author photo

Jorge Milanes: Soy animador turístico y relacionista público. Hace 45 años que nací en un pequeño pueblo costero del este de la Habana llamado Cojímar. Me gustan mucho los viajes y las aventuras, ya conozco bastante sobre mi país y me gustaría conocer otras naciones. Disfruto leer, cantar, bailar, la alta cocina y hablar con gente interesante, que brinde sabiduría y alegría.

La pendiente de Osmel

julio 31, 2012 | | |

Jorge Milanes Despaigne

HAVANA TIMES — Ser poeta es la decisión de Osmel, ejercicio que implica grandes retos, pero él dice que desde que el hombre nace la vida está llena de retos, que en su caso, no va a renunciar a lo que mejor sabe hacer.

Desde muy joven escogió el difícil arte de hacer poesía, con el fin de liberarse, un poco, de las angustias y desavenencias que la vida le depara. Lo que pasa es que  Cuba es un país de poetas. En cualquier parte se encuentra a alguien que diga una poesía, porque somos así, nuestra isla tiene un alma poética.

Ayer me invitó a un espacio de poesía en La Madriguera, sede de la Asociación Hermanos Saíz en La Habana, donde iba a leer parte de su obra y yo habría de darle mi apreciación.

Los poemas que leyó aparecen incluidos en su libro La Pendiente, que recrea un accidente geográfico real, en el que vive.

Bajo una lluvia pertinaz asistimos unos cuantos a la tertulia poética para escuchar, además, las canciones interpretadas por una joven agrupación y los textos de otros tres cultivadores de la lírica.

La poesía de Osmel nos mantuvo todo el tiempo en un estado de grata sorpresa por su nivel de comunicación; limpieza y juego antagónico de amor y odio que establece entre él y la vecindad, entre él y su padre y otros miembros de la familia además de una posible inclusión del mundo animal. El evento de su poesía ocurre en ese declive o pendiente.

En mi opinión, las estructuras y recursos poéticos que utiliza, le han permitido dar un giro importante a su obra, hasta alcanzar el punto de partida que le llevaría hacia el éxito. Espero algún día tener en mis manos La  Pendiente en la forma de libro impreso.

 

 

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “La pendiente de Osmel”

  1. Eduardo Fernandez dice:

    Quiero dedicar este poema tan conocido a Osmel, se lo que estás sintiendo, hay quienes prefieren suicidarse sonriendo:

    ¡Al poeta despídanlo!
    Ése no tiene aquí nada que hacer.
    No entra en el juego.
    No se entusiasma.
    No pone en claro su mensaje.
    No repara siquiera los milagros.
    Se pasa el día entero cavilando.
    Encuentra siempre algo que objetar.

    • Eduardo Fernandez dice:

      … hay quienes prefieren suicidarse sonriendo … pero no tú … te quedarás … aunque tengas que afilarte el corazón. No estás solo! Salud!

Escriba una respuesta