author photo

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.

De cuarentiñas a pesiñas

julio 20, 2012 | | |

Osmel Almaguer

Los ruteros

HAVANA TIMES — Una iniciativa inteligente ha comenzado a brindar sus frutos al maltratado pasajero alamareño. Se trata de los ómnibus ruteros, antiguamente conocidos como cuarentiñas (porque cobraban cuarenta ctvs. por el pasaje) que desde hace unas semanas prestan servicio en la ruta comprendida entre el Capitolio y Alamar.

Cuestan solo un peso y aunque son extremadamente lentas -debido a sus años de uso- salen con una frecuencia tan alta cuando funcionan que pocas veces permiten la acumulación de personal en la parada del Capitolio.

Aunque no las he visto todos los días, funcionan en el horario pico; ese en el que cientos de trabajadores deambulan y corren detrás de las guaguas para llegar a sus casas.

Algunos se han pronunciado críticamente: que si “son muy viejos”, que si “se demoran mucho en llegar”. Siempre habrá gente que lo critique todo. En particular estoy muy agradecido y sé que muchos sienten lo mismo que yo.

Estos carros han sido traídos desde Batabanó, municipio sureño de Mayabeque, antes conocida como “Habana campo”.

Por lo pronto, han logrado que a veces los precios exorbitantes de los almendrones bajen un poco. Ojalá que se mantuvieran más allá del verano, plazo para el que fueron planificados. Al menos hasta ver si la situación con el transporte del país mejora.

Soluciones como estas son posibles y altamente necesarias en los tiempos que corren. Esta, nos da la medida no solo de lo que se puede hacer con lo que tenemos, sino también de lo que hemos estado dejando de hacer hasta el momento.

Imprimir Imprimir |


Haz un comentario

2 respuestas a “De cuarentiñas a pesiñas”

  1. EnriqueCubano dice:

    Hemos hecho, hemos dejado de hacer… el plural es ingenuo (o tergiversador). En Cuba el único que hace y deshace es la dictadura, siempre el mínimo para mantenerse (salvo la represión, que se maximiza).

Escriba una respuesta