decir otra cosa. Aqui te respondo con un poeta que vivio esa Felicidad. Nicolas Guillen.
    BURGUESES
    No me dan pena los burgueses vencidos.
    Y cuando pienso que van a dar me pena,
    aprieto bien los dientes, y cierro bien los ojos.
    Pienso en mis largos días sin zapatos ni rosas,
    pienso en mis largos días sin sombrero ni nubes,
    pienso en mis largos días sin camisa ni sueños,
    pienso en mis largos días con mi piel prohibida,
    pienso en mis largos días Y
    No pase, por favor, esto es un club.
    La nómina está llena.
    No hay pieza en el hotel.
    El señor ha salido.
    Se busca una muchacha.
    Fraude en las elecciones.
    Gran baile para ciegos.
    Cayó el premio mayor en Santa Clara.
    Tómbola para huérfanos.
    El caballero está en París.
    La señora marquesa no recibe.
    En fin Y
    Que todo lo recuerdo y como todo lo recuerdo,
    ¿qué carajo me pide usted que haga?
    Además, pregúnteles,
    estoy seguro de que también
    recuerdan ellos.
    No se ustedes pero yo recuerdo bien los cuentos de mis abuelos, padres y tios. jajajaja,felicidad.Rostros sucios, barrigas inchados deparasitos, pies descalzos,hambre, agua de pozo para beber contaminada de cercanas letrinas, pisos de tierra, luz de candil, cero medicos y medicinas, analfabetismo, fraude, desalojo campesino, asesinatos politicos, cero dignidad, anexionismo, etc,etc,etc y esto lo padecia mas de la mitad de la poblacion del pais y el 80% del campesinado.
    De que felicidad me hablan? Entiendo que nietos de burgueses o acomodados no acepten esto.
    Pero no creo que Erasmo sea decendiente de ricos.
    Es la viva imagen de lo que he visto en latinomaerica

    • AllahUkbar dice:

      Josué, debes leer un poco mejor: Barras visitó en 1853. Guillén, si acaso, en 1953. Un siglo de por medio.
      La Habana de principios de siglo XIX era así, epidemias de cólera y bailes de sociedad. Pobreza y esclavitud, cabildos de nación y carnavales, y todo el mundo, empezando por los cocheros, se creía poeta y tenía, sobre todo, fe en el futuro cubano…

    • bartolo dice:

      Pienso en mis largos días sin zapatos ni rosas: ESTÁN EN CUC
      pienso en mis largos días sin camisa ni sueños: ESTÁN FUERA DE CUBA
      pienso en mis largos días con mi piel prohibida: ESTÁN EN LA CARCEL
      La nómina está llena: MÉTETE A CUENTAPROPISTA, ESTAMOS BOTANDO GENTES
      No hay pieza en el hotel: ES PA LOS YUMAS, EN CUC
      El señor ha salido: FUE A LA REUNIÓN DEL PCC
      Se busca una muchacha: ESTÁ JINETEANDO
      Y… tengo, lo que tenía que tener: UN DESASTRE POR PAÍS

  5. Mercedes dice:

    Parece un poema disidente. Cada verso se aplica a la Cuba de hoy. Pobre Guillen.

    Pienso en mis largos días sin zapatos ni rosas,
    pienso en mis largos días sin sombrero ni nubes,
    pienso en mis largos días sin camisa ni sueños,
    pienso en mis largos días con mi piel prohibida,
    pienso en mis largos días Y
    No pase, por favor, esto es un club.
    La nómina está llena.
    No hay pieza en el hotel.
    El señor ha salido.
    Se busca una muchacha.
    Fraude en las elecciones.
    Gran baile para ciegos.
    Cayó el premio mayor en Santa Clara.
    Tómbola para huérfanos.
    El caballero está en París.
    La señora marquesa no recibe.

  6. Mercedes dice:

    tus plátanos, híscaros y caimitos

    Que son los hiscaros? (Nisperos?)

Escriba una respuesta